NERVOSA (BRA) – IMPRUDENT KILLER (ESP) – CHAPTER HATE (ESP) – Madrid – 03/08/2018

Enlaces: Facebook BandCamp

Estábamos teniendo un verano moderado en Madrid durante julio. Hasta que agosto presentó sus credenciales y los termómetros se dispararon. Curiosamente, este hecho coincidía con la visita a España en múltiples fechas del trío brasileño NERVOSA. Yo lo tengo claro, son ELLAS las que con su música incendiaron Madrid. La fecha madrileña además se planificaba en el día más caluroso de esta ola de calor. Y ni el aire acondicionado de la sala Silikona consiguió que todos nos fuéramos directos a la ducha al salir, porque al público le dio igual que estuviésemos a más de treinta grados ya caída la noche, y decidió poguear como si en ello se le fuera la vida.

Como acompañantes teníamos a una banda local, CHAPTER HATE, a los que ya es la segunda vez que veo en texturas desubicadas, y a los mañicos IMPRUDENT KILLER. Ambos tuvieron el difícil papel de que el aire acondicionado no funcionara. Creo que los zaragozanos lo consiguieron con creces. Los madrileños tuvieron que luchar contra los elementos de estar en un cartel un poco divergente a su música. El caso es que entre ambos y las propias NERVOSA todos salimos de allí directos a la ducha.

Los primeros en salir con un ligero retraso respecto al horario fueron los madrileños CHAPTER HATE. Ya los vi junto a SÖNAMBULA unos meses antes y me gustaron en base, aunque aún tenían muchas cosas que pulir en resultados. Quitando el hándicap con la que la primera banda siempre tiene que bregar, el sonido sin adaptar, CHAPTER HATE salieron fríos y así se mantuvieron hasta que su cantante se presentó ya casi al final. Influye, supongo, el que no tienen nada editado aún y que no hay mucho seguimiento sobre ellos en redes sociales aún, porque el joven grupo madrileño tiene buena base: death, groove, thrash, progresivo… como ellos mismos dijeron, eran el grupo raro de la noche.

Desde mi punto de vista tienen que mejorar un poco las estructuras de los temas: todo entra un poco con calzador, los cambios de ritmo, las partes solistas, las voces agresivas frente a las limpias, los patrones rítmicos más sencillos y pegadizos… Destellan por los detalles, pero en el conjunto pierden un poco de interés. El hecho de que la primera parte de su descarga, hasta la versión de “Deliverance” de GOJIRA, donde el público, que ya era de mitad de la sala, reaccionó más, uno no supiese si era un solo tema o varios, dice mucho. En esta primera parte enlazaron cortes como “The rusty edge”, “Marauder” y “Soros”, este último más cañero y pegadizo, al menos inicialmente, acabando antes de la citada versión con “Force feed”.

El final lo pusieron con “I can handle this”, donde se presentaron y agradecieron la presencia del respetable. Además nos pidieron que por favor nos pusiéramos para hacernos una foto, que les hacía ilusión. Fue media hora con muchas cosas por pulir, pero ganas siguen teniendo y el tiempo por delante, así que habrá que seguir estando atentos.

Después de reubicar el set de batería y hacer las pruebas pertinentes, los segundo en salir eran los zaragozanos IMPRUDENT KILLER, estos más centrados en cuanto a estilo a lo que quedaba por venir. Con su reciente Into the light en la calle cuatro años después de su debut, el grupo de “thrashers mañicos”, como ellos mismos dijeron, iba a centrarse en presentar este segundo trabajo, sin obviar los mejores temas de su debut, para mi gusto más disperso, sobre todo en lo que a producción y voz se refiere, pues su nuevo trabajo les presenta como una alternativa speed thrash con ecos de DEATH ANGEL, SLAYER y OVERKILL, muy a tener en cuenta, ahora ya con mucho mejor sonido y resultados.

El público, además, fue sutilmente más complaciente. Todos los que habían venido a ver a NERVOSA y no les conocían seguramente se llevaron una grata impresión. Y es que el grupo maño no se dejó nada guardado, especialmente su guitarrista y cantante Carmelo, que no paró de sonreir, agradecer, transmitir buen rollo y estar muy, muy pendiente de un chaval en la primera fila en silla de ruedas que asistía al concierto, haciéndolo visible ante todos los demás, además de dedicarle una canción de su último CD, “The last in line”, como él dijo, dedicada a los que somos tratados como los últimos de la fila, los ceros a la izquierda…

El sonido era alto y la voz a veces resultaba tapada, pero la ecualización fue mucho más adecuada que con CHAPTER HATE, lo cual hizo que la actuación de IMPRUDENT KILLER estuviese mucho más animada, sobre todo en los temas más rápidos, y que según avanzaban los minutos los primeros pogos se empezaran a realizar. Empezaron con el propio tema título de su nuevo disco, “Into the light”, tras lo que pasaron a recordar un par de su homónimo debut, “Jeckyll and Hyde” y “Evil side”. Hasta el final de la descarga ya no abandonarían el nuevo disco con “Redrum”, “Phobos preacher” (que, por cierto, supongo que algo tendrá que ver con la otra banda de igual nombre de su guitarrista Tatín), la ya citada “The last in line” donde tiraron de groove y “The wraith”.

