MOONSHIDE – Chains of agony, 2013

Enlaces: Web Oficial MySpace Facebook

Parece que hoy por hoy en el mundo de la música se le llama progresivo a casi cualquier cosa que tenga algo de técnica y un sentido más o menos novedoso de la horizontalidad. El acceso cada vez más fácil a información y a cultura musical, además de la creciente sencillez con que cualquier chaval puede publicar su música desde su ordenador, está dando lugar a una competitividad sin precedentes en lo referente a la técnica, pero también está propiciando la aparición de composiciones cada vez más desestructuradas e incluso dadaístas en la eterna búsqueda de notoriedad.

MOONSHIDE no va de eso. Se trata de una banda barcelonesa de creación muy reciente pero formada por músicos de sobrada experiencia y de formación académica. Tocan heavy metal progresivo, pero no entran en esta pugna, optando en su lugar por un sonido más tradicional que remite claramente a las raíces más puras del “big three” del metal progresivo, a saber: FATES WARNING, QUEENSRYCHE y DREAM THEATER. A este aporte primario se le añade un extra de potencia que puede compararse con SYMPHONY X o ADAGIO. Como el lector podrá suponer, estamos ante una banda de metal progresivo de la que no hay que asustarse, puesto que están en el buen camino de encontrar el punto medio entre la ambición musical y la accesibilidad.

Naturalmente, lo que marca el estilo de MOONSHIDE es, como en cualquier grupo progesivo que se precie, el cambio constante, los incontables matices, los compases complejos y las ejecuciones difíciles. Sin embargo las composiciones de “Chains of agony” son sorprendentemente amenas e incluso pegadizas en algunas partes. Cuatro temas son los que componen este EP de presentación, y los tres primeros duran alrededor de cinco minutos cada uno, dejando el paroxismo progresista para los diez minutos de Meltdown, que por supuesto es el que mejor ejemplifica las posibilidades de la banda. De los otros, destaco la expresividad de Helpless Wretch.

No quiero entrar en esa eterna y absurda polémica de “tecnica contra sentimiento” o más precisamente “contenido contra forma” porque no creo que exista dicha dicotomía… y me alegra ver que mi opinión es corroborada por la música de MOONSHIDE, tan rica en conceptos musicales avanzados como en pasión e inspiración. Y es que estos dos aspectos beben el uno del otro, y debe aspirarse a convertirlos en uno y lo mismo. No se trata de que la técnica complemente al sentimiento, o le deje espacio, o lo que sea. No. Se trata de utilizar la técnica para expresar el sentimiento. MOONSHIDE parece entenderlo correctamente y les reconozco el mérito.

La parte negativa de este trabajo viene al analizar las actuaciones individuales de los miembros. Sobre las guitarras y la batería, nada que decir: son increíblemente precisas y mantienen el avance de las composiciones con una naturalidad admirable. Lo mejor de la banda. Sin embargo la producción las desluce un poco. La batería está en general demasiado baja para mi gusto, y algunos solos de guitarra quedan enterrados tras la textura formada por los demás instrumentos. El bajo tiene un sonido muy extraño en algunas partes, que dificulta su comprensión. Es una pena porque las líneas de bajo son en general muy interesantes y pienso que deberían ser mejor apreciadas. El teclado está a mi juicio muy desaprovechado. Hay partes de teclado francamente buenas, pero tienen muy poco protagonismo. Parece ser que es el propio David García, guitarrista y líder de la banda, quien se encarga de los teclados. No sé cómo trasladarán esto al directo, pero quizá cambiaría las cosas tener un teclista como miembro fijo. La vocalista Mireia Cuesta es muy buena también, y bajo mi punto de vista se luce especialmente en la parte lírica de Meltdown. Espero que en el futuro exploten más esta faceta. Pero hay algo que debe mejorar, y es la pronunciación del inglés. Yo siempre abogo por la utilización de una lengua tan universal y tan propia del rock y el heavy metal, pero debe usarse correctamente. En la página web del grupo hay también varios errores en el uso del idioma, que podrían resolverse de forma sencilla con una edición revisada.

En fin, la mayoría de los errores que he nombrado son detalles pequeños… pero que pueden marcar la diferencia entre la profesionalidad y el anonimato. Y MOONSHIDE es una banda prometedora, de nivel muy alto, que musicalmente lo tiene todo para llegar al éxito entre el exigente público progresivo. No me queda más que reconocer que estos detalles son normales en una banda que lleva apenas un año funcionando. Seguramente para su album debut notemos una mejoría destacable. Así lo espero yo mismo… y estaré atento.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS