MYSTIC PROPHECY (DEU) – Metal division, 2020

Enlaces:

Seré sincero: MYSTIC PROPHECY ha sido una de esas bandas a las que siempre he prestado atención por su nombre, pero jamás (hasta hoy) llegué a escuchar. La vida a veces no nos deja escuchar toda la música que nos gustaría, y en este caso los alemanes han salido “damnificados” por mi parte. 

Con una trayectoria bastante fructífera, estos bávaros han editado once largas duraciones, contando este sobre el que hoy hablamos en vuestra web de confianza, Subterráneo Webzine. Este nuevo álbum, titulado Metal division, ha sido editado por Rock of Angels Records, sello griego especializado en NWOBHM, power metal y estilos similares, habiendo editado a bandas como ASHES OF ARES, STRYPER o EMERALD.

Pero bueno, dejémonos ya de presentaciones y vamos al meollo de la cuestión: DISCAZO, DISCAZO y DISCAZO. ¡Qué bueno! No sé por qué he estado tanto tiempo apartado de géneros más clásicos, pero desde que me reencontré con ellos no he hecho más que descubrir bandazas y, con ellas, discazos a los que engancharse. Pues este Metal division que se ha cascado MYSTIC PROPHECY es uno de ellos.

Power metal potentorro, muy marcado, como es obvio, por la escuela germana, resaltando también algunos destellos con bastante protagonismo de géneros como el heavy metal de corte clásico, el speed metal o el thrash. Es cierto que no destacan por la rapidez, pero sí son muy precisos ejecutando ya no sólo la técnica, sino también la idea de lo que quieren plasmar y transmitir, que es que el que escucha sólo tenga ganas de enfundarse unos mitones con tachuelas y salir a la calle a abofetear a gente que lleve el jersey atado a los hombros.

Metal directo a la vena, con muy buena producción, niveles muy bien equilibrados, estando las guitarras como principales protagonistas en las cuerdas pero sin tapar a un bajo que podemos escuchar a la perfección, reforzando esos huequitos que quedan entre las seis cuerdas y la batería, a la que también refuerza, sonando ésta ya de por sí con mucha pegada, como debe ser. Además, muy buenos solos de guitarra que tiran tanto por la vena más melódica de los solos del heavy metal como por la más vertiginosa y virtuosa, más propia del power.

Muy a menudo suelo hacer hincapié en lo importante que es a veces en un disco el orden de las canciones, y MYSTIC PROPHECY han sabido exponer un ejemplo de cómo deben hacerse las cosas: abren el disco con “Metal division”, que reclama atención con su gancho heavy hardrockero y al más puro estilo «The book of heavy metal» de los suecos DREAM EVIL, con medios tempos y contundente, y te va sumiendo en un crescendo que continúa con “Eye to eye”, en la que ya comienzan a subir poquito a poco las revoluciones. Tras estas, mantienen la caldera tibia con “Hail to the King”, también poderosa y con medios tempos predominando, para que “Here comes the winter” ponga la nota de relajación momentánea con alma de baladita cañera. Da paso a una segunda parte de disco que, si bien sigue la tónica en cuanto a repartir temas más cañeros de manera dosificada, empleando los menos cañeros como el mítico sorbete de limón que te dan en las bodas para diferenciar la carne del pescado, es una segunda mitad de disco sobresaliente.

Muy buenas maneras en las líneas de voz que muestra Roberto Dimitri Liapakis, quien, a pesar de no emitir el típico canto de heavy agudo chillón, suena heavy como el que más, aportando textura, rasgando en los momentos idóneos para añadir interpretación y que las letras ganen todavía más sentido y más sentimiento. Se encuentra cómodo en su zona de confort, pero no se limita a quedarse en ella, aumentando el chorro de voz, estirando sílabas y subiendo el tono a más agudo para enfatizar algunas palabras o frases con mucho criterio.

Con “Curse of the slayer/666:8 Messiah” comienza ya a verse a los MYSTIC PROPHECY más cañeros, con la batería arrollando con ese doble bombo casi a piñón fijo, mostrando esa faceta más “thrasher” de la que hablaba al principio. Temazo donde los haya.

Como otras dos destacables de esta recta final, me han gustado mucho “Dracula”, muy bailonga y rockera pero sin perder ni un ápice de esa energía metalera que desprende durante los cuarenta y tres minutos este Metal division, y otra de las más movidas del LP como es “Die with the hammer”, en la que incluso se atreven (tras una pequeña intro acústica acompañada con una plácida voz) con un gutural que da paso a un fragmento más cañero y casi cercano al sonido del death melódico de Gotemburgo. Un pasote y otro temarral.

Si sois como yo, que habéis estado durante todo este tiempo sin conocer a MYSTIC PROPHECY, ya sabéis lo que tenéis que hacer, pero si por el contrario sois fans de la banda, supongo que estaréis de acuerdo conmigo en que Metal division es un señor discazo.

Comparte:

COMENTARIOS