NERVOCHAOS (BRA) – To The Death, 2013

Enlaces: MySpace Facebook Otro enlace

Como muchos lectores sabrán, Sudamérica es un auténtico bastión para el metal más extremo desde sus inicios. Y si entre todos los países de la zona hay uno que ha tenido una importancia decisiva para el devenir del género, es sin duda Brasil. De allí surgió SEPULTURA, y también los visionarios y adelantados a su tiempo SARCÓFAGO; grupos que abrieron el camino desde las fronteras del thrash y que han influido desde entonces a las bandas extremas de todo el mundo. Y, en un ámbito más contemporáneo, de Brasil ha surgido una banda imprescindible para cualquier fan del death metal como es KRISIUN, cuyo estilo rápido y brutal ha marcado para siempre la escena death del país.

De Brasil son NERVOCHAOS. Un grupo de death metal del que, confieso, no sabía nada antes de la edición de “To the death”. Y he descubierto que se trata de una banda de culto, consagrada veterana del underground, que con este último lanzamiento (que apareció en Brasil ya a finales del año pasado) suman nada menos que cinco trabajos en formato larga duración desde su fundación, ¡en 1996! ¿Cómo es posible? Resulta tremendamente extraño que un grupo de estas características no haya logrado el reconocimiento que sí han disfrutado, digamos, KRISIUN o REBAELLIUN siendo contemporáneos.

Afortunadamente, es también bastante curioso que una banda tan veterana y tan acomodada en el underground llegue a 2013 en estas condiciones. A mi modo de ver, el sonido de NERVOCHAOS ha sufrido cierta evolución con los años, partiendo de un death cercano a propuestas primitivas como POSSESSED o SARCÓFAGO en sus primeros trabajos hasta este “To the death”, más cercano a influencias como KRISIUN o MORBID ANGEL (tal como puede apreciarse en Mark Of The Beast), completadas con cierto componente del thrash más brutal de SLAYER o los primerísimos trabajos de SEPULTURA (apreciable en Warlords Unbound).

Así pues, “To the death” pertenece a la vertiente más agresiva, rápida, violenta, intensa y directa del death metal. Las composiciones son conservadoras en ese sentido, y obviamente no nos encontramos ante un trabajo estilísticamente revolucionario. Esto es death metal llevado al paroxismo, por y para amantes de la caña. La veteranía se demuestra en el gran nivel de agresividad de los temas, y las credenciales de la banda vienen avaladas por colaboraciones de Ralph Santolla (DEATH, DEICIDE) o Jão (RATOS DE PORAO).

En definitiva, un disco muy disfrutable para cualquier amante de la caña. Está claro que no han inventado nada nuevo, pero tampoco creo que sea eso lo que sus fans esperan. Tampoco hace falta: lo que hacen lo hacen muy bien. Y que un grupo consagrado en el underground saque un trabajo así después de tantos años es siempre una gran noticia. Espero que aún les queden muchos más.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS