NOXBLEED – Progress in Dementia, 2011

Enlaces: MySpace Facebook

No me equivocaría si dijese que el Death Metal, junto al Black, han sido los dos subgéneros que más juego han dado. Decenas de etiquetas para un estilo que parecía solo hecho en un comienzo para jóvenes con demasiada afición por el gore. Para qué hablar: Death/Doom, Blackened Death, Brutal Death, Slam, Melodic Death… y eso que no nos hemos puesto con las etiquetas personales de cada uno. Que si esto suena más oscuro, que esto es más técnico, esto es muy rápido pero no tiene influencias de tal estilo… En fin, conversaciones que pueden llevarnos toda la noche para no llegar a ningún punto y acabar a gritos (lo sé por experiencia propia…).

Por esta breve introducción, y nada más ver la portada, creo que el lector ya habrá podido averiguar por dónde tiran los de Bilbao. Y aun así no es del todo lo que el desprevenido visitante esperaría. Véase el párrafo anterior sobre las etiquetas. O lo que es lo mismo, que esto no es Death Metal exactamente de la vieja escuela, sino que se permite beber de otras fuentes que ahora comentaremos.

Tras la breve introducción y arrancar con Bloody Pleasure nos daremos cuenta de varias cosas: primero que la sangre nunca pasa de moda. Segundo que el sonido es impoluto, tanto que la batería es lo que mejor ha salido parado en la mezcla. Lo que nos lleva al tercer punto. Esto es Death Metal machacón, como un taladro, un martillo hidráulico como queráis llamarlo. El efecto es buscado completamente, para bien o para mal. Y es que, más allá de las similitudes con el Death y el Groove Metal americano moderno, los cuales podrían considerarse la base de su sonido. Con los adjetivos usados anteriormente, a más de uno le habrá venido a la mente comparaciones con el género que hicieron famoso MINISTRY, NINE INCH NAILS o FEAR FACTORY. En pocas palabras, lo que han hecho NOXBLEED es heredar la estructura de estos, con riffs cortos, muchos breaks, abundancia de doble bombo y dejar todo el peso en la parte rítmica, que como es habitual, suele ir a toda velocidad. Vamos que no se entretienen con florituras y van directos al grano en todas y cada una de las canciones. ¿Qué los diferencia de sus influencias? Pues que han dejado fuera todo elemento electrónico y todo es pura contundencia. De ahí que las comparaciones con el taladro sean muy acertadas.

Sin embargo no todo es color rosa. Por las características del álbum no es muy difícil caer en la monotonía y que todos los temas nos parezcan lo mismo, hasta el punto de que se hacen demasiado largos. Más aún porque no hay ningún solo en todo el disco, o al menos no destaca demasiado. Sé que no es raro en el Metal Industrial, pero creo que si tu base musical es el Death Metal, algún elemento para romper la linealidad debería estar. La falta de solos y que abusen de los breaks se traduce en que a veces parezca que acabe el tema, cuando no es así. El problema es que puede que uno precisamente esté deseando eso, y si le sumamos a que realmente no hay ningún corte que resalte sobre los demás, y la sensación de que estés escuchando todo el rato lo mismo, aumenta.

En resumidas cuentas, dudo mucho que alguien sea capaz de escuchar todo el álbum de una sentada sin acabar con el cerebro saturado. En cambio en dosis menores gana mucho más. Os diría incluso que los defectos no os engañen, el disco aplasta, va directo y es muy efectivo para partir caras. De hecho gustará a los seguidores habituales del Metal Extremo puro y duro. Los bilbaínos son como unos FEAR FACTORY embrutecidos, sin melodía alguna, sin samplers, pero como hemos dicho, su gran virtud se convierte en su gran defecto. Les falta ese plus que nos haga engancharnos, más allá de que sean una máquina muy enfurecida. En cualquier caso, esta es su primera obra, y aún tienen margen de maniobra para mejorar. En cuanto empiecen a ofrecer un aditivo más, aparte de la brutalidad industrial, ganarán muchos enteros.  

 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS