PERSEFONE (AND) – Aathma, 2017

Enlaces: Facebook BandCamp

Parece que fue hace dos días cuando el mundo del metal se veía abrumado por el cuarto LP de los andorranos PERSEFONE; uno de esos discos que desde la primera escucha sabes que van a revolucionar, ya no sólo el metal, sino la música en general.

Pues bien, no hace dos días, sino cuatro años desde que Spiritual migration saliera a escena y cautivara de manera rotunda a crítica y público y PERSEFONE vuelve a dar un golpe sobre la mesa con su quinto larga duración, nada menos.

No voy a decir que Aathma sea una innovación brutal con respecto a su predecesor, ya que sigue una línea similar a la que marcase el álbum de 2013, pero de igual manera tiene un generoso puñado de buenas cosas, las cuales vamos a comentar.

Para empezar y como no podía ser de otra manera, la producción, cristalina e impecable, barniza majestuosamente esta obra, favoreciendo obviamente, que podamos disfrutar de todos y cada uno de los detalles con los que adornan los cortes. Por suerte para todos, cada vez es más difícil encontrarse con trabajos de este estilo con deficiencias en el sonido, así que ya es algo casi irremediablemente normal.

En cuanto a la música y a pesar de no haberse reinventado, los de Andorra la Vella lo han vuelto a petar. Su dominio sobre la música es tal, que no se puede apenas distinguir si sus composiciones están hechas para demostrar su habilidad, o si su habilidad está a total disposición de las composiciones. Virtuosos, melódicos, progresivos…esta gente sabe en todo momento cuánto de cada cosa tienen que añadir para crear fabulosos pasajes y dibujar infinidad de paisajes en la mente del oyente dispuesto a dejarse llevar por la música por completo.

Retomando lo que comentaba antes acerca de que Aathma no es una innovación con respecto a Spiritual migration, me gustaría aclarar que eso no quiere decir que sea una copia del mismo ni mucho menos, ya que han elevado (cosa que parecía difícil) unos cuantos peldaños la calidad de los teclados, los fondos y samplers prestando mucha atención y mimo a las atmósferas, llegando a sonar ambientales en muchos momentos. También siguen incluyendo partes más rápidas y cañeras, pero tras unas escuchas me ha dado la impresión de que este álbum es ligeramente más tranquilo.

Mucha culpa de esto es en parte debido al mayor protagonismo de las voces limpias, que añadido a lo que apuntaba un pelín más arriba, hacen de este disco un trabajo más melódico que cañero, pero siempre manteniendo el sonido PERSEFONE. Progresiones constantes y estructuras dignas del mismísimo cosmos, intrincadas y sofisticadas como galaxias. Todo es perfecto en este disco, tanto la base rítmica de la batería y bajo, como las guitarras rítmicas, las solistas, las voces limpias y las voces extremas.

Probablemente el álbum que más he escuchado en lo que llevamos de 2017 y con total seguridad, uno de los que más habré dedicado tiempo cuando concluya el año y a pesar de que pueda parecer demasiado pronto para hablar de ello, uno de los mejores del presente ejercicio.

Comparte:

COMENTARIOS