OSSUAIRE (FRA) – Le Troubadour Necrophageophile, 2015

Enlaces: BandCamp

ossuaire01Francia es, como ya no sorprenderá a nadie, uno de los principales países exportadores de metal de calidad, en especial de metal extremo, en la actualidad; siempre a la eterna zaga de Escandinavia que, en cuestiones metálicas, juegan en otra división. Sin embargo Francia está de enhorabuena, pues cada vez son más las voces disonantes que emergen de una escena enquistada en el eterno recuerdo de Les Legions Noires. Grupos como BLUT AUS NORD, DEATHSPELL OMEGA o, por mucho que duela al que escribe, PESTE NOIRE, hace tiempo que están en primera fila de combate en la guerra del metal extremo.

Viajamos, esta vez, hasta la apacible región de la Aquitánia francesa, concretamente hasta el pueblecito medieval de Villenueve-sur-Lot en el que se eleva en el cielo el estandarte de la muerte, alzado esta vez por los miembros de OSSUAIRE quienes, de la mano de Nihilistic Records, arrojan al mundo la reedición de su demo de 2005, Le Troubadour NecrophageophileArete! C’est ici l’empire de la Mort!

Los chicos de OSSUAIRE nos soprenden con este EP y sus 20 minutos de death metal de corte clásico con un sonido pútrido y medieval, como la tradición gala lo requiere, a medio camino entre los antiguos MORBID ANGEL y CANNIBAL CORPSE.
Con una notable producción, unas letras herencia directa de la tradición medieval y sádica de tierras francesas y la pútrida voz de Kyste marcando el tempo sobre las endiabladas guitarras de Fred y Groms, estos franceses tienen en su haber un EP reluciente y glorioso como un cadáver recién exhumado.

L’Eveil des Morts” es la puerta de entrada a este reino de la muerte al que nos arroja este trío galo. Una batería marcial y espasmódica, unas campanas que tocan a muertos y un riff lento y preciso componen el telón de fondo para que la voz enferma de Kyste proyecte su letanía de invocación, lenta y devastadora como una enfermedad terminal en el alma del oyente.

Sin tiempo para asimilar el primer golpe que nos asestan, recibimos la tormenta diabólica de sonido que compone la canción que da título a la demo. “Le Troubadour Necrophageophile” es caótica y furiosa como un coro de ultratumba celebrando la llegada del juicio final, de la eterna lluvia en forma de blast beat que va a inundar el mundo de los vivos.

Le Fleau” es el corte más interesante del disco. La pútrida voz de Kyste cabalga a lomos de un riff thrasher endemoniado y de un trabajo de guitarras más que digno, distanciándose por momentos de lo que este género nos tiene acostumbrados. “Le Fleau”, el Flagelado, hace honor a su nombre con un tufo a MORBID ANGEL que no por manido pierde su influencia en los cuellos de los adeptos al sonido más clásico del género.

El siguiente corte, “Necrofistum Prima Nocte”, es una pista del más clásico death metal, acompasado, milimétrico, abrupto y preciso como una operación quirúrgica sin anestesia alguna directa al córtex de sus víctimas.

Una risa malévola sirve de pistoletazo de salida y cierre a “Trolla Infectum Phallus”, una tormenta de gritos delirantes y ritmos cambiantes que componen la perfecta manera de cerrar esta puerta al mundo subterráneo que nos traen estos tres infectos trovadores con este folk de ultratumba.

Cuando el disco da sus últimos coletazos agonizantes y el oyente es devuelto a la realidad, tiene esa sensación que dejan los buenos discos; la certeza de haber visitado las entrañas de un mundo que queda plasmado en los veintitantos minutos de puro death metal surgido de las profundidades de Francia. Este es, entonces, un EP de obligada escucha para todos aquellos acólitos a las raíces del género.

Recordad este nombre, OSSUAIRE, no están bromeando.

firmamarc

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS