PHOENIX RISING – MMXII, 2012

Enlaces: Web Oficial Facebook Youtube Twitter

PHOENIX RISING surge de las cenizas de la banda llamada QUINTA ENMIENDA, practican ese Power Metal con mucha influencia del Heavy melódico más técnico y de calidad. Tras su anterior disco, “Ne Bis in idem”, ahora traen su segundo largo y el primero tras el cambio de nombre, “MMXII”. Siguen la misma tónica y el mismo estilo musical, sin cambiar un ápice, tan solo evolucionando su sonido.

Tras la intro épica y sacra, que nos introduce en la historia y el concepto de este CD, da inicio el trabajo con “Agoraphobia”, tema elegido como primer single del disco, un tema completo con un inicio de Power sinfónico con guitarras y batería muy protagonistas, con una voz potente e importante pero siempre yendo tras la línea instrumental. El estilo épico va creciendo según avanzan los segundos en la canción.

PHOENIX RISING sigue la tónica dejada en su anterior disco bajo el nombre de QUINTA ENMIENDA, con ese Power metal con guitarras de Heavy melódico; en “La profecía” vemos rápidamente esas cualidades. Los madrileños dejan caer múltiples riffs de calidad y vistosidad, con ciertas fases de mayor técnica y de composición más depurada, con una batería que deja su sello en el tema.

Ese Power Heavy melódico lo escuchamos también en dos temas muy cañeros de la parte final del trabajo, “Abaddon” y “Almas Errantes”. Dos temas divididos por el tranquilo y melódico “Éxodo”, tema interludio que sirve para relajar el oído con buenas sinfonías y buena atmósfera para lo que queda.

En “Abaddon” vemos su faceta más de Heavy metal con influencias de bandas de los 90 y más actuales. En este corte la voz y el estilo de los punteos guitarreros me recuerdan a una de las bandas revelación de los últimos tiempos en ese mismo estilo, SYLVANIA. “Almas errantes” tiene esos toques Heavys pero bebe mucho más del Power metal más típico, mezclándolo con sus facetas más sinfónicas. Muchos cambios rítmicos y buena labor secundaria al inicio de cuerdas y batería, coros muy logrados en una composición bastante trabajada.

El Cielo y la Tierra” es un medio tiempo tremendamente melódico con muy buenos armónicos en el inicio, lograda composición sumándose todas las líneas de música poco a poco sin que parezca forzado y sin solaparse. La voz está durante todo el tema a buen nivel impregnando de sentimiento una bella letra que hay que escuchar bien para poder sentir lo que quieren decir con la canción.

La voz hace una labor imprescindible en este CD, sabiendo bien cuándo quedarse atrás y cuándo ser el protagonista, como en “Noche Eterna” y “Rabia y dolor”. El primero es de los temas donde menos brilla, escasamente en el estribillo. Es un corte lleno de sinfonía y con unas guitarras protagonistas que no dan descanso a los decibelios. En “Rabia y Dolor” tenemos una voz contundente y dura, amoldándose perfecta en esa línea del Power entremezclado con el Heavy metal que tanto ha influido a tantos y variados músicos. Se escuchan registros vocales más Power y más fusionados con el Heavy.

Este conceptual trabajo acaba con “Era de Luz”, un corte trabajado que sobrepasa los 11 minutos, mostrando todas las cualidades de la banda y sus estilos.

En el inicio el perenne teclado da muestras de su labor eterna y armoniosa con su Power Heavy melódico dando tralla y vida a su música. También escuchamos fases de técnica muy vistosa para combatir los momentos en que son pura energía los riffs. Un corte donde las líneas de voces están inmensamente trabajadas, con varios cantantes de la talla de Pacho Brea (HYBRIS), Alberto Scarlatta (AURA ETERNA), Pablo Solano (DRAGONFLY) y Fernando Asensi; sin lugar a dudas elevan el tema por encima del resto, dándole una dimensión propia. Muestran un impresionante Power unido a Heavy melódico y a su faceta sinfónica.

Antes de concluir cabe mencionar que para su proyección internacional, con una discográfica alemana apoyando al grupo, han decidido editar su trabajo tanto en español como en inglés, con un doble CD para la ocasión. Una propuesta seguro interesante, aunque aquí nos centremos en su versión española.

PHOENIX RISING sigue ofreciendo lo que ya vimos en su disco como QUINTA ENMIENDA: buen Power Metal que entremezcla afiladas guitarras con composiciones complejas, sinfonías y tralla. Retazos de Heavy metal melódico rodean a un puro y directo Power Metal.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS