PRIORATO (ECU) – Born To Die, 2014

Enlaces: MySpace Facebook Twitter BandCamp

priorato01Me encanta cuando las bandas deciden coger su batidora personal, y hacer un compendio de géneros que no sabes lo que estás oyendo, pero te encanta, porque al fin y al cabo, suena bestia y no hay más vuelta de hoja. Esto sucede, bien porque su objetivo es tan simple como el de hacer ruido y portarse como un cafre, o en contraposición, intentar tocar todos los palos porque uno no tiene claro saber qué hacer. Y siento decir que los ecuatorianos PRIORATO pertenecen al segundo grupo. Ellos mismos se autodenominan «aggressive metal», así que como vemos no se preocupan por las etiquetas. No obstante, el problema va un poco más allá, como ahora veremos.

Me da la sensación de que quieren hacer tantas cosas a la vez, que no les sale ninguna. Viendo las influencias que tienen, navegando entre el black (principalmente en el apartado vocal) y el thrash (en la base musical), debería haber salido un auténtico viola-vértebras, pero no sucede, y a los instrumentos les falta fuerza, como si no se atreviesen del todo a meter más potencia. Tal vez sea cosa de la producción, pero muchos temas me parecen algo tibios. Es esa indecisión lo que lastra el conjunto, en un minuto quieren tocar thrash, al siguiente black, luego heavy, pero sin cohesión. 

Ahora, que nadie se deprima, no es que el disco sea una basura, a pesar de que haya empezado con los palos, tiene buenos momentos, como el fantástico dueto en «Bloodshed Exectution» con Mike Hrubovcak, aunque obviamente nada tiene que ver el corte con lo que suele berrear con MONSTROSITY. Tal vez su presencia sea lo que espolea al resto de la banda para parir la mejor canción del disco.

Hay que destacar otro punto a favor: la duración, apenas media hora. Lo suficiente para no aburrirnos y poder mantener el interés durante todo el tiempo. Porque a pesar de los fallos, no logran hacerse soporíferos. Salvo «Sons Of Anarchy», que para el cronómetro justo en 4 minutos, el resto ronda en 3, o lo baja. Y de hecho cuando sacan la vena más thrasher con los temas breves, es cuando mejor les va, sin añadidos innecesarios, sino directos al grano. ¿Que tal vez haber hecho todos los temas rápidos habría provocado más homogeneidad en el disco? Si, pero conseguiría ese plus de mala leche que le queda.

El álbum no está exento de buenos momentos, haberlos haylos, pero están diseminados por toda la obra, por culpa de esta «indecisión de género» de la que hablábamos antes. Que entiendo perfectamente que quieran encontrar su propio sonido y no quieran etiquetarse en ninguna corriente, pero también necesitan saber con exactitud qué quieren hacer. Desde mi punto de vista considero que la solución sería ser más rápidos y directos aún. Esta es su tercera obra, así que no hablamos de una banda relativamente veterana. Todavía hay margen para mejorar.

firmapablobalbontín

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS