MURDRYCK (SWE) – Födelsen, 2019

Enlaces: Facebook BandCamp

A día de hoy, resulta curioso observar la profunda conexión que siempre ha existido entre géneros a priori dispares como la música ambiental/atmosférica lúgubre (o mejor dicho dark ambient) y los estilos más extremos de metal, tales como el black o el death. Probablemente la relación se deba en gran medida a una temática común, a un interés por expresar musicalmente la oscuridad y el frío glacial que transmiten ambas formas de música, lo cual ha dado fruto a un gran número de entrecruzamientos. El caso que aquí nos ocupa es un ejemplo excelente: MURDRYCK, formación sueca de black/death comparable al de sus paisanos NECROPHOBIC y con claras influencias de otras bandas también suecas como LORD BELIAL o los míticos DISSECTION, empezó su andadura en 1999 como un proyecto de dark ambient, y no fue hasta 2014-2015 que su estilo mutó completamente al que practican ahora. Por desgracia, no he podido escuchar nada de su primera época, ya que me ha resultado imposible encontrarlo ni por internet ni en físico, y no puedo evaluar cómo ha sido realmente la evolución entre ambas etapas.

Tras su álbum Antologi MMXV de 2016, que como el título indica contenía tanto trabajos de anteriores EPs de la banda como canciones nuevas, este Födelsen se presenta como una obra más madura y completa, con un mayor énfasis en la variedad musical. Después de la interesante intro, claramente reminiscente de su pasado dark ambient, esta variedad en el enfoque es algo que salta muy a la vista. Sin perder la coherencia entre ellas, cada canción exhibe un estilo suficientemente distinto de la anterior como para atraer inmediatamente la atención, lo cual es un primer gran punto a favor del disco. Desde los marcados aires doom del tema que da título al disco o la magnífica «Black plague eclipse» (sobre la que hablaré más adelante) o los pasajes atmosféricos en «The sea spirit of the night» hasta el sorprendente aire heavy metal de «Blood sacrifice» y sus pegadizos riffs (¿tendrá algo que ver el cover de «The evil that men do» que la banda realizó en 2017?)… podría incluso decirse que la heterogeneidad es el gran pilar en el que reposa este álbum, y lo hace de manera magnífica, ya que a pesar de ello logra sonar perfectamente cohesionado.

Técnicamente hablando, Födelsen destila buen hacer por los cuatro costados, y la variedad en la que tanto insisto se debe en buena parte a la fantástica ejecución de todos los instrumentos. La voz quizá no es la más destacable del género, pero eso es algo mínimo frente al espectacular trabajo de la guitarra, que brilla especialmente en los solos (como el de «The sea spirit of the night» o el de «Blood sacrifice«, adecuadamente rockero) y que tampoco es menos en los pasajes atmosféricos. Es aún más digno de mención el bajo, por su aporte en todos los temas y en prácticamente todo momento del álbum. Da gusto poder decir que el bajo de un disco de black y/o death metal NO es invisible frente al resto de instrumentos, que realmente aporta un punto distintivo. Y por último, la batería es también una pieza clave en mantener la variedad entre los distintos cortes, con un trabajo magnífico a la hora de buscar distintos patrones, jugar con el blast beat y acompañar las transiciones entre partes más lentas y otras más cañeras. En resumidas cuentas, se puede decir que Födelsen  es un álbum redondo en este sentido, y eso es algo muy digno de apreciar. Quizá el mejor ejemplo de todas estas virtudes se puede encontrar en «Black plague eclipse«, el que seguramente sea mi tema favorito, construido alrededor de un único riff con unas líneas de bajo y de batería demoledoras y acompañado por sintetizadores y una guitarra atmosférica que completan de manera impecable el conjunto.

En comparación con su anterior trabajo, se podría decir que el sonido en Födelsen es menos afilado, algo especialmente notorio en unas guitarras con unos agudos más discretos. Quizá alguien eche en falta ese añadido que aporta un sonido algo más compacto (y noventero, por qué no decirlo), pero está claro que lo que se puede haber perdido en ese sentido se ha ganado en favor de una mayor amplitud de miras a nivel musical, ya que la producción permite distinguir de manera mucho más clara la función del bajo y la batería. Tampoco sería correcto hablar en términos de un cambio de dirección, ya que se sigue manteniendo el mismo estilo, y el haber ralentizado el metrónomo ha permitido a la banda abrir nuevos horizontes musicales.

Poco más puede decirse acerca de Födelsen. Con este álbum, MURDRYCK ha llevado a cabo un trabajo impecable de black metal sin necesidad de artificios o de etiquetas «post-«, demostrando que el estilo aún está en plena forma y que aún tiene mucho que decir en el futuro. La misma portada del disco ya nos transmite claramente esta idea. ¿Bosques nórdicos y nieve? ¿Fantasmas? ¿Cruces invertidas en el nombre de la banda? Todo eso y más. Como ocurre con la paella o la tortilla de patatas, sienta genial ver las cosas de siempre cuando están bien hechas.

Comparte:

COMENTARIOS