NAPALM TED (FIN) – Coffin liquor, 2017

Enlaces: Facebook BandCamp

El osito Teddy tiene ganas de juerga este año y no le ha bastado con sacar una cinta muy disfrutable como fue Fleshbox, sino que aún le ha dado tiempo a sacar otra. Este osito utiliza como pseudónimo en el mundo musical el de NAPALM TED, y es que es un peluche muy auténtico y sabía que NAPALM DEATH ya estaba cogido, por lo que decidió personalizar el nombre de su banda favorita. Nuestro amigo pudo pensar que la gente no le tomaría en serio y por eso se centró en componer música que bebe de los grandes maestros del grind citados, pero también de formas más primitivas si cabe en donde entra el crust, el thrash, el death… Después del recipiente tenía que venir el contenido, y de ese alambique tan especial, mortuorio y pestilente, nace Coffin liquor, el nuevo lanzamiento de NAPALM TED y que partiendo de lo mismo que ya escuchamos en Fleshbox centra sus principios aún más y los dirige hacia un mismo sitio, el desparrame rítmico del grind y las músicas que inicialmente le influyeron a sus padres: el thrash y el punk.

Lejos de empezar con miedo, como reza el título del primer tema contenido en Coffin liquor, “Fear of Napalm Ted“, la cinta pone sus cartas a la luz en este corte de poco menos de minuto y medio en el que tenemos sonido CARCASS, ritmo thrash machacón y mucha distorsión, dejándonos en bandeja el inicio grind crust de “Death island“, que es un corte reducido pero muy bien aprovechado con predominio de voces crusties y ritmos acelerados. Aquí se ve que nuestro peluche favorito ha crecido, porque las voces crust están mejor conseguidas que en Fleshbox, su producción también y el encaje en los temas igual, aunque siguen aposando por la dicotomía de voces con mayor protagonismo de una u otra según el tema (la voz death de camionero cabreado tiene su espacio en la siguiente, “The sick, the sad and the crooked“, aunque el crust tampoco se deje a un lado).

No sólo en la voz se nota; también en la estructura rítmica de los temas, más variada y a la vez centrada, y sobre todo en la paleta de riffs y solos, que me traen a la cabeza además de a NAPALM DEATH, a PUNGENT STENCH, MASTIC SCUM… y en un corte tan delirante como  “Baker” a MACABRE, grupo con el que por cierto ahora tienen bastantes paralelismos por esa mezcla de estilos, aunque les falten esas melodías infantiles tan características del grupo americano, que sin embargo en este corte particular sí que aparecen para despiporre del personal. Destacaría así el trabajo de Tendinitius (Jani Kuorikoski), que además de encargarse de las voces más crust hace una labor detrás de los parches muy aprovechada y excitante, con groove y energía, no tirando siempre de los típicos blast beats, como la pesadez de “Mass scale infestation” demuestra para cerrar el disco.

En definitiva, y aunque la portada de Fleshbox me gustaba más, los ocho cortes en poco más de once minutos de Coffin liquor son un paso más en NAPALM TED. El osito sigue empeñado en hacernos bailar con ritmos espasmódicos, pero ahora se ha puesto un chaleco lleno de parches de los ochenta y lo ofrece con un aire más centrado y auténtico. Cuidado con su carita de bueno, que el bichito es capaz de montar un buen pogo en cualquier momento.

Comparte:

COMENTARIOS