PARANOID FISH – One Mile To The Moon, 2012

Enlaces: Web Oficial Facebook Youtube Twitter Otro enlace

La primera vez que escuché a los salmantinos PARANOID FISH en myspace quedé frío. Reconozco que no me transmitieron eso que muchos llaman feeling, en una primera escucha al menos, realizada ésta en muy segundo plano (ya se sabe, cuando uno hace mientras otras tareas). Frialdad es un término que podría utilizar para describir el primer contacto con el pez paranoico, apatía incluso.

Sin embargo, fue recibir su disco y darle unas primeras escuchas, y transformar esa cierta falta de atención en una predisposición total de todos mis sentidos. He aquí que, ese grupo formado en septiembre de 2008, comenzó a colarse en mi cabeza y a verme sorprendido tatareando alguno de sus temas lejos del reproductor de música. Creo que, sin saberlo, mis oídos habían vuelto a pescar otro buen producto nacional y, sin darme cuenta, el tratamiento contra esos delirios iniciales había comenzado.

Y es que, como todos los estados de salud mentales, esto no es blanco, ni es negro. Y PARANOID FISH esconde, y muestra a la vez,  su particular escala de grises. De hecho, el metal rock progresivo del quinteto castellano adquiere matices que habitualmente los grupos del género no tienen, y es que aderezan su música de trazas de otros subgéneros que, sobre todo, enriquecen el resultado final.

Sensaciones similares he tenido con grupos como los, también progresivos, ETERNITY X de Keith Sudano que, sin ser similares, sí se negaban a una simplista catalogación de su música. Porque PARANOID FISH es básicamente eso -progresivo-, con protagonismo de los teclados de Rodrigo Borrego (solo hay que escuchar el inicial Silver Wings) y un especial papel a las voces de Ramón Barba, limpias y con sentimiento, con ese feeling que me fue negado al principio.

No obstante, ese virtuosismo individual de David Barrios a la guitarra o Alberto García al bajo (fantásticos los susurros de su instrumento en Insanity) quedan al servicio del conjunto, Un conjunto, por otra parte, en el que no sobresale nada, ni nadie, y que nos muestra un rock metal progresivo con acercamientos al hard o heavy en You And Me (apostaría a que una de las influencias de David es Slash, al menos en este corte) o al AOR en  Judgement Day, que en algunas líneas vocales recuerde a grupos como AIRLESS o 91 SUITE o, haciendo caso a su mezcla con el progresivo, a SACRED. ¡Incluso hay lugar para la típica balada heavy de finales de los 80’s y principios de los 90’s en Give Me The Faith That I Need! Por no hablar del rollo New Jersey de Far Away, al menos en algunas partes.

De hecho, si atendemos al facebook del grupo, entre sus influencias figuran TOTO, pero también FAITH NO MORE o la evidente de DREAM THEATER, los reyes de todo este tinglado. Incluso PINK FLOYD, a quien el grupo quizás homenajee con el título del disco.

No obstante la base sigue siendo el progresivo. Y se puede advertir en cortes como la instrumental Universe of Meanings o en Human, donde los teclados de Rodrigo recuerdan a los de ANDROMEDA, incluso AYREON.

No nos podemos olvidar de la, por momentos, funky Point of No Return, o de la arábiga, y extensa,  The Sands of Time, lo cual me sirve para aclarar que, si me centro en los matices del disco es para dejar entrever la riqueza musical del mismo. Y no pretendo que “los árboles no dejen ver el bosque”, ya que –como indico- la base es el metal progresivo, y que nadie os diga lo contrario. Pero One Mile To The Moon es mucho más que eso, y ahí reside el verdadero atractivo de su música. Eso y que, siendo éste un disco progresivo, los instrumentistas están en todo momento al servicio de las composiciones, y no al revés. Punto clave para entender el redondo.

Eso se nota y de ahí el feeling de este trabajo, ese que me fue negado en una primera escucha y que, por suerte, con el tiempo, he disfrutado. Y es que está en sus genes, señores. Solo era cuestión de tiempo…

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS