PAIN OF SALVATION (SWE) – Panther, 2020

Enlaces:

Cada vez que PAIN OF SALVATION se meten en el estudio se nota en el ambiente de metal progresivo que espera la llegada de una nueva obra maestra. Ya hacía tres años del último In the passing light of day, un disco oscuro pero que creo que gustó bastante entre el público (al menos a mí sí me gustó). Pues ahora vuelven nuevamente de la mano de Inside Out Music con Panther, una obra temática en la que dividen al mundo entre los perros y las panteras… evidentemente ellos son las panteras, que son las guais que van a contracorriente del mainstream, del establishment y esas cosas.

Antes de seguir, prometo que antes de hacer este crítica me he leído otras tantas, no fuera a ser que en las veinte vueltas que le he dado a este Panther me hubieran sentado mal los cafés, hubiera dormido mal o se me hubiera pasado desapercibido algún detalle que me explotara la cabeza. Además he tenido una voz en mi cabeza que no hacía más que decirme «David, tío, son PAIN OF SALVATION, esto te tiene que gustar«. Pues no.

A grandes rasgos, me ha parecido un disco más propio de un proyecto en solitario de Daniel Gildenlöw que un disco de una banda, sobre todo en momentos en los que los temas parecían ir dirigidos al lucimiento personal de las dotes de cantante de Daniel. Escuchad «Icon» a ver si me dais la razón o no. Es verdad, canta muy bien y domina un cerro de registros, pero más que una banda parecía tener de fondo un backing track en donde desaparecen las guitarras, los bajos y las baterías y sólo queda un sintetizador.

Por otra parte, la sensación al final del disco es de collage de estilos, no sólo dentro del metal o del rock, sino de la música contemporánea con guiños al rap y la música electrónica pero sin que se cree un sonido propio, sino que cada tema es de su padre y de su madre. Seguramente nadie esté de acuerdo con esto que comento, pero es que yo llevo muy mal lo del postmodernismo que irradia todas las manifestaciones culturales actualmente. Llamadme inadaptado si queréis.

De los nueve temas, sólo puedo salvar de la quema «Wait«, que me ha parecido un tema bonito y ejecutado con mucho sentimiento, y «Keen to a fault«, que la parte instrumental recuerda que hay músicos de altísimo nivel.

Antes de terminar, a ver si de una vez se hace un reconocimiento mundial a Juanjo Guarnido y la influencia que Blacksad ha tenido en el mundo de la ilustración, porque el artwork de este disco es una muestra evidente. Si yo fuera Juanjo, estaría todo el día reclamando derechos de propiedad intelectual a cada diseño que se «inspirara» en mi Blacksad.

Dicho esto, esperaré al próximo disco de PAIN OF SALVATION para poder seguir conservando la fe.

Comparte: