MORA PROKAZA (BLR) – By chance, 2020

Enlaces:

En Season of Mist deben de estar frotándose las manos, ya que tienen en su roster a uno de los grupos de 2020. Y no por calidad estrictamente, sino por impacto mediático. MORA PROKAZA son «esos que hacen black metal con trap«, el género con la base de fans más intransigente mezclado con el estilo más odiado en la actualidad, con unos vídeos que cuentan con esa autoparodia eslava tan popular en según qué rincones de internet y que habrán sido compartidos cientos de veces «por las risas«. 

Pero más allá de la expectación desmedida, pero comprensible, que han desatado los bielorrusos, no todo es lo que parece en la mejor campaña de marketing musical de lo que llevamos de 2020. 

En lo estrictamente musical, MORA PROKAZA tocan black metal, pero no trap, si entendemos dicho estilo bajo su premisa original: un tipo de producción basado en la caja de ritmos Rolland 808. Si el reggaeton se hizo famoso por tener siempre el mismo ritmo percusivo, del trap podemos decir exactamente lo mismo. Que a partir de ahí haya evolucionado a algo bastante diferente, con una nueva dimensión cultural y estética, es otra historia… Los eslavos, pues, no usan ni ese tipo de producción, ni bajo las capas de tremolo pickings hay sintetizadores, ni poseen esa cadencia grave, constante y ligeramente ambiental. Hay rap, sin duda alguna, pero tiene mucho más que ver con el mumble rap que muchas veces se asocia al trap por su casi idéntica cadencia, sólo que en este caso tenemos voz rasgada.

Una premisa falsa, pero que funciona a nivel publicitario, y más cuando son únicamente «WIMG«, «Sorry man» y «Blacker than black» las que más encajan en ese estereotipo de black/trap. Porque el disco representa un viaje con muchísimas curvas y giros, tomando enfoques más tradicionales y otros mucho más vanguardistas, tanto para bien como para mal. Superado el shock inicial de «WIMG» con sus trombones nada más comenzar, podríamos decir que las rápidas líneas vocales de Farmakon proporcionan lo que el público espera oír con eso de «black metal con trap«. Incluso «I’m not yours» parece, a modo casi de parodia, imitar ese sonido ambiental y machacón del estilo, sólo que sampleando disonancias de guitarras en lugar de la perenne caja de ritmos. 

Pero llegamos a «Check it» y aquí es donde empiezan esas curvas. El uso de xilófono, el acordeón, las guitarras distorsionadas en ciertos puntos y la forma de rapear de Farmakon, casi ladrando, recuerdan más a los PESTE NOIRE modernos que a GHOSTEMANE (sólo que sin el elemento provocativo) con ese ambiente rural francés que emana. Las curvas nos siguen llevando a buen puerto en «I am a human«, el corte más relativamente tradicional del álbum, sin apenas experimentos y más apegado a los orígenes del grupo. Pero el derrape llega en la siguiente, ya que los bielorrusos se pasan de listos en «I see it this way«. Entiendo el carácter vanguardista y arriesgado que quieren dar a By chance, pero por mucho que mole sobre el papel meter un sitar y un scratching en la misma canción, de poco sirve si esta es una colección de sonidos que no va a ningún lado. Del vacío salen y al vacío vuelven sin articular nada en concreto. Tan sólo el loop de piano final parece dotar de cierto orden, pero resulta insuficiente en los seis minutos de corte. No estoy en contra de la experimentación; sin ir más lejos «Madonna» presenta percusión y cantos tribales que desembocan en una canción coherente y con evolución a lo largo de la misma, pero el «raro porque sí» no vale.

Volviendo a la clasificación musical del comienzo, aunque MORA PROKAZA no sean black/trap, sino rap bajo unas bases de black (y esto sería demasiado simplista), no puedo calificar By chance de mala obra. El dúo se ha tomado la molestia de hacer un álbum variado, que sea una obra experimental que no se quede en la simple broma de mezcla de géneros extraña. Tanto para dotar de variedad a la obra como para demostrar que hay vida más allá de la autoparodia y de mezclar estéticas (algo en lo que tampoco son pioneros). Cierto es que casi podemos contemplarlo como una colección de temas y que a veces se pasan de frenada realizando sin sentidos. Pero el esfuerzo por hacer algo distinto, y que salga algo mínimamente potable, pesa bastante más que sus defectos.

Comparte: