PACIFIST (IND) – Greyscale dreams, 2019

Enlaces:

Pacifist - Portada Greyscale dreamsEl hardcore es un estilo en general bastante cerrado y se mueve en terrenos de poca innovación, aunque desde hace algunos años son cada vez más las bandas aperturistas que apuestan por la mezcla de géneros. Así es el caso de bandas como HORSE THE BAND o PROTEST THE HERO, solo por poner un par de ejemplos de aquellas que han llevado el hardcore a otras cotas que no sean solamente darse golpetazos en un pogo y que a mí personalmente me hayan llamado más la atención. Podría incluir también a 36 CRAZYFIST.

De primeras, lo que más puede sorprender de una banda como PACIFIST es su procedencia: la India. El subcontinente asiático parece haber abrazado la globalización como país emergente que es. El estilo de PACIFIST es bastante moderno tratándose de hardcore, pero, atención, la banda peca de lo mismo que están pecando muchas otras: de autocatalogarse de post-esto o post-aquello para dotar al producto de una aparente complejidad que en términos generales y salvo pinceladas no es tal.

Este primer lanzamiento de PACIFIST en formato EP es una muy buena muestra de que más allá de Norteamerica, Europa y Australia se puede facturar cualquier estilo musical, incluso dentro del rock, sin que apenas distingamos su procedencia. En los últimos años el hardcore y todas sus variantes han calado fuerte en países del sudeste asiático como Tailandia, Malasia, Vietnam, Filipinas o la India, y poco a poco empiezan a llegar a Europa trabajos desde aquellas latitudes.

Los problemas sociales de una gran ciudad como Bombay no difieren demasiado de los de cualquier gran capital; más bien diría que por la idiosincrasia de un país como la India, formado políticamente por castas, parecieran bastante más graves y más difíciles de afrontar. Que en una ciudad como Bombay puedas encontrar desde lo más cool  a lo más deprimente es un hecho irrefutable, y justamente de ello nos hablan PACIFIST en estos cuatro cortes incluidos en Greyscale dreams.

Lo post viene dado por un trabajo de guitarras algo más complejo de lo habitual sin irse a terrenos virtuosos ni mucho menos. Las voces me recuerdan a un joven Zack de la Rocha, por ese tono reivindicativo e incluso tirando al rapeo y que queda muy bien empastado con la atmósfera que tan bien saben recrear estos cinco músicos. El trabajo viene acompañado de un excelente arte visual. Se trata de fotografías en monocromo, cada una de las cuales acompaña a un tema, y que retratan la decadente condición humana y un mundo sombrío, duro y difícil, concretando estas cuestiones en su ciudad de procedencia.

Comparte:

COMENTARIOS