MOTH’S CIRCLE FLIGHT (ITA) – Born to Burn, 2011

Enlaces: MySpace Facebook

Poca información encuentro en la red sobre esta banda italiana. Lo poco que descubro es a través de algunas páginas web de su país de origen, que vienen a decir que el grupo se forma en 2003 en Parma y que este Born to Burn es su primer LP. En alguna web se cita un anterior trabajo, en forma de EP, llamado About Irrationality (2006), y poco más. No obstante, es lo suficiente para deducir que se trata de otra banda underground, con cerca de ya una década de vida y sin el apoyo necesario para ver editado físicamente algo más.

MOTH’S CIRCLE FLIGHT se mueve cómodamente en el amplio espectro musical que viene a ser el nü metal. Y lo hace añadiendo etiquetas o tags a esa base, enriqueciendo su música y haciéndola accesible a todo tipo de oídos, siempre que éstos estén abiertos al eclecticismo y modernidad, dos sustantivos que apoyan sobremanera el envite musical del sexteto italiano.

De esta forma, en su música se pueden percibir elementos hardcore, thrashcore y alternativos fijando el objetivo en los SEPULTURA post-Roots y más modernos. De hecho, la influencia de los de Derrick Green y Andreas Kisser es innegable y está presente en los catorce cortes del cd, como una resonancia atemporal y, en cierto modo, transnacional.

Ejemplo de esta versatilidad y elasticidad es “Anxiety”, donde se puede sentir a los SEPULTURA más actualizados, pero igualmente a grupos como LIMP BIZKIT. O “Solo Attimi”, con esa melodía de unos AVENGED SEVENFOLD y el cachondeo de unos BASTET (también italianos) sobre una base hardcore y alternativa.

Si nos vamos a lo “nuestro” es fácil encontrar una base rítmica a lo VITA IMANA u OVERDRY en todo el disco –más aún en “Chokora”-, tema éste donde a estas similitudes se suman otras más alternativas a lo BLINDFALL o A CIRCUS DAY. Y si hablamos de “Giorni su Giorni”, y seguimos haciendo referencia a nuestro producto autóctono, podemos apreciar desde más que detalles de rock alternativo a lo FIURA, hasta el thrashcore cercano a unos S.A. o KORUMBÀ.

Si has leído hasta aquí habrás deducido del texto la dualidad entre melodía y potencia existente en este trabajo. En “Worm” esos polos opuestos son más extremos que nunca, con una parte melódica muy acentuada, a lo NICKELBACK, y otra más “roots”, sepulturera una vez más.

El disco también tiene el encanto de reflejar ciertas atmósferas, no localizadas únicamente en las dos intro’s –“Cyclops” (oscura) y “Bloom” (que imita el ruido del vinilo y la aguja girando)- sino en cortes como “Sabbia” o “No Excuse”, donde ese idioma italiano, en las partes más azucaradas, me recuerda a grupos catalanes como SAU o SANGTRAÏT. Similitud de idiomas, pero también de sentimientos, supongo.

Aparte, podemos encontrar más ejemplos de lo alternativo del disco en “Mothization” o “Sea”. O esa base rítmica aplastante y guitarras netamente groove, en el tema que da nombre al grupo (paradigma de lo que es Born to Burn en su conjunto) o en la locura compositiva de “00:00”.

Además, sería injusto dejar pasar por alto el buen trabajo vocal –en forma de dupla- de Pancio y Gabbo.  El ejemplo más cristalino podría darse en “Feeling”, donde se contraponen –y superponen- sus voces, creando algo bastante interesante.

Y es que interesante es el disco, aunque no me atrevería a catalogarlo como compacto o incluso coherente. La influencia principal está clara, al igual que la base musical del disco. Pero quizás éste se disperse en demasía tratando de buscar una personalidad que, tal vez, encuentren en trabajos posteriores. De momento, MOTH’S CIRCLE FLIGHT experimentan con idea preconcebida, y eso puede convertir en fértil la presente experiencia en el futuro. Veremos.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS