NEGURA BUNGET (ROU) – Tau, 2015

Enlaces: Web Oficial Facebook Youtube Twitter

negurabunget01Sangre y tinieblas es lo que viene a mi mente cuando pienso en las leyendas transilvanas. Leyendas repletas de traiciones, torturas, romances y tragedia, que evocan oscuridad cada vez que las imagino. Así me pasa también con la música de los rumanos NEGURA BUNGET.

Formados como banda en 1994 bajo el nombre de WICCAN REDE, en su primer año de vida editaron la demo From transylvanian forests, muy codiciada entre coleccionistas.

Fue en 1995 cuando deciden rebautizarse como NEGURA BUNGET.
Desde 1996 hasta ahora cuentan con siete LP, tres EP, una demo, un split (junto a grandes bandas como BESATT, DUB BUK, IMMORTAL HAMMER, INFERNO y VERDELETH) y un disco en directo. Vamos, que no han estado parados precisamente.

Hoy escribo sobre su trabajo más reciente, lanzado a finales de febrero de este año y editado por el sello Lupus Lounge. Nos encontramos ante un trabajo muy completo, serio y maduro, donde la banda hace alarde una vez más de su riqueza musical y compositiva, empleando esos sonidos folclóricos tan característicos que los han hecho tan conocidos dentro del underground. Tiempo atrás quedó aquel black metal crudo y con sinfonías. De hecho se podría hablar de una época “neo WICCAN REDE”, ya que para mí fue a raíz de su obra de 2006 Om, cuando comenzaron a decantarse más por estos sonidos folk oscurecidos con un black de calidad, con mucha progresión y experimentación.

Pero dejemos atrás sus anteriores trabajos y centrémonos en Tau. Amén de ser, sin duda alguna, el disco que mejor sonido ha conseguido (todo está en su sitio y suena a unos niveles adecuados) he de decir a su favor que incluso siguiendo un poco la estela de sus predecesores más recientes, han sabido innovar.
Con “Namatenie”, primer corte de este disco, nos encontramos con NEGURA BUNGET en estado puro: una introducción que te hace entrar en comunión con el disco al instante, te prepara para ese black ambiental que va a reinar durante parte del disco. Coros de fondo al mismo tiempo que suenan las partes más extremas de la canción hacen una mescolanza espectacular. Se trata del corte más largo de este Tau, con un poquito más de diez minutos de duración.

Le sigue uno de los temas que más me ha gustado, “Izbucu galbenei”, donde se pueden apreciar resquicios de aquel black metal sinfónico que practicaban en sus inicios perfectamente adaptados a la música que ejercitan hoy en día estos rumanos. Su calidad compositiva es digna de genios y es algo que mucha gente pasa por alto. Melodías con cierto tinte arábigo se pueden apreciar en ciertos momentos.

Tras las plácida “La hotaru cu cinci culmi” y la tranquila “Curgerea muntelui” (colocada casi a modo de interludio) nos llega otro de los pepinazos de este trabajo, en el cual vuelven a sonar esos resquicios de los primeros NEGURA BUNGET. “Tarim vilhovnicesc”, es quizá mi tema favorito. Empieza con ritmos moviditos, al poco ya introducen el blast beat, que aunque durante cortos periodos de tiempo, es un recurso utilizado con cuentagotas en esta obra, aunque con criterio. Tema muy sombrío, con tenebrosos fondos de teclado y riffs disonantes muy buenos. Un teclado con sonido más típico de la psicodelia suena a mitad de canción, demostrando lo seguro de sí mismos que están estos músicos. Me gusta cuando las bandas son valientes y se atreven a experimentar. Sobre todo me gusta cuando se nota que están cómodos haciendo lo que hacen. Una pieza fundamental en este trabajo.

“Impodobeala timpului”, la que sigue a mi favorita, es casi con seguridad la que más suena desde el principio a las raíces folclóricas de la banda, de su país. Tanto por su inicio como por las voces femeninas que suenan hacia el segundo minuto de la canción, que dejan paso a un peculiar solo acompañado de instrumentos de viento (¿una trompeta?) recordándome curiosamente a fragmentos de composiciones de EMIR KUSTURICA & THE NO SMOKING ORCHESTRA. Sobra repetir la monumental riqueza musical que albergan los músicos de NEGURA BUNGET.

Cierran el disco “Picur viu foc” y “Schiminiceste”, siguiendo la línea del resto. Voces variadas y muy bien empleadas, percusiones perfectamente adecuadas para cada momento, infinidad de recursos folclóricos, teclados muy ambientales y guitarras con una bonita distorsión combinan de manera sublime con un black metal al alcance de pocos y ofrecido de manera humilde para la escucha de muchos. Simplemente brillante.

2firmajabo

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS