NACOM (ITA) – Crawling Human Souls, 2013

Enlaces: Web Oficial MySpace Facebook Youtube Twitter

nacom01El caso de NACOM es el perfecto reflejo de «quien mucho abarca, poco aprieta». Pero lo peor no es eso, sino que los chicos no son malos, ni mucho menos, y si no han hecho un mejor disco es porque les han podido las ansias. Y a pesar de que no me gusta empezar una crítica por lo malo, creo que es necesario. Ahora, tampoco quiere decir que este disco sea una mierda, ni mucho menos. Pero han cometido los habituales pecados de juventud, que pasamos a comentar…

Lo normal cuando se empieza una banda es querer coger lo que te gusta de tus bandas favoritas, tomar esas piezas, y con el tiempo aprender a juntarlas, que queden de una manera correcta y añadir las tuyas propias. NACOM aún están en esa fase, prueban muchas cosas, algunas les salen bien, y otras mal, es el riesgo que se corre. Así tenemos momentos realmente acertados, y otros que que harán que nos extrañemos o directamente sobren. 

Es el caso de los breakdowns, un elemento que en Heavy Metal ha generado mucha polémica, casi tanta o más, que las guitarras de siete y ocho cuerdas (pero eso es otra historia), que pueden estar bien o mal ejecutados. Si salen bien la canción puede ser una patada en la boca, si sale mal, una manera de tirar la canción por la borda. Alone, es el mejor ejemplo de un «coitus interruptus» que se produce en el segundo 0:43. El tema va cogiendo fuerza, va cogiendo velocidad, cada vez pinta mejor, como el cohete que va a ser lanzado, pero de pronto en el mencionado segundo, llega el cambio brusco de ritmo, se ralentiza el tema, y se rompe la magia. Pues más de un momento así tenemos, que parece que vamos a arrancar, o la canción va por buen camino, y el breakdown lo fastidia. No quiere decir que esté en contra de que, por ejemplo, la base rítmica esté hecha de estas notas cortas, algo que por ejemplo saben hacer mejor. El problema está, repito, en que no siempre aciertan en meter el «gran» breakdown y fastidian la atmósfera.

En cambio, y para que luego digan que recalco todo lo malo, el caso contrario es The Curse con una parte final, que si no es lo mejor disco, se queda muy cerca. Es otro «in crescendo», donde la voz de Leonardo Corinaldesi juega a ser cada vez lo más rasgada posible. Lo que me lleva decir otra de las virtudes de la obra, el continuo traspaso de la voz grave a la rasgada, que si bien no es lo más novedoso del mundo, denota interés por darle heterogeneidad a la obra, al menos este recurso sale bien. Y tras el final de este tema, enlazan directamente con The Traitor que sigue con una estructura de Death Melódico más tradicional. Y es curioso porque en este tema vemos lo bueno y lo malo del disco, los arreglos. 

Me explico más detenidamente, al igual que los breakdowns hay algunos que son justificados, y otros que no vienen a cuento. En todo el disco hay presente una especie de teclado que parece sacado de la Super NES, con demasiado protagonismo y que sobra completamente. Igual es que cada día estoy más cerrado, pero me parece hortera. Mientras que en el otro lado, tenemos el uso de un piano clásico en Only in Memories, la instrumental Echoes Of The Void, y el principio de Affliction, de una manera mejor ejecutada. El piano da un espacio de calma y necesidad entre tanta tormenta, el teclado a lo CHILDREN OF BODOM ni yo lo aguantaba a los 15 años… 

Al igual, hay ciertos momentos en los que podemos oír la tímida presencia de un órgano, un recurso que da cierta solemnidad y que está muy infravalorado en toda la obra, cuando realmente algún tema habría ganado más. 

No quiero aburrir con más detalles, que sé que me los dejo, pero tras escuchar el álbum varias veces, me da esa sensación que sin esas ansias de querer meter mil cosas a la vez, y ser algo más directos, habrían hecho una obra mejor. No son malos, porque son capaces de mostrar que cuando quieren pueden. Es su primer álbum, y estas cosas son normales, todavía tienen tiempo de sobra para avanzar. Materia prima hay, pero ansia no debe haber.

 firmapablobalbontín

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS