OCEANS OF SLUMBER (USA) – The banished heart, 2018

Enlaces: Facebook

OCEANS OF SLUMBER fue para mí una sorpresa mayúscula cuando los descubrí hace algo más de dos años y los vi con ENSLAVED. Me llamaba la atención que en sus filas estuviese Dobber Beverly de los dioses INSECT WARFARE, en un registro tan diferente respecto al grind crepitante de dicha banda. Me sorprendía la formación clásica de sus componentes. Y me encandilaba la voz de Cammie Gilbert que llenaba de soul cada tema. Además la banda tenía la costumbre de hacer versiones arriesgadas y en concreto la de “Nights in white satin” de THE MOODY BLUES era tremebunda, única e imprescindible. No tenía duda de que era la banda revelación para mi de 2016 y su Winter uno de los mejores discos de su año. Ahora nos llega la continuación, The banished heart, con la banda en pleno proceso creativo, Dobber duplicándose con la reunión de INSECT WARFARE y una serie de hechos personales que han terminado por reflejarse en la música de la banda de Texas. El resultado es un disco maduro, exhausto, extremo en muchos sentidos y absolutamente íntimo.

Las referencias progresivas siguen siendo la clave: con una música que bebe del death, el doom, el rock progresivo setentero, la electrónica… aparecen influencias de todo tipo: OPETH, MADDER MORTEM, ORPHANAGE, MY DYING BRIDE, THE GATHERING (quizás la que más me recuerda a veces)… pero OCEANS OF SLUMBER ha llegado a tener un sonido propio gracias a la personalidad de sus componentes, fundamentalmente la voz de Cammie y los ritmos siempre cambiantes e insinuantes de Dobber, que además es el director musical de esta particular oveja negra que nadie sabe definir. Ya desde la portada de The banished heart uno se da cuenta de que OCEANS OF SLUMBER ha querido desnudarse al máximo en este trabajo y casi lo utiliza como una terapia personal, por un lado del anhelo de lo perdido (el padre de Cammie), por otro lado la soledad y la frustración del desamor (un proceso de separación no pacífico para Dobber). La conjunción de este contexto y la propia creatividad del grupo ha llevado la música hacia el abismo de sus almas, expandiéndola en texturas y dinamismo, más si cabe que en Winter.

Y lo más destacado para mi gusto es que The banished heart es un disco más maduro y mejor construido. El único pero que tenía Winter era que las partes más íntimas estaban quizás demasiado concentradas y los momentos de éxtasis las hacían palidecer. Este trabajo está más compensado en todas sus sonoridades, e incluso siendo menos extremista en formas (los guturales son más secundarios y los momentos de blast beats más comedidos), lo es y mucho más en contenido: el grado de sentimiento que Cammie consigue transmitir con su tonalidad gélida y grave, mientras sus compañeros en la banda tejen una banda sonora de inquietud y altibajos emocionales, hace que uno esté metido en un continuo vaivén de sensaciones según avanzan los minutos de los largos temas que componen The banished heart, desde el minuto cero con la extensa “The decay of disregard” que empieza a trompicones, con la sensación de que nos han dejado abandonados a nuestra suerte en una habitación sin ventanas ni luz.

La propia “The banished heart” es un ejemplo de texturas y colores envolventes, con su leve ambiente electrónico y su pesadumbre rítmica, mientras que el capítulo final de “No color, no light“, tan nihilista como su nombre, enfrenta a una Cammie, ya rendidos a sus pies, con un emotivo Tom S. Englund de EVERGREY, en un punto y final para un trabajo apabullante en sonido y emociones. Punto y final que también tiene epílogo en forma de versión, esta vez del clásico “Wayfaring stranger“, envuelto en sonidos casi trip hop y que recuerda a la versión que hizo de este tema JOHNNY CASH por sentimiento y oscuridad. Los interludios o temas “de relleno” están más comedidos esta vez, lo que da una sensación mucho más completa del disco y un destello de avance y madurez en el seno de OCEANS OF SLUMBER.

Aún queda mucho de este 2018, pero no me equivoco demasiado si The banished heart está entre los diez más destacados casi con total seguridad. OCEANS OF SLUMBER sigue fiel a su estela, a su propio estado de gracia creativo y dando giro hacia sí mismos transmiten aún más fuerza y energía que en el pasado. Un disco introspectivo y que te deja con las entrañas a flor de piel, como bien refleja su imagen de portada.

Comparte:

COMENTARIOS