PROCESSION + EPITAPH – Barcelona 26/11/17

Enlaces: Facebook

¿Puede haber un día más acertado que un domingo para programar un concierto de doom metal? Día post resaca y antes de empezar una dura semana de trabajo o estudios. ¿Hay algún día más deprimente? Está claro que no. Aunque, como siempre, es arriesgado, porque el público puede no acompañar. Por suerte para Chroma Nation, la organizadora del evento, la gente respondió bien a su llamada y ya desde el primer momento se pudo ver movimiento y gente alrededor de la sala.

A eso de las nueve de la noche subían al escenario de la sala Rocksound los italianos EPITAPH. Empezaron a sonar los primeros compases de “Beyond the mirror“ con la guitarra y el bajo marcando el ritmo. Al cabo de un rato, de entre medio del púbico salió su cantante y subió al escenario para empezar a entonar las primeras voces del tema.

Desde el primer momento pudimos disfrutar de un muy buen sonido, donde se podían distinguir a la perfección tanto la guitarra como el bajo y donde la batería no se comía a ninguno de estos instrumentos y nos permitía disfrutar de los numerosos redobles de timbales y repiqueteos de platos.

EPITAPH practican un heavy metal clásico muy en la onda BLACK SABBATH, con un marcado acento doom en su concepción. Ya desde el primer tema nos regalaron con riffs largos y pesados, ritmos lentos, cadenciosos y muy setenteros en las partes más rápidas y enérgicas. También saben jugar muy bien con las partes más instrumentales, dándoles un aire místico y oscuro que juegan a su favor, para acentuar más aún la parafernalia ocultista con la que decoran y recrean su actuación.

Su siguiente tema, “Gossamer claws”, empezó algo más rápido, pero pronto derivó a terrenos épico-doomeros, en los que los italianos se siente mucho más cómodos. A partir de este tema, pude ver que la actuación del cantante no era algo casual y que su histrionismo, movimientos de manos, caras y gesticulaciones exageradas formaban parte de su performance y de su propio ser. No paró en todo el concierto de gesticular, bajar del escenario, interactuar con el público e incluso bailar con ellos.

En momentos puntuales del set, sacó un libro, un colgante con una calavera de ojos iluminados o una pócima, para teatralizar aún más la actuación que estaba ofreciendo.

Mientras tanto, iban desgranando los dos discos que tienen en el mercado con temas como “Waco the King” y “Sizgia” de su último trabajo Claws o “The battle of inside”, de su anterior LP del 2014, Crawling out the crypt.

El silencio se hizo en la sala y un ambiente tétrico se apoderó de ella. El batería empezó a hacer pequeños redobles y el cantante, con voz susurrante, dio inicio al que sería el último tema de su set, “Necronomicon”.

Buena actuación de los italianos, que tienen una buena baza en la ejecución de los temas y en la recreación del ambiente, aunque puede que su cantante interactúe demasiado con el público y pueda llegar hasta a incomodarlos.

Con una sala mucho más llena y casi hasta su límite empezó a sonar la tétrica y mística intro “The warning” que acto seguido enlazó con el guitarrero inicio de “When doomsday has come”.

El sonido era algo más embarullado esta vez, las guitarras sonaban algo más sucias y no se entendían tanto. A pesar de no sonar todo perfecto, el ambiente en conjunto de la sala, el público y el grupo me pareció perfecto para lo que estábamos viendo, un concierto de puro doom/heavy metal.

Los presentes, desde el primer momento, no dejaron de cabecear y corear los temas y estaba claro que PROCESSION tenían al respetable en el bolsillo desde casi antes de empezar la actuación.

Con el siguiente tema, “Raven of disease”, el sonido de guitarras mejoró y pudimos apreciar mejor los poderosos riffs y empezamos a dejarnos las cervicales con sus cadenciosos tempos. Con esta canción de su primer EP el grupo empezó a desempolvar la ristra de temas épicos y doomeros que tienen en su arsenal como “All descending suns” o “Death & judgement”, esta última, con un inicio totalmente CANDLEMASS, que volvió loco al público y al que esto escribe. Un tema con un riff principal demoledor y un ritmo machacón y lento de los que sientan cátedra en esto del doom metal.

Tengo que decir que no conocía casi nada de esta banda hasta verla en directo, y si hasta el momento me tenían más que satisfecho, con temas como “To reap heavens apart” o “Lonely are the ways of the stranger” me acabaron de enamorar. Dos canciones de puro epic doom metal, bien ejecutadas, con unos riffs brutales, solos efectivos y, sobre todo, un sentimiento y una fuerza tal que hacía imposible no corearlas o parar de mover la cabeza al son de sus guitarras.

Antes de acabar la primera parte del show nos obsequiaron con “Chants of the nameless”, un temazo de puro doom metal, de esos largos y agónicos, que hizo las delicias de su público más fiel, ya que pertenece a su primer larga duración Destroyers of the faith.

Tras el ya clásico parón, volvieron para poner la guindilla del pastel. Primero con una soberbia interpretación del ultra clásico de CANDLEMASSSolitude” que hizo que todos los allí presentes, desde los de primera fila hasta los que estábamos en la barra, la coreásemos y acabásemos de destrozarnos nuestros ya maltrechos cuellos.

Y para acabar su actuación, eligieron otro tema de su primer EP, en esta ocasión fue “Like a plague upon the earth”, un tema más oscuro y agresivo que finalizó una noche EPICA de doom metal.

Fantástica actuación de los chilenos y un auténtico descubrimiento para mí.

 

 

Texto:

Fotos:

 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS