OBSCURA (DEU) – Diluvium, 2018

Enlaces: Facebook

Tras dieciséis años de carrera, dos demos, un recopilatorio y cuatro discos en larga duración, vuelve la formación alemana OBSCURA con su quinto LP, editado una vez más por el sello estadounidense Relapse Records.

No es fácil mantener el nivel tan alto a lo largo de los años y disco tras disco como lo lleva haciendo OBSCURA, pero ellos están ahí, trabajando como nadie para defender el trono europeo del death metal de corte técnico, luchando ante el brutal aluvión de discos americanos dentro del género. Y es que Steffen Kummerer tiene algo especial en las manos y en la mente, una habilidad innata para componer y para interpretar la música, y eso es algo que se siente en sus trabajos, ya sea con OBSCURA o con THULCANDRA, su otro proyecto principal.

Descubrí a OBSCURA con aquel deslumbrante Cosmogenesis, su segundo LP, y desde entonces disco tras disco han seguido reventando mi mente y convenciéndome de que es posible superar cualquier disco que hayan podido publicar. Buena prueba de ello es este Diluvium que, lejos de caer en la reiteración, ha evolucionado en un fruto más maduro (si cabe) y más oscuro que Akróasis.

Siguen las melodías y solos vertiginosos, entrelazándose con maestría con riffs asesinos, intrincados, originales y que flirtean con descaro con el metal progresivo. No es de extrañar que sea habitual ese tipo de coqueteos con el progresivo en bandas de death técnico, ya que esas ansias de explorar la técnica en el metal extremo más sofisticado siempre acaba en lo progresivo de manera inevitable, ya que para hacer metal progresivo bien hecho hace falta mucha técnica y mucha destreza.

Cavilaciones aparte, “Clandestine stars” es una muy buena manera de empezar un trabajo, la carta de presentación perfecta. Ya no sólo por la calidad del corte, sino por su lírica y título, que te ponen en buena situación de lo que representa el trasfondo de Diluvium y por regla general de lo que le suele gustar tratar a Steffen y a sus muchachos, tan filosófico y astral como la propia existencia. Es un tema además que representa el estilo OBSCURA al cien por cien, exponiendo todos sus puntos fuertes en proporciones equilibradas: vertiginosidad, agresividad, melodía y técnica.

Me ha gustado mucho también, además de la citada, la que da nombre al disco, la cual aporta oscuridad y te mantiene en tensión con esos medios tiempos momentáneos liderando los estribillos del tema. También me ha gustado mucho “The seventh aeon”, con ese bajo fretless bailando por debajo de las guitarras, notándose en especial su protagonismo cuando el modo de las cuerdas es acústico. Es un tipo de instrumento que le va como anillo al dedo a este tipo de música y más aún cuando la producción del disco es de alta calidad y está nivelado en la mezcla. Podría incluso decir que “The seventh aeon” es el corte que más me ha gustado de Diluvium, más tranquilo y pausado, con un excelente solo, progresiones de una precisión quirúrgica, un solo magnífico, pasajes acústicos de guitarra y un crescendo constante del ritmo a pesar de que se mantiene ese medio tempo a lo largo de todo el tema. Si a esto le añadimos la voz de Kummerer, perfecta e impecable, con un color de gutural muy bonito, solo hace que mejorar, como todo lo que toca.

Diluvium es sin duda uno de los discos del año, a pesar de la dura competencia que tendrá cuando llegue el momento de incluirlo en tops. Veinte sobre diez.

Comparte:

COMENTARIOS