NETER (ESP) – Inferus, 2018

Enlaces: Facebook BandCamp

Cuando hace tres años reseñé el segundo trabajo de NETER, Idols, lo tuve bastante fácil. Dejaban en pañales a su debut, ya que por fin trasladaban al estudio lo que había visto sobre las tablas en más de una ocasión. Pero todo tiene una contrapartida, ya que subir tanto el listón implica que la tarea que tenían a continuación era bastante más complicada. Y tras bastantes escuchas a este Inferus he sido incapaz de decidir si habían logrado esto o no.

En su lugar he encontrado otro álbum excelente que no supone un gran paso evolutivo por tres razones. El sonido de NETER ya quedó bastante establecido con Idols, y separarse demasiado de él no tendría mucho sentido. Segundo, porque era difícil mejorar lo presente; no había mucho espacio para ello. Y tercero, porque con el tiempo que se han tomado para elaborar este opus es evidente que han hecho lo que han querido, guste o no al público. Podríamos llamarlo el efecto VADER. Los polacos son un grupo que tiene unas señas de identidad bastante establecidas, cuyas obras a primera instancia podrían parecer similares; sin embargo, a medida que uno se familiariza con ellos aprende a distinguir la identidad de cada obra.

Si Idols era más similar a DECAPITATED, Inferus sigue las enseñanzas de MORBID ANGEL en su etapa más emblemática, la de Covenant. Se ha dado un pequeño paso adelante en cuanto a densidad, otro pequeño paso detrás (mínimo) en velocidad, y los ritmos son algo más reconocibles, es más sencillo que se graben en la memoria.

Aún así, sigue teniendo el mismo defecto «consciente»: Inferus es una obra difícil de digerir, más densa que un chupito de petróleo, donde a pesar de la calidad de los temas hace falta un descanso mental de vez en cuando. ¿Por qué es un defecto consciente? Porque, si bien esta característica podría espantar a unos cuantos oyentes, los sevillanos saben perfectamente que su disco necesita moderación para poder ser disfrutado. Como decíamos antes, han hecho lo que han querido.

Quizás un descanso a mitad del álbum habría hecho esta tarea algo más sencilla, pues más allá de la introducción con «The chords of Seol» y el outro de «The eye of Sirius«, que finalizan de manera similar a modo de círculo (recurso relativamente original), todo es death metal puro y duro. Ya sea más directo con «Faceless» o asfixiante con «Blazing fallout«.

Que NETER tiene un nivel técnico altísimo no es ninguna novedad; que la producción del disco es perfecta para la música que ellos realizan, tampoco. Son cosas que el grupo cuida y mantiene con mimo para que salgan trabajos tan redondos como estos. El problema principal de la obra tampoco variará. Una vez más lo van a tener realmente jodido para pasar ese listón. Aunque ya han hecho lo más difícil, acomodarse en un sonido y defenderlo con bastante calidad. El resto puede esperar.

Comparte:

COMENTARIOS