OCEANWAKE (FIN) – Lights flashing in mute scenery, 2019

Enlaces: Facebook BandCamp

OCEANWAKE nos presenta su cuarto disco desde su formación en 2009 bajo el título de Lights flashing in mute scenery con la compañía Lifeforce Records, en el que dan una vuelta de tuerca más al sonido complejo que venían cosechando especialmente desde el Sunless de 2015. Al igual que entonces, las guitarras graves y los riffs y acompañamientos opresivos siguen siendo la nota destacada, pero quizás dando un paso más allá, resultando un nuevo sonido menos procesado y más orgánico.

Desde el punto de vista estrictamente instrumental, la banda resulta realmente interesante al plantear distintos fragmentos dentro del mismo tema que no pecan de dar la sensación de pastiche de riffs compuestos en el local, sino que toda la composición se percibe como un todo aun existiendo diferentes matices. En estos temas se alternan, con gran armonía y conocimiento, partes más melódicas con partes de gran rudeza, como ocurre en el primer tema «Radiant nightbreak» o en «Travelogue«. Evidentemente, este recurso es muy propio del doom metal que la banda ejecuta.

Ahora bien, siendo la parte instrumental muy enriquecedora para el oyente, a la hora de calificar la parte vocal hay que destacar negativamente que hay algo que no encaja y que hace perder fuerza a las composiciones. Quizás es la voz gutural o la voz limpia la que no suenan en su sitio, o que la parte instrumental evocaba otro tipo de voz. En el caso de la voz gutural no suena fluida, sino excesivamente forzada. Por su parte, la voz limpia parece estar fuera de juego. Este problema es recurrente en toda la discografía de OCEANWAKE, sin que hayan llegado a dar con la tecla del equilibrio entre música y melodía. Además, de la escucha del disco en su totalidad y de forma ininterrumpida, hay versos o, mejor dicho, partes enteras del tema que se hacen repetitivas, estando uno más pendiente de cuándo acaban que de lo que expresan, lo que no es buena señal. Esto último pasa en «Titanomachia» y en «Season of the rain«, donde se podría decir que sobran muchos, muchos compases.

Quizás la forma de acompasar las voces con el resto del sonido de la banda sería haberse decantado por un sonido más black que doom, pues el resultado en conjunto suena más a eso, black metal de los 90 que a doom contemporáneo.

En resumen, Lights flashing in mute scenery no deja de ser un trabajo continuista de OCEANWAKE en el que hay aspectos que su mejora haría mucho bien a las composiciones de la banda.

Comparte:

COMENTARIOS