NE OBLIVISCARIS (AUS) – Urn, 2017

Enlaces: Facebook

Cuando descubrí a esta portentosa formación, más o menos en el período transcurrido entre sus dos primeros elepés, pensé que probablemente estaba ante una de las formaciones de metal extremo con más talento que hubiese escuchado nunca. A día de hoy sigo pensando lo mismo, pero tras escuchar su nueva creación puede que tenga más cosas que pensar sobre ellos.

Lejos de querer glorificar a esta agrupación australiana, Citadel me pareció un disco digno de añadir a la lista de los mejores de la historia, de esos que deberían estudiarse en las escuelas de música. Pero de la misma forma que adulé aquel magnífico trabajo, tengo palabras no tan gratificantes en algunos aspectos para este disco. Urn, que así se titula, ha sido editado una vez más por Season of Mist y consta de seis cortes repartidos en poco más de cuarenta y cinco minutos de duración y he de reconocer que se me hacen un poco largos.

La esencia de la banda está ahí, sí, así como la calidad técnica y compositiva, pero me parece que en el intento de hacer de NE OBLIVISCARIS algo grandioso se han olvidado lo de darle algo de variedad real a sus temas. Siguen la estela creada por Citadel, metal extremo de corte progresivo, con infinidad de influencias que van desde el folk hasta el black metal pasando por algunas maneras de ver el death. Pero el listón lo pusieron muy alto en 2015 y era muy difícil de superar cuando, para un servidor, el que más hincapié ha puesto en ofrecer novedades ha sido el señor Dan Presland. Se nota que durante este tiempo ha estado siendo impetuoso en la práctica y aprendizaje de nuevos rudimentos y nuevas maneras de manejarse tras los platillos. Nuevos recursos y figuras adornan de manera sublime las líneas de percusión y con ello el cómputo global del disco. Lo que no me explico es cómo una banda de la calidad de NE OBLIVISCARIS no ha sido capaz de reinventarse de manera sólida en un período de tres años.

Las guitarras siguen ofreciendo partes extremas, con los habituales riffs cercanos al black metal, como mencionaba unas líneas más arriba, partes más progresivas, recursos de metal más moderno que flirtean con el djent o el metalcore de manera discreta… La variedad sigue siendo la bandera bajo la cual NE OBLIVISCARIS crea su música, pero dentro de esta variedad hay muchas cosas que se repiten. Los pasajes instrumentales más tranquilos en los que las guitarras y el violín llevan la batuta de la atmósfera y de las melodías se parecen demasiado entre sí y, a su vez, recuerdan demasiado a los que ofrecían en Citadel. Del mismo modo, las partes en las que Tim Charles acompaña con su violín en otros fragmentos más cañeros se me hacen muy repetitivas, como si siempre empleara las mismas notas y a partir de esas siempre resultasen las mismas combinaciones cambiadas ligeramente. No digo que este sea el modus operandi del carismático frontman, pero es la sensación que da.

Esto ocurre también con las voces limpias de Tim. Si ya en Citadel comentaba que se me hacía un poco pesada su participación, en Urn se ha lucido. Mucha más participación de las voces limpias, en las que parece pecar de lo mismo que con su violín: las melodías que emplea en muchas ocasiones o bien no me gusta como casan con el conjunto o se parecen demasiado entre sí, siendo estos elementos los que más ayudan a que el disco me haya gustado y aburrido a partes iguales. Me parece que sirve de poco ser una de las bandas más talentosas del panorama extremo mundial si luego no exprimes tu talento para ofrecer lo mejor de ti. Echo de menos a Xenoyr en algunos trozos, su voz me parece muy atractiva y no echan mano de ella todo lo que a mí me gustaría.

Eso sí, las partes que me han enganchado de este opus me han gustado muchísimo, pero creo que no son suficientes para que el tedio creado por voces limpias, violines y algunos pasajes instrumentales se disipe.

Producción impecable, muy en la línea de su predecesor, con todo bien comprimido para una escucha perfecta de cada uno de los instrumentos y elementos empleados.

En definitiva, un disco del que me esperaba bastante más, quizá por culpa de los propios NE OBLIVISCARIS por haber sido tan magníficamente genuinos en el pasado, quizá por culpa del bombo que se le ha dado o quizá porque esperaba encontrarme algo más que lo que nos mostraban en los singles de adelanto, de los cuales me quedo con “Intra venus“, aunque tras escuchar el disco unas cuantas veces mi favorita haya resultado ser “Urn (part II) – As embers dance in our eyes“. Espero que de cara a futuros trabajos sepan exprimir mejor su calidad y sus cualidades y ofrezcan algo más novedoso.

Comparte:

COMENTARIOS