NUKORE (ESP) – One minute silence, 2020

Enlaces:

Unos dicen hardcore, otros dicen rap-metal… y aquí lo que suena es la energía de NUKORE. Dieciséis años a sus espaldas -que se dice pronto- y tres discos publicados. Los de Vitoria abren el 2020 sorprendiendo al público con su nuevo trabajo: One minute silence, homónimo a la banda de rap-metal irlandesa.

De la mano de Blood Fire Death, que nos tienen acostumbrados a un metal más extremo, nos presentan un disco de poco más de veinte minutos repartidos en ocho cortes rápidos y ágiles. Y no pienso hablar ni de gorras ni de marcas de zapatillas porque me resulta igual de cansino que leer sobre muñequeras de pinchos en reseñas de black metal. Pero sí os voy a hablar del trabajo en la coordinación de voces y coros, que es uno de los puntos fuertes del disco, así como la potencia del bajo y los riffs machacones.

Abre el disco «Black friday«, crítica mordaz del consumismo. Mucho guitarreo y algún break, separándose del estilo más electrónico que sobrevolaba su anterior trabajo «You call the wolf, you get the pack«. Con un estribillo más pegajoso que los chicles Boomer y una esencia callejera que acaba por contagiarse, NUKORE hacen de este disco una fiesta divertida y potente. Además, sus ritmos medios y rápidos, pero no desmesurados (como seña de identidad del estilo), hacen que «Give me my pain» recuerde a los franceses RISE OF THE NORTHSTAR y a los estadounidenses SUICIDAL TENDENCIES. Y, cómo no, vuelve el bajo a dar una lección de presencia y cuerpo.

La verdad es que la mano de Iker Bengoa de los estudios Silverstar les ha venido como anillo al dedo. Una colaboración que ha dado como producto un disco con una calidad sonora muy destacable. «Your home is a mess» es el tercer corte, y a la vez, el elegido como lyric video. El videoclip como tal se lo lleva el primero de los temas, «Black friday«.

Con «One love, one life» nos arrastran a un terreno más íntimo y original, jugando con las velocidades y los efectos sobre las voces de los coros. Sexo y hardcore, qué puede salir mal. La guitarra protagonista deja paso a  la versión más extrema dentro de lo posible de la banda, con una pegada rítmica llamativa y potente. Con un final casi de contacto extraterrestre. Por otro lado, en «One minute silence» evolucionan hacia el sonido más rápido y directo que se puede encontrar en el disco; furia y emoción a partes iguales. Una mezcla divertida e interesante, digna de ver en directo.

«Shame» pide a gritos un buen two step en el medio del mosh. Por favor, ¡pónganme tres! Mantiene la tensión en un tempo algo más lento que el resto del disco, apoyándose en coros graves y algo rasgados e instrumentos que recobran la velocidad normal en ellos hacia el final. Todo esto le otorga el título de «tema más original» dentro de One minute silence.

¿Qué más se puede pedir? Un buen trabajo y una buena producción, pura energía y adrenalina de la mano de NUKORE. ¡Denle al play!

Comparte: