MSB – Heterogénea, 2013

Enlaces: MySpace Facebook Twitter Otro enlace

mientrassuenebien02Extraordinario y, cuanto menos, sorprendente salto cualitativo el que los alcarreños MSB ofrecen en su primer largo, al menos con respecto a su demo editada hace unos años. Ya no solo ganan en agresividad, madurez y consistencia formal con respecto a su debut maquetero, sino que el resultado a nivel de sonido y producción por fin les hace justicia.

MSB se mueve en unos terrenos ya antes rastreados por grupos como LOS SUAVES o MAREA, pero sin calcar estilo y composiciones como pudieran hacer otras bandas de la primera división UG estatal (pienso en KAXTA y su evidente, e indisimulada, similitud con EXTREMODURO), sino que hacen de su propuesta algo más personal, aun sin negar sus principales influencias ni esconderse de ellas. Algo así como hacen otras formaciones de dicho elenco de grupos, como pueden ser CON MORA, XUORUM, TAS, DESTRAPERLO o ZONA OSCURA

Como indico antes, el grupo gana en agresividad. En “Heterogénea” el oyente no encontrará composiciones como aquel Borracho de Rock (que tan buena pinta tenía y que el grupo no debería olvidar en sus directos) sino, más bien, hallará reminiscencias a cortes pretéritos como Vida Prisionera, solo que endurecidos, ya no solo a nivel vocal (buen trabajo de Juan Flores) sino de conjunto.

Ese rock disperso de la maqueta homónima gira decididamente hacia el rock estatal, o el rock urbano como decíamos hace décadas. Y además lo hace con una producción claramente mejorada y ya no amateur como en el pasado. Cierto es que en algún tema (pienso en el tan bien estructurado Adrenalina, sin embargo tengo la impresión de que las guitarras no empastan del todo bien con el resto del conjunto, algo –por cierto- de lo que adolecía la demo).

No obstante, en líneas generales, todo –ahora sí- es un conjunto. “Heterogénea” es un álbum coherente, no disperso como el anterior trabajo, con un sentido único y apuntando hacia algo totalmente diáfano. No hay trampa ni cartón y, además, se ve a una formación con las ideas muy claras, a pesar de su corta juventud.

Mayor agresividad, producción y consistencia formal, por tanto, a lo que hay que añadir una notable madurez en las composiciones. Las canciones están mucho más trabajadas que en el pasado, solo hay que observar detalles como el principal riff transformado (al menos en su feeling) en el final de Cuentadías (en el que el grupo muestra su adicción a los riffs de guitarra) o ese desenlace de Maravillosa Sociedad, con coros. Y si le metes una introducción homenaje a la memoria del escritor y humanista José Luis Sampedro, ya uno advierte que éste es un trabajo cuidado y, además, comprometido.

Antes he hecho referencia al trabajo vocal, con clara ganancia en agresividad, e igualmente al sonido del disco con respecto a la maqueta. Esto último da una consistencia a las guitarras que no se veía en el pasado, virtud a la que añadiría el buen trabajo de éstas. Además, la dupla vocal y de las seis cuerdas complementan fantásticamente bien. El mejor ejemplo de lo indicado podría ser Octubre, con, además, un interesante duelo de guitarras, retomando elementos del heavy rock, como hacen también los asturianos CRUDO, otros que nadan en aguas similares.

Cierto es que puede gustar, más o menos, su propuesta. Innegable es que Crónica, a pesar de tener un inicio prometedor, hará huir a los seguidores del heavy rock nacional más clásicos (a la vez de gustar especialmente a los amantes del rock estatal), al igual que otros cortes (pienso de primeras en Grita Quien Eres, con esa elevada carga melódica, y en Sin Rumbo ni Dirección, mi tema preferido) pueden atraer más al lector tipo de este webzine.

Cierra el álbum el fiestero, y festivo, No Vamos a Parar, con guiño incluido a Morillejo, pequeño pueblo situado entre La Alcarria y la Sierra de Guadalajara, bañado por el Tajo, y conocedor de, probablemente, mil anécdotas inconfesables relacionadas con el grupo.

MSB no han extraviado, en su corto camino, esa decisión por apostar por los temas directos. Y, además, lo han enderezado, encaminando su propuesta más decididamente hacia el rock urbano. Temas directos, que no simples. Temas sinceros y espontáneos, pero no por ellos no trabajados.

Ahí, y en el crecimiento a nivel individual y de conjunto de sus músicos, reside el desconcierto que puede experimentar el oyente de su etapa pasada. Desconcierto que se convierte en sorpresa… y finalmente en admiración por la progresión del combo. Mientras Suene Bien… Ahora sí el nombre del grupo cobra todo su sentido. A todos los niveles.

 firmatopo

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS