OVERDOWN – Ethereal, 2012

Enlaces: MySpace Facebook Twitter Otro enlace

Es sencillamente impresionante el salto de calidad que ha experimentado este grupo madrileño con su primer LP. Al menos respecto al material que tenían colgado en su myspace hace años, supongo del EP de 2009 (1225 Bleeding Songs), y no sé si llegué a oír canciones de su ya lejana maqueta del 2007 (Stage 45) en tan utilizada red social, al menos antaño.

La cosa iba de números. En este caso, aun siendo variadísimas las influencias, y existiendo infinidad de detalles que enriquecen definitivamente esta obra, ese juego numérico, si hacemos un intento de simplificar excesivamente su música, queda reducido a un código binario. Sí, en Ethereal siguen coexistiendo dos fenómenos diferentes en un mismo ente, dos polos opuestos que, no solo se atraen, sino que se complementan a la perfección. Una eterna dualidad entre melodía y violencia sonora que va desde el minuto uno hasta el final del redondo.

No obstante, reducir la apuesta musical de OVERDOWN a este desdoblamiento de voces limpias con rasgadas y agresivas, entre carga melódica y brutalidad instrumental, sería no ser justos con el resultado final. Es cierto que el lado melódico del grupo quizás marque el principal rasgo de diferenciación entre el mismo y otras bandas con similar apuesta. Y que ese envite por sonidos contemporáneos y poderosos, en continuo retozo con esa carga melódica, haga que compartan posturas cercanas a formaciones como primeros 30 SECONDS TO MARS, BULLET FOR MY VALENTINE, MUMFORD AND SONG o AVENGED SEVENFOLD… Sin embargo, no podemos reducir lo ilimitadamente dilatado de su música a un simple concepto, aunque sea bipolar, ni citar tres o cuatro influencias para definir su música.

Sí, pueden recordar por momentos a LAMB OF GOD, CHIMAIRA, GOJIRA, TRIVIUM… pero también a NICKELBACK en temas como el precioso medio tiempo Rain, o en A Trace For Eternity, o incluir atmósferas similares a las creadas por KIP WINGER en sus trabajos en solitario como en este último corte o en The Charm of the Sirens –donde colabora Jon Howard de THREAT SIGNAL (quien oiga esas atmósferas y esas voces secundarias y haya escuchado discos como This Conversation Seems Like a Dream o Songs from the Ocean Floor sabrá de qué hablo). Una muestra de riqueza musical, vaya, y es que en la fusión de diferentes atmósferas y sonidos está una de las virtudes de OVERDOWN, por lo que no me extraña que cierren el disco con la instrumental y relajante Gliese 581 c.

Como tampoco me sorprende que abran con Sumeria, ejemplo evidente de que los madrileños prestan especial atención a mantener bien alto su especial canon melódico. No obstante, viajamos de un lado a otro, del extremo melódico al violento, llegando a Welcome to Neverland, Don’t Let Us Fall o Genetic, claro ejemplo ésta última de canción furiosa, un verdadero homenaje a la distorsión con unos solos claustrofóbicos y enloquecidos.

Respecto a esto último, diré que es otro de los matices agradables y sorprendentes de este trabajo: excelente trabajo en cuestión de riffs, con unas guitarras metalizadas y cortantes presentes en todo el cd. Un gusto igualmente escuchar un bajo del mismo tipo en Ether Ruins, lo cual es claro ejemplo de la evidencia del buen trabajo de Álex Cappa en la grabación, mezcla y masterización en los estudios The Metal Factory Music.

En definitiva, debemos felicitarnos por tener en la capital un grupo que, con un simple código binario, evoluciona de un sencillo boceto a algo tremendamente rico y complejo en su resultado final. Sonido muy, muy americano, podría ser otro ejemplo de internacionalidad como lo puedan ser bandas con otra apuesta musical bien diferente –pienso en DEEP END o ECHOVOLT, al menos si pensamos en el mercado norteamericano… Para esos oídos está diseñado Ethereal.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS