MISÞYRMING (ISL) – Algleymi, 2019

Enlaces: Facebook

No es la primera vez (ni será la última) que comento en una crítica mi predilección por las escenas de negro metal en países como Polonia, Francia, Finlandia o Suecia. Si no fuera porque he obviado una de mis grandes favoritas, casi las hubiera mencionado en orden descendente. Obvio la, para un servidor, más atractiva escena de black metal del globo, puesto que la obra que hoy nos reúne aquí ha sido creada por una de esas bandas que ha hecho de Islandia una de las grandes potencias mundiales.

A pesar de que ocupa el puesto ciento ochenta y dos del mundo entre los ciento noventa y cuatro reconocidos por la ONU en cuanto a población total, durante los últimos diez años Islandia ha invadido con ferocidad, gelidez y carisma el vastísimo océano negro de metal. Bandas como SINMARA, NAĐRA, SVARTIDAUĐI, MANNVEIRA, los primeros SÓLSTAFIR, CARPE NOCTEM, ALMYRKVI, WORMLUST, ZHRINE, AUĐN, DYSTHYMIA, DYNFARI, FORTID, REBIRTH OF NEFAST o NYRST ponen de manifiesto la brutal oferta del país y su calidad.

Además de todas las mencionadas y otras que seguramente escapen a mi recuerdo y/o conocimiento, está la que nos oferta la obra sobre la que hoy escribe un servidor: MISÞYRMING. Estos auténticos hechiceros de riffs disonantes han vuelto a pegar una buena hostia encima de la mesa y reafirman su manera de interpretar el black metal, siempre aumentando un poco más si cabe esa sensación de estar sumido en un disforme pero seductor torbellino de agonía, muerte y el caos más absoluto.

Si hay algo que destacar de este ente musical es sin duda alguna las líneas de guitarra. Son las que despiertan el mayor número de sensaciones, emanando esa furia disonante que hace que tanto riffs como melodías suenen tan devastadores, tan confusos, tan hirientes. En muchas ocasiones, gracias a algunos elementos de fondo, como finos samplers en forma de gaseosos teclados, llegan a resultar incluso extrañamente esperanzadores, pero nada más lejos; sus acometidas son una oda a la obliteración más titánica, como si cualquier duda sobre el final de la vida de uno mismo o de la propia existencia fuera disipada de un plumazo.

Por supuesto, podemos reconocer elementos de black metal convencionales que evocan por momentos a lo escandinavo del género, pero no es algo a lo que MISÞYRMING recurra con asiduidad. Elementos atmosféricos, post e incluso psicodélicos completan esta maravillosa y perturbadora amalgama de influencias marca de la casa. 

De igual manera, las voces y la batería dan rienda suelta a la variedad, no dejándose arrastrar por lo que resulta habitual en el género, siendo las líneas vocales viscerales y agónicas y las percusiones versátiles y amenas. 

Sin duda alguna, Algleymi rapta nuestra mente hacia un oscuro zulo donde tan sólo podemos dejarnos llevar por el caos que provoca corte tras corte. Si quieres una experiencia turbia cercana a las drogas psicodélicas, pero en forma de música, este es un disco que te puede ayudar a acercarte a tus propósitos, pero ten cuidado con dejarte arrastrar, pues el pozo será tan profundo que no podrás salir jamás.

Comparte:

COMENTARIOS