MILETH (ESP) – Catro pregarias no albor da lúa morta, 2019

Enlaces: Facebook

Alguna vez he sido considerado dentro de esta web como uno de los especialistas en sonidos folclóricos y paganos en el metal. Puede que sea así, pues creo que es, junto con el black metal, uno de los estilos que más he escuchado desde que descubrí el metal hará ya más de quince años. De hecho, ya puse en exposición parte de mis conocimientos, al mismo tiempo que adquiría muchos otros nuevos, en un artículo sobre los orígenes del pagan metal en España, el cual podéis consultar pinchando aquí si gustáis. Pero incluso los que más saben de un estilo siempre tienen cosas que aprender, bandas por descubrir y, sobre todo, ganas de seguir indagando en los vastos y fértiles páramos del metal.

Si por aquel entonces hubiera pilotado a MILETH como hoy en día, sin duda alguna hubieran dispuesto de su correspondiente mención en aquel artículo que con tanto cariño escribí para esta, la web de mi corazón. Pues con corazón es que ha traído a estos páramos su primer trabajo en larga duración la formación gallega MILETH, que cuenta entre sus filas con músicos de otras muy buenas bandas de la escena gallega como DYSNOMIA o DIOIVO.

Conocía a la banda de oídas, aunque por desgracia no tuve la oportunidad de disfrutarla hasta el Iberian Warriors de 2017, destacando su actuación entre muchas otras bandas, incluso entre algunas que acudían a la fecha como cabezas de festival. Desde entonces, he estado esperando con ansia un LP de los de Vigo, ¡y finalmente está aquí! Poquito más de cincuenta minutos dura este Catro pregarias no albor da lúa morta donde MILETH despliega todos sus encantos, los cuales pasamos a comentar ahora.

El punto fuerte de MILETH, sin duda alguna, es la versatilidad y facilidad con la que entreteje las diferentes esencias que componen su música. Nos presentan un pagan metal que mide esfuerzos casi en un fifty-fifty con un folclore sofisticado, puro y con mucha clase. Me gusta mucho también el descaro con el que mezclan un pagan metal de corte clásico con fuerte carga black metalera con elementos de metal más moderno, sin que resulte un empastre infumable. Al contrario, los vigueses han conseguido consolidar un sonido muy personal y característico que bien puede recordar por momentos a leyendas del norte como XERIÓN, ILBELTZ o AIUMEEN BASOA, pero también evocar a otras de fuera de nuestras fronteras como ÀSMEGIN, IRMINSUL u OTYG, pero siempre con su propia personalidad.

La misma variedad que encontramos por parte de las cuerdas la podemos encontrar también en cualquiera de las labores en la que nos fijemos. Las percusiones, ya sea en los pasajes más rápidos o en los más calmados, brindan una buena amalgama de recursos y ritmos que no hacen más que acentuar esa sensación de variedad. En el apartado folclórico, percusiones adicionales, bouzoukis, violines, tin whistle o arpa de boca nos regalan los sonidos más paganos y tribales, culpables de que la parte más imaginativa de nuestro cerebro se active, dibujándose en la mente frondosos parajes custodiados por ancestrales entes etéreos.

Pero para un servidor, las líneas de voz se llevan la palma de este trabajo, si es que puede ser posible. Puede que mi condición de vocalista me haga decantarme por el trabajo de Elías, Dana y Marcos, quienes han confeccionado un fantástico entramado de voces limpias, guturales y coros digno de destacar. Los cuasi primitivos screams de Marcos se intercambian con la dulce pero a la vez poderosa voz de Dana en un poético diálogo que encandila y que transmite rompiendo cualquier barrera lingüística.

Si alguien todavía se atreve a poner en duda la calidad y el buen estado de forma de la escena de metal en España, que le preste una sola escucha a este redondo y que su boca no vuelva a pronunciarse al respecto, o de lo contrario sufrirá por la eternidad la justa furia del Cosmos y la Madre Natura.

Comparte:

COMENTARIOS