MOONSHIDE – Everlasting, 2014

Enlaces: Web Oficial Facebook

moonshide03Personalmente tenía mucho interés en este primer larga duracion de MOONSHIDE. Desde que escribí sobre su EP de 2013 he estado siguiendo la actividad de la banda preguntándome qué acabarían haciendo con la materia prima que obviamente tenían. Chains of agony fue un buen lanzamiento en el que vi algunos problemas, uno de esos que te hacen pensar que sí, bueno, hay cosas que mejorar, pero la banda tiene futuro. Además lo recibí con optimismo porque no tenemos muchas bandas de este estilo en España y creo que nos hacen falta. Después me enteré de que David García, encargado de guitarras, teclados y creo que también gran parte de la composición, dejaba la banda. Parecía claro que Everlasting sería la verdadera prueba de fuego para MOONSHIDE.

Ahora podemos ver Chains of agony como un adelanto de lo que preparaban para Everlasting. Los cuatro temas del EP se han incluído en el disco, regrabados para la ocasión, junto con cinco composiciones nuevas. No hay demasiada diferencia entre los temas antiguos y los nuevos en términos estilísticos, por lo que el disco guarda una continuidad notable.

En este sentido, nos mantenemos en ese estilo heavy/power metal progresivo melódico en la vena de SYMPHONY X o DREAM THEATER, pero con algunas señas de identidad que separa fácilmente a MOONSHIDE de todos esos grupos progresivos estereotípicos que aparecieron en la década pasada y la anterior amparados por el éxito de los más grandes. MOONSHIDE tienen un sonido un tanto oscuro, con muchas partes en las que las guitarras actúan de un modo parecido a un instrumento de percusión formando una base muy compacta con la batería. Al mismo tiempo, se mantienen en todo momento en un plano muy sobrio y cerebral que no debe confundirse con falta de sentimiento sino simplemente con un procedimiento que tiende a lo racional y sutil huyendo de la exageración. El resultado es elegante, pero al mismo tiempo apacible y, por momentos, reconfortante: pese a tratarse de un estilo progresivo creado a base de tomarse libertades compositivas la banda mantiene una especie de sensibilidad pop que hace que muchas partes sean sorprendentemente pegadizas. De hecho, mientras escuchaba Everlasting por primera vez me he sorprendido reconociendo algunos de mis momentos favoritos de temas como “Helpless wretch” o “Chains of agony“. La banda tiene un gancho notable que por lo visto se descubre a posteriori y que no es demasiado común en el género.

Por otra parte, desde el momento de darle al play mi mayor interés estaba en ver si habrían hecho algo con respecto a los puntos que destaqué como negativos al comentar su EP. No sé si otras críticas dirían cosas parecidas en su momento y no sé si los representantes de la prensa habremos tenido algo que ver, pero el caso es que sí que han hecho importantes cambios, especialmente en lo concerniente a la producción. Naturalmente, hablamos de una banda con medios limitados, y pienso que el sonido que han conseguido aún no les permite ser tan expresivos como podrían, pero en esta ocasión es mucho más limpio y, sobre todo, permite que los miembros de MOONSHIDE muestren todo lo que son capaces de hacer.

Y esto es algo en lo que tengo que detenerme. Es evidente que estas personas se toman en serio su aprendizaje, y hacen gala de un amplio vocabulario en su forma de expresarse musicalmente. Yo soy el primero que aplaude la espontaneidad y la garra de los grupos jóvenes, pero cuando uno escucha cosas como esta, donde se notan las horas de práctica y estudio, de verdad que se agradece.

Pues bien, las mejoras que mencionaba más arriba revelan estas capacidades mucho más allá de lo que pudimos oír en el EP. Las guitarras de Luis Del Canto y el último fichaje Jordi Palacios son brillantes, combinando unas rítmicas muy graves y potentes con solos sorprendentemente melódicos e incluso tarareables en ocasiones gestionando este contraste de un modo muy efectivo. Los teclados han ganado en protagonismo y son responsables tanto de un leve componente atmosférico como de arranques clásicos muy bien integrados en la textura general. El batería Alberto Del Canto sigue tocando como una máquina, pero esta vez deja notar unos matices que lo hacen más expresivo y revelan que en realidad es humano, y el bajo de Daniel Barros se entiende perfectamente, revelando por fin unas líneas bastante libres y que, la verdad, a mí me suenan muy divertidas pese a su complicación. La voz de Mireia Cuesta se revela, en mi opinión, como el rasgo de distinción definitivo de MOONSHIDE. Mantiene un buen control de los matices y cambios de registro, alternando entre las partes más suaves y las más directas de un modo muy convincente. En ocasiones parece, salvando las distancias, una especie de versión femenina de Roy Khan. Personalmente tengo que decir que mis partes favoritas son aquellas en las que se mantiene en tonos más dulces y seductores. En esta ocasión no encontramos un acercamiento al estilo lírico tan claro como el que vimos en la versión del EP de “Meltdown“. Yo pienso que quedaba bien, pero sí es cierto que quizás quedaba un tanto exagerado y rompía con la tónica general del estilo del grupo. Tengo que decir que su inglés sigue sin ser del todo bueno, pero sí hay una mejora apreciable en la pronunciación y creo que hay que reconocer ese esfuerzo.

Everlasting es un ejemplo de primer disco que despeja dudas sobre la calidad de un grupo. No hablamos de un album perfecto, pero sí de un estreno más que digno con el que creo que MOONSHIDE tienen ganado su lugar en la escena. Si siguen trabajando igual, y confío en que lo harán, ese lugar se les acabará quedando pequeño.

firmaantonioandrades

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS