NOCTURNAL DEPRESSION (FRA) – Tides of despair, 2019

Enlaces:

Nocturnal DepressionSi tenemos que comparar a NOCTURNAL DEPRESSION con algo sería una maratón más que un sprint. Requiere de mucha resistencia y paciencia hacerles frente. Pero el resultado es satisfactorio y adictivo. Hay quien estará flipando por esto, pero creo que no podría describirlos de otra manera. Dentro del black metal de corte depresivo son a estas alturas una institución, por no decir que han ayudado a dar forma al subgénero y han hecho que el black metal en sí mismo tenga que reinventarse en ciertos aspectos. Pero es que este Tides of dispair en sí mismo es una reinvención, y muestra la capacidad de hacer que todo parezca una suerte de himnos más que cantos aterrados y desgarradoras narraciones de episodios depresivos con los que conectar y sin embargo vuelven a ser una mano tendida al oyente como lo han sido siempre.

Esperar que una banda que lleva practicando black metal depresivo toda su vida cambie de contenido de la noche a la mañana es absurdo. Se trata de una representación a través de un género de un estado de salud mental (que requiere ayuda), y como toda representación artística que tiende a lo extremo ha de analizarse, y en este caso en el que hablamos de un tema tan serio, debe hacerse con aún más precaución. Es por ello por lo que en cuestiones de contenido en cuanto a las letras no solo no es una innovación, sino una repetición ad nauseam, pero saben hacer que musicalmente funcione. Que la voz sabe hacerlas encajar de manera agradable en riffs que a pesar de ser tan pesados forman una melodía o más bien una salmodia a la que la batería, sabiendo jugar muy bien con los ritmos y los tiempos, lleva a otro nivel. Por más que me pese, tengo la sensación de que es una cantidad de elementos que ya he escuchado hasta la saciedad, bien por su parte o bien por parte de otras bandas del estilo, pero que se han combinado de una manera perfecta gracias a experiencias pasadas y un más que envidiable trabajo de producción para dar forma a un producto que hace cinco años (por no decir más, para los que estuvieron prestando atención a ella) hubiera sido impensable en la escena.

El valor añadido de poder apreciar las voces, de contar con elementos limpios de cuando en cuando, detalles como campanas con muchísimo brillo (en «Muse of suicide«) y las colaboraciones de otros grandes del género como Graf de PSYCHONAUT 4… todos estos pequeños detalles hacen que pasemos de tener un álbum que de otra manera podría haber sido mediocre a uno que es muy bueno. Que tanto la apertura del disco como el cierre sean instrumentales con sonidos grabados del mar es un plus y tengo que decir que mi debilidad. Ayudan a completar el círculo, acentúan la sensación de obra conceptual y embellecen con un pequeño detalle en lugar de ser un ataque directo que llega y se va, como puede pasar con otras bandas y discos.

Llevo siguiendo a NOCTURNAL DEPRESSION muchísimos años. Tanto a ellos como a bandas afines. Y si bien puede parecer que no estoy del todo contento con el resultado, es probablemente uno de los mejores discos que he escuchado en mucho tiempo. Porque se han reinventado, como he mencionado al principio… pero quizá no haga falta cambiar tus letras para cambiar tú, sino cambiar la forma en la que expresas tu arte para que, con exactamente el mismo contenido, no aburras sino que aportes una nueva perspectiva.

Y como también he dicho, me parece un muy buen disco, pero sinceramente creo que las valoraciones de este disco pueden hacerse (o deben) de manera individual. Cada uno de sus fans nos sentiremos conectados de una manera distinta, en mayor o menor medida representados e identificados con las atmósferas que genera y las letras en las que describe una problemática de la que deberíamos ser más conscientes, porque al final el sentido de este género no es (como en otros casos) hacer un uso del shock value y limpiarnos las manos, sino todo lo contrario: exteriorizar una situación y un estado que requiere la atención de otras personas, de un sentimiento humano, real y al que se puede hacer frente. La única diferencia es que Lord Lokhraed y Herr Suizid lo externalizan de esta manera, mediante la música (como podían haber escogido cualquier otra disciplina artística), y nosotros, como objetos pasivos en esta situación (consumidores del producto), conectamos con su mensaje y debemos hacer frente a la misma problemática de otras maneras.

Y siendo un tema tan específico no me gustaría cerrar sin decir que toda la cuestión de la salud mental es algo serio, que debe ser tratado con cautela y por personas capacitadas para ello. Artistas como NOCTURNAL DEPRESSION, PSYCHONAUT 4 o PERENNIAL ISOLATION pueden ser una forma de conectar con estos sentimientos y comprender que “no estamos solos”, pero este aspecto de la salud debe y puede tratarse, y tiene solución.

Comparte: