PESTILENT DEATH (USA) – Chapters of depravity, 2019

Enlaces: Facebook BandCamp

Solo con ver la portada de Chapters of depravity uno ya puede hacerse a la idea de qué esperar de este álbum. Death puro y duro, una producción intencionadamente sucia y una sensación general de old-school que se traduce en temas directos y concisos.

En efecto, PESTILENT DEATH practica un death americano ortodoxo y muy convencional en prácticamente todos los aspectos, del que habría que destacar su marcado componente de doom como elemento diferenciador. En relación con su anterior álbum de 2016, Eulogies of putrefaction, la banda ha pisado bastante el freno, perdiendo por el camino algo del sonido sueco que incorporaban en su música; el quinto tema del álbum, «Emanation of despair«, es una buena muestra de ello. De un modo muy similar al de los clásicos holandeses ASPHYX, este Chapters of depravity está sembrado de tempos arrastrados, y también de modo muy similar a ellos, el caos se desata en los momentos en que se acelera el ritmo. De hecho, se podría decir que este es el principal pilar compositivo de PESTILENT DEATH: arrancar los temas con un despliegue de medios controlado para luego acelerar y alcanzar rápidamente el clímax de la canción, o el final abrupto en su defecto. Y ahí se acaba todo. Para llevar ya un par de EPs y un álbum previo a sus espaldas, la banda no parece acabar de resolver del todo bien sus composiciones, quedándose a medias en algunos casos y dejando un regusto amargo de inconclusión.

Tampoco se puede decir que el sonido compense esa carencia de un modo espectacular. A lo largo de la escucha se cae fácilmente en la monotonía por culpa de una producción demasiado hundida en los graves que, si bien demuestra la potencia del bajo y la batería, no hace justicia al trabajo de las guitarras y la voz. Esta última podría parecer monocorde a primera vista, pero debe reconocérsele cierta capacidad de variación, como se puede apreciar en alguno de los temas, y una mejora clara en comparación con el álbum de 2016. Aunque su trabajo no esté del todo aprovechado, el cantante posee un registro potente y grave con el que daría mucho de sí en sonidos algo más duros, del estilo SUFFOCATION o los CANNIBAL CORPSE de la época con Chris Barnes.

Por su parte, el resto de instrumentos cumple su cometido, sin demasiadas florituras ni momentos en que despunten especialmente. Hay algunos punteos de bajo que permiten que el instrumento destaque por encima del resto (cosa que tampoco es realmente necesaria, dada la potencia de los graves en la mezcla), como en el caso de «Antropophagy«, y poco más. La batería demuestra cierta habilidad en los fills y mantiene el nivel todo el rato, y se vuelve bastante caótica en las partes más rápidas. Aunque a priori eso pueda parecer un punto negativo, lo cierto es que acaba complementando de manera muy acertada la estructura de las canciones que mencionaba anteriormente, dando este feel tan propio de ASPHYX cuando pisan el acelerador.

Así como el Eulogies of putrefaction bebía en gran medida de la escuela del death metal de Estocolmo y no acababa de encontrar su personalidad, Chapters of depravity tampoco logra avanzar mucho en ese sentido, quedándose a medio camino en diversos aspectos. Con una interpretación más que correcta pero sin apenas nada interesante que destacar, una producción que sería más adecuada para un estilo lleno de breakdowns, como el slam, y unas composiciones que navegan sin un rumbo muy concreto, el nuevo trabajo de PESTILENT DEATH podría haber dado mucho más de sí. Es posible que en un futuro la banda sepa encontrar su punto medio entre calidad, personalidad y contundencia, y probablemente entonces podremos disfrutar de un trabajo mucho más sólido que haga justicia a la carrera del grupo.

Comparte:

COMENTARIOS