Sonoramente IMPRUDENT KILLER hacen mucho uso de partes de doble bombo a todo trapo, muy bien ejecutadas por su batería Luis, lo cual me hacía pensar que el sonido con NERVOSA en este aspecto no iba a ser malo… y efectivamente luego comprobaríamos que no lo fue. En cualquier caso los maños nos reservaron para el final los mejores temas de su debut, aquellos en los que la voz está más centrada (que es lo que no me termina de entrar de su primer disco), como son “With this thunder”, con especial protagonismo para Luis, “Get out” y la propia “Imprudent killer”. Como regalo nos tenían reservada una versión que no titularon para que la reconociésemos. No tardamos ni dos segundos, en cuanto escuchamos su riff y estribillo: el “Violent revolution” de KREATOR, que llevaron bastante bien a su terreno, poniendo punto y final a casi cuarenta y cinco minutos de disfrute y ganas por su parte. A mí desde luego me convencieron. Nada más acabar me tenían comprando sus dos discos en el merchandising.

Ya solo quedaban ellas, NERVOSA. La primera vez que las vi como teloneras de DESTRUCTION me sorprendieron gratamente (en disco ya lo habían hecho…). No me gustó la actitud de mucho orangután suelto que hay por el mundo que o bien dicen aquello de “no lo hacen mal para ser tías” o directamente se van por su parte machista. Posteriormente en gira propia, lo primero mejoró, se las veía más sueltas; y lo segundo se moderó, la gente ya iba a verlas a ellas, no “pasaban por ahí” y digo el comentario de turno para quedar bien delante de mis amigotes y demostrar que cago hierro y soy muy machote. En esta nueva fecha y con un discazo bajo el brazo para mi gusto, Downfall of mankind, lo primero ya se ha terminado de despejar: son animales de escenario, y no me refiero sólo a su frontwoman Fernanda. También Prika o la jovencísima Luana. Lo segundo también: la música habla por sí sola. Las gónadas hinchadas te las dejas en casa.

Me sigo refiriendo a Luana porque creo que es culpable de gran parte de las bondades del nuevo disco y de la forma de afrontar los directos de NERVOSA. El trío brasileño ha sido estable con Fernanda y Prika, pero el puesto de batería ha ido fluctuando y no ha sido hasta que han dado con esta muchacha de veintiún años que han logrado sacar todo su potencial. Proveniente de APOPHIZYS con un registro más death, Luana ha aportado calidad, velocidad, agresividad y muchos detalles diferenciadores. Para muestra uno de mis temas favoritos del nuevo disco, “Never forget, never repeat”, donde a uno se le va el cuerpo ante los cambios de ritmo y las buenas ideas con las baquetas, y si no que se lo digan a la propia Fernanda en un vídeo oficial “playthrough” con su bajo que figura por internet.

Con un leve retraso en el que hicieron la prueba de sonido en vivo y en directo entre los aplausos y vítores del público (y eso que era sólo un fragmento de “Horrordome”, tema con el que abrían su setlist), pasadas las diez y media empezaba la intro de rigor y no tardaron nada en poner Silikona patas arriba con “Horrordome” y “…and justicie for whom?”, ambas de su último trabajo. El sonido fue muy bueno, para ser esa sala. La voz era la peor parada y de hecho creo que Fernanda acabó acusando su intensidad al final del concierto, pero lo demás, batería incluida, sonaba todo en su sitio y de forma adecuada. Esto hizo que ante una sala casi abarrotada, “Death!”, primera referencia a su debut Victim of yourself, fuese un no parar de pogos, algo que ya fue la tónica dominante hasta el final.

Volvieron al nuevo disco, que presentó una siempre risueña Fernanda con su melena al viento gracias a un ventilador frente a ella (y menos mal, porque el aire acondicionado no daba para todo), con “Bleeding” y “Enslave”, donde Fernanda dijo que nosotros, el ser humano, éramos esclavos de nosotros mismos porque jodíamos todo lo que pisábamos y éramos culpables de por ejemplo los cuarenta grados a la sombra que había en la calle estos días. La primera referencia al genial Agony vino con otra de las esenciales, “Hostages”, tras la que descargarían su tema más antiguo: “Masked betrayer”. La más rápida (y mi favorita) del nuevo disco, como ellas dijeron, fue la ya citada “Never forget, never repeat”, siguiendo tras ella con otras del nuevo como “Vultures”, donde ya no podían con el calor, la reivindicativa “Raise your fist!” y, volviendo a Agony, la brutal “Arrogance”, brutal en sí misma y por el pogo que se montó.

Para el final quedaba el single del nuevo disco, “Kill the silence”, donde aprovecharon para recordar todas las “mercancías” que se habían traído para vender, “Fear, violence and massacre” y, ya en traca final, no podían faltar dos: la referencia a que en NERVOSA no cabe la intolerancia, con “Intolerance means war”, y si ya éramos pocos… “Into moshpit”, donde incitaron al pogueo, aunque mucha falta no les hizo porque fue algo que no faltó desde el primer tema, lo que contribuyó a que todos los allí presentes, fuésemos parte activa o no de este movimiento, saliésemos de la sala directos a la ducha, después de casi setenta minutos de actuación.

Tercer disco, tercera vez en directo, progresión exponencial. NERVOSA se ha ganado a pulso su hype por su evolución y su presencia escénica. El thrash metal más cabrón que parte de SLAYER y mira a Europa en los ochenta tiene en ellas un valor seguro y eso no es moda. Eso es una realidad. Brutales.

Más fotos del evento:

 

Comparte:

COMENTARIOS