MOTHERSLOTH – Moribund Star, 2014

Enlaces: Facebook Twitter Reverbnation BandCamp

mothersloth11Hay una tendencia a pensar que la música, para ser compleja, tiene que tener mil trastes por segundo en un tema y 23 cambios de ritmo en un minuto. La música lenta, más homogénea, según este planteamiento, debe ser algo que puede “tocar cualquiera”. Craso error, pues los géneros lentos (en este caso, dentro del Heavy Metal), buscan un objetivo muy distinto al de “destrucción nuclear y cerveza” de otras bandas. Se que hablo de obviedades, pero también es cierto que hay más de un individuo que piensa así.

Todo esto viene a cuento de que, la empresa a la que se han metido MOTHERSLOTH, es jodida de lograr. Los madrileños siguen la travesía por el desierto que abrieron los míticos KYUSS hace ya más de 20 años, y por la que miles de acólitos se siguen adentrando, unos con más y otros con menos fortuna.

Como buena banda de stoner, su objetivo debe ser que su música logre una sensación similar al consumo de opiáceos y otras sustancias, en la soledad y ante la nada. ¿Es sencillo lograrlo? Para nada, el riesgo de tocar una música densa, es que nos aburra el muro de sonido, y no consiga engancharnos. MOTHERSLOTH pues, han decidido ir sobre seguro, a no arriesgar demasiado, a dejar buenas impresiones en su debut, que ya habrá tiempo para los cuelgues de ácido (sonoros).

Lo suyo es el stoner, con mucho doom, y varias pinceladas, o intentos, de psicodelia en momentos puntuales. Seguramente porque no habrán querido meterse en un terreno que no conocían del todo. Pero curiosamente, han tenido la valentía de hacer un disco instrumental al 90 %. En efecto: Música desértica, más la falta de palabras nos recuerdan a los KARMA TO BURN, maestros en esto de entretenernos sin necesidad de voces. Pero la mayor similitud “moderna”, está con los americanos ELDER, desde el particular tono de las guitarras, pasando por la estructura de los temas.

La voz, precisamente han decidido relegarla a la última mitad del tema de cierre, “Dry Tears”, la más melancólica y (relativamente) calmada, sin contar el interludio acústico de “Blackened Dawn”, y vete tú a saber por qué, noto la sombra del Post Metal, que tan de boga se ha puesto actualmente. Que no quiere decir que sea una canción adscrita exclusivamente a dicho subgénero, ni que esto sea malo. Todo lo contrario, se agradecen estas incursiones a otros terrenos. Siempre que estén bien realizadas, claro.

Estos escarceos con la psicodelia se notan más en “Hazy Blur Of Life”, ese riff largo e hipnótico que se repite a lo largo de la canción, alternándose con otra parte limpia. Y aunque no son nada cercano al metal, me han venido a la cabeza inmediatamente los SAMSARA BLUES EXPERIMENT. Pero precisamente es este el tema más flojo del disco, no consigue llamar nuestra atención lo suficiente y se hace más pesado (en el mal sentido) de lo que debería.

Por fortuna, no todo es así, y el resto de canciones suben el nivel. “Holy Wall” se desprende de todas sus ataduras en un comiendo y nos ofrecen un Doom bastante contundente, muy a lo CROWBAR, y si me apuráis al doom/death británico de los 90.

No es un mal comienzo el de MOTHERSLOTH. Tal y como mencioné, han intentado mantenerse fieles a lo que saben hacer, dejando un pequeño hueco a otros terrenos, como la psicodelia y el post metal, pero de manera tímida, jugando en casa, vamos. No vamos a reclamarles una amalgama de géneros que nos deje con la boca abierta, porque no es el momento, y sinceramente, tampoco hace falta. Ya han logrado un buen debut, y bastante recompensa es.

firmapablobalbontín

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS