NEGURA BUNGET (ROU) – Zău, 2021

Enlaces:

Sorpresivo lanzamiento este Zău de una banda ya extinta como es NEGURA BUNGET que fue anunciado pocas semanas antes de su estreno. Se trata de la tercera parte de una trilogía sobre los Cárpatos rumanos y que originalmente se ideó como para ser estrenado en el año 2018. Han pasado casi cuatro años de aquella primera intención por los que lo adecuado es poner en contexto este disco y del porqué lo estamos disfrutando ahora.

La icónica y banda de culto NEGURA BUNGET engrosó en el panteón de ilustres bandas metaleras en el año 2016 cuando el único integrante original de la formación, el percusionista Negru, falleció repentinamente. Algunos podrán decir que realmente el final de NEGURA BUNGET tuvo lugar seis años antes cuando los otros dos integrantes del trío originario, Hupogrammos y Sol Faur, decidieron romper peras con su colega Negru.

Ambos acabaron formando una especie de NEGURA BUNGET 2.0 con DORDEDUH y la verdad es que no les ha ido mal ya que consiguieron meterse en el bolsillo a la mayor parte de sus seguidores. Negru, por su parte, se juntó con unos cuantos músicos para seguir incidiendo en una versión de NEGURA BUNGET que acabó diluyéndose con el tiempo hasta acabar un poco denostados por su propia parroquia. Aquella versión genial de la banda en discos ahora ya antológicos dentro de la corriente de black atmosférico más orientada al folk como fueron Om y ´N crugu bradului ya no se repetiría nunca más. A partir de que Negru empezó a caminar con una nueva troupé de músicos desconocidos, NEGURA BUNGET aparcó el black metal bastante salvaje característico de toda su obra hasta ese momento y se enfocaron en un black metal melódico y potenciando sobremanera la faceta folclórica e incluso ambient y étnica, utilizando cada vez más instrumentos tradicionales rumanos y desarrollando largas partes que buscaban la inmersión del oyente en los bosques transilvanos. Nada que achacar en este sentido y loable por la calidad con la que lo han hecho, verdaderos dominadores europeos en esta vertiente del metal extremo, salvo porque la banda nos había mostrado toda su genialidad, como se ha dicho, en varios discos que, por decirlo de alguna forma, mantenían las raíces bien aferradas al black metal. En todo caso todo esto puede ser debatible ya que al fin y al cabo hablamos de una evolución musical y como tal unos la acogerán de una forma y otros de otra. Habrá quien prefiera a los NEGURA BUNGET más enconados hacia el rollo que hacen WOLVES IN THE THRONE ROOM, DRUDKH o FEN, y habrá quien se sienta entusiasmado con la espiritualidad tribal de unos HEILUNG.

Centrándonos ya en Zău y retomando un poco la idea de porqué sacarlo ahora, resulta que las pistas de batería ya estaban grabadas por Negru antes de su fallecimiento y algunos de aquellos músicos que le acompañaron en la segunda etapa de la banda y que acabarían formando después SUR AUSTRU, decidieron rendir homenaje y rematar el trabajo empezado. Realmente hay muy pocas diferencias entre este Zău y los discos predecesores, bien por el hecho de que mantiene una coherencia respecto a que forma parte de una trilogía y porque nada hay aquí que le pueda estimular al fan de NEGURA BUNGET que siga empeñado en pensar que Om es la cúspide ya no solo de la banda sino de este subgénero del black metal. Curiosamente las (pocas) partes blackers y quizás porque los músicos que ahora forman parte de SUR AUSTRU ya han mamado bastante de lo que se hace en la actualidad, este Zău suena más post y vanguardista.

Como todo disco de NEGURA BUNGET y especialmente con los cuatro últimos, Zău hay que tomárselo con suprema tranquilidad. Todos los temas dan comienzo respetando el patrón impuesto desde aquel Vîrstele pămîntului; pasajes iniciales de entre cuatro y seis minutos de música puramente ambiental y cuasi étnica dónde el protagonismo de Petrică Ionuţescu es bastante notorio ya que es quien se encarga de todos los instrumentos tradicionales, algunos posiblemente en peligro de desaparecer. Existe un gran contraste entre estas partes que suenan bastante nítidas y en primer plano con las ráfagas de black metal que parecieran apagadas y como sonando desde la lejanía, no sé bien si para darle ese halo de black metal atmosférico a la vieja usanza o por un tema de ingeniería de sonido. Lo único que sé es que choca bastante y da sensación de que el disco está como hecho a trozos pero con todo habrá quien encuentre en esta producción algo auténtico.

Cinco cortes distribuidos en cincuenta minutos nos dan a diez minutos por tema. Paciencia hijos. No voy a negar que me he quedado dormido en ocasiones con el tintineo de esas campanas y cuernos que nos evocan a tierras pastoriles y montañas negras como el alma antes de que la tormenta de riffs blackers se desate, y puede que el disco se disfrute mejor escogiendo alguno de los temas según el día. Nunca nos quedará claro si este lanzamiento realmente es un homenaje a Negru, si una forma de la discográfica de sacarse un dinero aprovechando el nombre de NEGURA BUNGET, o de si los componentes que están detrás del disco quieren también aprovechar para potenciar el nombre de SUR AUSTRU. Lo que sí es un hecho es que este año 2021 ha sido el año en el que NEGURA BUNGET volvió a latir desde la tumba, bien con este lanzamiento o con los de DORDEDUH Y SUR AUSTRU. Los bosques rumanos nunca duermen.

Puedes interesarte más en esta trilogía visitando las reviews que hemos realizado de los dos discos anteriores: Tau y Zi

Comparte: