NEKROKRAFT (SWE) – Will o’ Wisp, 2016

Enlaces: Facebook BandCamp Otro enlace

Resulta curioso observar cómo, lentamente, el panorama actual del black metal se encara hacia la moda del “post-rock/metal/black”. Lejos de querer criticar a los grupos que practican estos estilos (me considero un gran seguidor de muchas bandas de post-rock, especialmente de algunas españolas), con esta frase introductoria pretendo resaltar la fuerza con que estas tendencias están arraigando tanto en la música como en la estética del black. En el otro lado del espectro musical tenemos a las bandas que se aferran de una manera demasiado radical a las bases estilísticas de la second wave, muchas veces con el fin de reivindicar una supuesta autenticidad perdida. Y, en medio de todo esto, cuesta encontrar a grupos que sepan mantener la esencia original del estilo sin sonar excesivamente trillados.

Es por eso por lo que bandas como NEKROKRAFT, si bien no inventan la rueda, son unos buenos representantes de la calidad que puede alcanzarse con los recursos más característicos del género. Will o’ Wisp, primer álbum de esta relativamente joven banda sueca, apuesta por un black con un cierto gusto por la melodía, a la manera de algunos trabajos de los también suecos NECROPHOBIC. Antes de seguir tratándolo con más detalle, debe mencionarse uno de los aspectos que por desgracia es de importancia capital a la hora de hablar de este disco: pese a tratarse de un álbum de estudio, presenta una duración de unos escasos 24 minutos, que no resulta ni de lejos satisfactorio teniendo en cuenta lo que la banda podría haber dado de sí.

Analizándolo al margen de su corta duración, hay una serie de aspectos bastante positivos a tener en cuenta sobre Will o’ Wisp. Las canciones son por lo general interesantes, destacando algunas de ellas por la calidad de sus riffs y sus estribillos pegadizos, como es el caso de “Hellfire” (con su particular empleo de la percusión hacia el final del tema). Otro punto a destacar es el uso de los teclados, que, si bien acompañan al resto de instrumentos en numerosas ocasiones, saben mantenerse en un conveniente segundo plano y aparecer con más protagonismo en los momentos adecuados. Buenos ejemplos de ello son la sección central de “Will o’ Wisp” o el interludio de “Forestlurker”. La banda demuestra tener buen gusto a la hora de alternar secciones más rápidas con otras más pausadas, y los cambios de ritmo ocurren de manera natural, sin romper la continuidad de los temas. Es digno de mencionar que en las partes más aceleradas la combinación entre la voz y el resto de instrumentos recuerda a los MARDUK más clásicos; y, probablemente, la lista de influencias a mencionar se extiende a unas cuantas bandas más.

A pesar de que haya empezado esta reseña criticando las derivas musicales de muchas bandas de black modernas, también he mencionado la molesta tendencia de muchas otras a permanecer ancladas en el tiempo, como si su sonido tuviese que ser forzadamente roñoso para sonar “auténtico”. Con este Will o’ Wisp, NEKROKRAFT se queda en un punto cercano al conservadurismo en cuanto a la sensación que transmite, pero no en cuanto al nivel de producción. No han olvidado el año en el que estamos, y el disco goza de una producción muy acertada que permite resaltar los distintos instrumentos y hacer que suene perfectamente cohesionado. Eso sí, en cuanto a la innovación que podrían haber aportado, se habría agradecido una pequeña dosis adicional de inventiva a la hora de componer. No lo digo tanto porque el álbum flojee a nivel compositivo, ya que las canciones demuestran tener detrás un trabajo excelente, sino más bien por su escasa capacidad para sorprender al oyente.

En líneas generales, se puede decir que Will o’ Wisp consigue la difícil tarea de no caer en fórmulas repetitivas, algo especialmente loable teniendo en cuenta que el nivel de originalidad de la música es más bien escaso. Cierto es que su corta duración juega a favor de este aspecto, y quizá si el disco hubiese durado el doble no habrían sido capaces de mantener el interés del oyente a lo largo de todo el álbum.

COMENTARIOS