MORITO ERGO SUM (SWE) – A mournful foreboding (2016)

Enlaces: Web Oficial Facebook Youtube Reverbnation BandCamp

moritoergosum01Para los amantes del doom metal llega desde Suecia, su cuna por excelencia, el nuevo trabajo de MORITO ERGO SUM, bajo el título de A mournful foreboding. El disco ha sido producido por la propia banda y el prestigioso Mike Wead (CANDLEMASS, MEMENTO MORI, MERCYFUL FATE y KING DIAMOND, entre otros). La calidad en la producción es patente en todos los cortes del disco, que cuentan con un sonido que responde a la perfección a las piezas más acústicas como en las que el componente eléctrico es mayor.

En A mournful foreboding se podrán encontrar seis cortes de puro doom en los que se busca la tensión en las composiciones a través del uso de tritonos, acordes semidisminuidos, baterías pesadas y voces pausadas que recitan letras que rezuman hastío.

Las composiciones, desde el punto de vista instrumental, son magistrales, atreviéndose con temas netamente acústicos, como «I won’t be around» o la maravillosa «Rain»; o con la electricidad de «Falling low», «Crows of hate» o «Shameless pain». Destacan los riffs compuestos para las guitarras de Paolo Cito, que están cargados de melodía y expresividad, acompañados del bajo de Harry Virtanen que no pierde su identidad como muestra el tema «Crows of hate» y una batería que ayuda a incrementar la sensación de pesadez. Como se ha apuntado, las guitarras se vuelcan más en la parte rítmica, si bien los solos de Xavier Aguilar en «Shameless pain» y en «Crows of hate» muestran el nivel técnico y la capacidad para generar sensaciones con el instrumento.

La manera en que MORITO ERGO SUM enfoca las voces es interesante, ya que en varias ocasiones se podría echar en falta que las voces limpias de Sebastian Rosengren rompieran con un gutural como ocurre en SWALLOW THE SUN, si bien mantiene en todos los temas una cadencia constante en la entonación de tal manera que parece que recita las letras. Este factor les hace diferenciarse en el doom, aún cuando hay otros grupos como MY DYING BRIDE que hacen un planteamiento similar, si bien MORITO ERGO SUM muestran mucha mayor variedad compositiva y tacto a la hora de acometer la estructura de los temas. También resulta curioso que la voz no se acompañe de ningún efecto en la mezcla, como sería un delay o reverb, haciendo que suenen secas. La falta de arreglos a la voz podría ser un punto a mejorar, pues Sebastian gana enteros en los momentos en los que cuenta con unos mínimos coros, bastando como ejemplo «Falling low» y «I won’t be around».

Por otra parte, la inclusión de un violinista resulta un gran acierto porque pocos instrumentos pueden resultar más melancólicos, siendo el compañero de viaje ideal para esta banda.

Nuevamente, nos encontramos ante una banda a la que habrá que seguir la pista de cerca pues muestra una propuesta de altísimo nivel dentro del sub-género del doom metal, con excelentes composiciones y atreviéndose con incursiones en el género más acústico que enriquecen con sus matices el conjunto del disco.

firmadavid

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS