METALDAYS 2013 – Crónica/Reportaje

Enlaces: Web Oficial Facebook Twitter

metaldays13Metaldays o Metalcamp, posiblemente muchos de vosotros conozcáis este festival desde hace relativamente poco, tal vez un año, dos, tres… Pero es indudable que Wacken o Hellfest habrán estado bastante más tiempo en vuestro imaginario, y con suerte para algunos, en sus experiencias vitales. La popularidad del festival (y por consiguiente la afluencia de público) se ha incrementado notablemente en estos últimos años.

¿Por qué? Porque es un festival distinto. El festival arquetípico europeo (no hablemos de España, que tenemos los mismos cabezas de cartel desde hace 20 años), se basa en muchas bandas, muchos escenarios y muy poco tiempo, haciendo imposible la tarea de ver todo lo que quieres ver. Ya sea por coincidencia de estas o simplemente porque la noche anterior fue dura y no hay ganas de mover el culo a las 12 de la mañana del camping al escenario. Una masificación que ya está empezando a recibir críticas.

El planteamiento del festival esloveno es otro. Dos escenarios: uno principal y otro más humilde, y los conciertos, hasta el mediodía no empiezan. ¿Qué se hace por la mañana? Descartando casi la opción de dormir hasta más allá de las 10, porque os aseguro que el sol esloveno hace sudar como un cerdo, y más en el horno en el que se convierte vuestra tienda de campaña. Quedan unas cuantas cosas por hacer: ir al pueblo de Tolmin, que está justo después del camping, hacer senderismo por la zona, o pasarse la mañana en el río Soča con las sillas en la orilla. Río que, por cierto, su caudal procede de la nieve derretida de los Alpes, así que la sorpresa al meter los pies en su agua a 4º es mayúscula.

El gran encanto del Metaldays, la zona en la que se celebra, totalmente idílica y que hace bueno el lema del festival «Hell Over Paradise». Un sitio, en definitiva, mucho más de relax que su competencia europea, donde las prisas son el factor clave. Aquí, si no vas a X concierto, hay más posibilidades aparte de beber. Todo te lo puedes tomar con mucha más calma, un festival bastante más relajado. Así, como detalle curioso, un servidor vio a unas cuantas familias completas pululando por la zona. Eso, en la vorágine de un Pinkpop, no sería posible.

Con todo esto, no es casualidad que una década después de su creación, sea un festival al alza. Mientras que en la península, el planteamiento es «sácales todo lo que puedas antes de que se vayan», porque un litro de cerveza a diez euros es para plantearse la vuelta del «Garrote vil», en Europa, y en el caso que nos ocupa, hay un pensamiento muy distinto «trátalos bien para que vuelvan». Desde luego, también influye que el pequeño pueblo de Tolmin viva prácticamente de los tres festivales que se hacen en la zona. Así, aparte de cerveza más barata, hay otras ventajas, como tener un determinado descuento al entrar en algún parque natural o incluso alguna tienda en Liubliana ofertaba ropa a mitad de precio si presentabas la entrada al festival.

Tras esta «breve» introducción (imaginaos como es el resto del artículo…) pasemos a lo importante: la música. Pero primero un par de aclaraciones: Esto es una crónica unipersonal. Por tanto, es imposible cubrir absolutamente todas las bandas y todos los aspectos del festival, así que por sí alguien se pregunta: «¿donde está X banda?» para evitar enfados, servidor ha visto y ha pasado de ver lo que ha querido, si falta alguna banda relevante (que se que han sido más de una) ya sabéis por qué. Parece bastante obvio, y no lo digo por la mayoría, sino por un pequeño sector que siempre existe y no está contento nunca con nada.

metaldays12

LUNES

El festival empezó de la manera más extraña posible. Aproximadamente sobre las cinco de la tarde, llegamos al segundo escenario para ver a NEUROTECH, el proyecto de Metal Industrial unipersonal de Wulf, que tan solo tienen un álbum en su haber. Apenas había escuchado nada, pero había curiosidad…. y con la curiosidad me quedé. Al final del segundo tema del set, les reventó el ordenador de los samples y así, sin más, se acabó el concierto. Dos temas simplemente, disculpas de la banda con la sonrisa sarcástica de «es tan absurda la situación que tenemos que reírnos». En fin, los debates sobre si deberían haber llevado un ordenador de repuesto sucedieron, pero en cualquier caso, ahí nos quedamos con la cara de tontos.

Ahora que, las sorpresas no pararían, y esta vez para bien. A todos nos ha pasado que en este tipo de eventos, muchas veces vamos a la sorpresa, a ver qué nos espera, porque es imposible conocer todo lo que toca. A veces se falla, otras veces se acierta, y otras tienes que recoger la mandíbula del suelo. Y es que los locales THE CANYON OBSERVER fueron un cañonazo de Sludge/Post Metal o lo que sea. Unos hijos muy cabreados de NEUROSIS que en unos 40 minutos dieron toda una lección de cómo aplastar al público contra el suelo. Tocaron prácticamente como si de un solo tema se tratase, una sesión ininterrumpida de agresividad muy lenta y muy pesada que nos dejó a todos en trance.

metaldays02Recuperados del impacto, fuimos con el ojo crítico a SOILWORK. Sinceramente nunca les he visto el encanto, a ninguna de sus obras, pero esta vez entendí donde estaba el aliciente. Los suecos son carne de cañón perfecta para festivales. Un set corto, de una hora aproximadamente, con temas con un poco de tralla y otros más tranquilos, juntando temas nuevos como This Momentary Bliss, más algún hit para desbocar la fiesta, como Stabbing the Drama, logran un concierto muy divertido, aunque no te convenza el material de estudio. Perdí la cuenta de en cuantos mosh, circle pits o wall of death me metí, y precisamente por eso SOILWORK son muy buenos para el directo, no hay que centrarse en ver si tocan todo a la perfección (y eso que Dirk Verbeuren es un monstruo), sino en desmadrarse.

De nuevo al escenario secundario para volver a la agónica lentitud de MOUTH OF THE ARCHITECT. A diferencia de THE CANYON OBSERVER, aquí sí que sabía que iba a encontrarme. Como dijo un compañero de faenas «hacen lo mismo que CULT OF LUNA, pero sin amariconarse». Así que tuvimos otra sesión de Sludge bien ejecutado, no tan demoledor como el de los eslovenos, sino centrándose más en su lado ambiental y sin ir tan directos al grano. Un concierto «ligeramente» más tranquilo para lo que llevábamos de día, pero capaz igual de dejarte embobado.

Tras perderme ENSIFERUM, que ni me iban ni venían, opté por unas leyendas del Thrash neoyorquino: OVERKILL, por los cuales parece que no pasan los años. Bobby «Blitz» estuvo todo el tiempo animando, sin estar quieto un solo segundo, y en cuanto a la eterna pregunta de si llegó a los tonos más altos, puedo afirmar, entre mosh y mosh, que cumplió de sobras (aunque tampoco llegó a ser perfecto, claro está, que la edad no pasa en vano). No dejaron a nadie insatisfecho, más cuando cayeron Hello From The Gutter, Rotten to the Core, Iron Bound, Old School y la siempre presente Fuck You.

Al final los 75 minutos se pasaron casi volando, gracias tanto al entusiasmo del público y de la propia banda, que demostraban que se lo estaban pasando de puta madre sobre las tablas, y así normal que te hagas un conciertazo.

Llegaba el turno de los primeros cabezas de cartel, los queridos y odiados IN FLAMES. Si tengo que ser sincero, me encantan desde «Lunar Strain» hasta «Whoracle», de lo demás, algunas cosas también me agradan bastante, otras ni las tolero (pocas cosas peores que ese falso «Come Clarity»), y otras como sus dos últimos discos, que ni me van ni me vienen.

Pues una de cal y una de arena dieron. Por un lado, los temas nuevos suenan más agresivos. Más «metalizados» si preferimos llamarlometaldays03 así, pero si la materia prima no tiene atractivo, poco se puede mejorar. Y es que, a estas alturas de la película no les voy a pedir un tema pre «Colony» (que solo fue una descafeinada The Hive), pero que con tanto tema de «Sounds of a Playground Fading» la parte intermedia se me hizo muy lenta. Así que agradecí bastante un Only For The Weak, un The Quiet Place o My Sweet Shadow. Tal vez es que yo sea un cerrado de mente, pero demasiado material nuevo, se hace pesado.

Que no todo son malas noticias en la parroquia, que Anders cantó bastante mejor de lo que se esperaba, incluso se atrevió con algunos guturales de verdad, nada de que a la segunda canción se quedase sin voz. Al menos son síntomas de recuperación, otra cosa es lo que decidan hacer en el estudio….

Y hablando de cantantes que lo hicieron bastante mejor de lo que esperaba, ahí tenemos a Bobby Liebling y sus PENTAGRAM y el conciertazo que se marcaron.

Hablamos de un tío que directamente, ha escapado de la muerte. De estar consumido y tirado por la heroína durante décadas, a volver a los escenarios totalmente limpio. Esta vez no se quedó «pillado» en ningún momento, mirando al vacío o despistado (efectos colaterales) e hizo a la perfección su papel de maestro de ceremonias. También, que se ha rodeado de unos musicazos que no fallan una.

Parece que no, pero es que un concierto de PENTAGRAM, con su peculiar Doom psicodélico, con ese olor añejo, era perfecto para disfrutarlo con calma y cerrar la noche en el apartado musical.

MARTES

Pues seguimos de sorpresa en sorpresa. En Metaldays no era raro ver colgados carteles de bandas noveles animando a que veas su banda. Una de las muchas que colgó carteles fueron los EXTREME SMOKE 57. Me llamó la atención que en el cartel se anunciaban como Grindcore/Noise, y tenían una corchea tachada. Vamos, que proclamaban que más que música, ellos hacían ruido, y eso había que verlo sí o sí.

Al principio, nada fuera de lo común, Grind de toda la vida, algún solo inusual, pero poco más. La sorpresa llegaría un poco más adelante, cuando el batería abandona su puesto, sacan un teclado bastante viejo que solo hacía ruido blanco, y el propio cantante saca un cubo de la basura abollado… que serviría de percusión y que incluso se lo pondría en la cabeza. Y así unos 10 minutos con temas que no superaban los 20 segundos. Para muestra un vídeo, que no es de dicha actuación, pero para que os hagáis una idea de lo extraño del concierto. Desde luego una de estas cosas que solo se ven una vez en la vida. Inusual como mínimo.

Tras un breve descanso en el camping, no pretendía ver a ARKONA… hasta que el vozarrón de Masha Scream me quitó la pereza al instante. Y es que en estos tiempos de perfección de estudio y autotune, hacen más falta que nunca personas como ella, que no solo tienen una vez excelente, sino que además todo lo que hay en el disco, se planta en el escenario, tal cual. Así que por si no llamase la atención una tía rusa enorme con pieles cual berserker en el escenario, imaginaos cuando suelta los rugidos de mala bestia, yo desde luego no me metería con ella.

Mira que no soy fan de ARKONA, pero son capaces de montar una buena fiesta, así que imaginaos como un moshpit se acaba transformando en un baile típico ruso entre no sé cuántas personas. Si yo, que fui a ver “que pasaba por ahí”, acabé exhausto y encantado, que no os quede ninguna duda de lo que os espera en el caso de que realmente os guste.

Ahora que, si ARKONA fueron una fiesta, ALESTORM fue caótico… como mínimo. Su Power Metal ambientado en las historias de piratas, aparte de pegar un subidón (muy merecido, incluso con su corta discografía) de popularidad en los últimos años, invita a lo que vivos en el Metaldays, una actuación muy divertida, donde no me equivocaría al decir que he visto el mayor número de crowdsurfing en mi vida, hasta tal punto de que, entre la afluencia brutal de público que había, y la gente que estaba encima de tu cabeza, dirigiéndose aupados por la multitud al foso, uno ya estaba totalmente atrapado y arrastrado, hasta tal punto que sin comerlo ni beberlo me planté en segunda fila (Aunque hay que decir que llegaba a un punto agobiante incluso). La fiesta que había montada entre el público era tal, que ni la propia banda se lo esperaba, mirando a la multitud con una mezcla entre asombro y entusiasmo.

metaldays04
De nuevo volvemos a la misma premisa de otras bandas comentadas anteriormente, te puede gustar o no su material de estudio, pero su directo es su gran baza. Y es que ALESTORM demostraron que, aunque parezca que no hay que tomarlos en serio, pueden dar una paliza en directo a más de una banda que tenga más historia y mito detrás, o si queremos decirlo de otro modo, son muy buenos en lo que hacen, y eso creo que, de momento, es indiscutible.

Después, tocaba el clásico de clásico en los festivales: la incertidumbre de coger a una u otra banda. En este caso, me encontraba en la encrucijada entre SAMAEL y EYEHATEGOD. Posiblemente a los segundos tuviera menos posibilidades de verlos y sería más lógico haberlos visto… pero dicen que el corazón puede más que la razón, y SAMAEL son una de mis debilidades. Aunque haya pasado bastante tiempo desde que dejaron de seguir los dictados musicales noruegos, siempre he considerado que en el campo del Metal Industrial también han dado una lección de cómo se deben hacer las cosas. Y siguen siendo una de las referencias musicales más importantes del montañoso paraíso fiscal al que pertenecen (después, claro está, de los titanes CELTIC FROST)

Y tras la hora y cuarto en segunda fila, salí con una sonrisa de oreja a oreja, porque concierto con mayúsculas, que se marcaron los suizos, convenciendo incluso a los más reticentes. Si arrancas con My Own Saviour y Shining Kingdom del mítico “Passage” pues entras arrasando, súmale a casi acabar con Rain, de la misma obra, algún tema más moderno como Slavocracy o In God We Trust y encima rematas con temas de la añorada época blacker, véase Ceremony Of Opposites y Baphomet’s Throne, te llevas a medio festival por delante. Vorph y sus chicos están en un estado de forma envidiable, como máquinas engrasadas, interactuando con la gente en varias ocasiones. Ni mucho menos una actitud prepotente o arrogante como podría pasar para una banda relativamente importante, como son SAMAEL.

Estábamos todavía a martes y ya habíamos visto uno de los mejores conciertos del festival, así que tocaba equilibrar la balanza y joder un poco la cosa. ¿Quiénes serían los encargados de tan ingrata tarea? Ni más ni menos que MAYHEM.

De los noruegos en directo se suele contar o bien, que son un auténtico ritual de Black Metal, o unos mierdas. Aquí vimos las dos caras. Ya para empezar, me extrañaba que fueran a tocar hora y media como les corresponde a los cabezas de cartel, supondría que tocarían un poco menos. Así fue, porque empezaron 15 minutos tarde, pero bueno, abrir con Deathcrush se acepta como disculpa. Y oye, que todo empezaba bien, Attila vestido de algo que no logro recordar, solo sé que de Papa satánico no era, no la liaba y hacía de perfecto maestro de ceremonias. De los guitarristas a sueldo, poco que decir, hicieron su trabajo, que para eso les pagan. Necrobutcher, empezó bien, hasta que la botella de champagne comenzó a adquirir más importancia que el show en sí. Menos mal que siempre está el hombre con una batería tan grande que parece una máquina de matar, y de la cual no desperdicia ni el último gong. Hellhammer fue el único que estuvo a la altura de la leyenda, tocando todo el repertorio de manera impecable.

¿Qué pasó entonces? Que aunque tuvieron momentos brillantes, como una Freezing Moon que me erizó la piel, en el escenario lo que había era mucha desidia y el nivel del concierto bajó a niveles alarmantes, hasta que tras 50 minutos y tras la macarra Pure Fucking Armaggedon, tocada de una manera bastante poco exigente, por decirlo de manera suave, como buena parte del set, se marchan si despedirse siquiera, como si estuvieran en un ensayo de lunes de resaca y tuvieran el coche en la puerta. Como dijo un amigo “piensa que hemos visto a Hellhammer” Y ese debe de ser nuestro consuelo.

Para quitarnos el mal sabor de boca, otra banda que fue el yang de los noruegos. Y es que no sé como EXHUMED no eran los cabezas de cartel. Ellos sí que aprovecharon los 70  minutos de concierto y con una actitud muchísimo más amigable y de “colegueo” (como demostró el bajista, de fiesta después, compartiendo su whisky y su vodka en un estado etílico poco recomendable…), con una audiencia bastante más animada que la anterior que los vi, pero en sala, e incluso con cierto espectáculo escénico, con un cirujano ensangrentado que perseguía a todos con una sierra eléctrica y “reanimaba” al guitarrista durante el solo, con cerveza. Tuvieron la suerte de que el sonido del segundo escenario les respetó, y ellos tocaron de manera demoledora, con muchísimas ganas y un setlist bastante equilibrado, donde cayó de todo, desde Necromaniac, hasta más modernos, ahí están All Guts, No Glory, As Hammer To Anvil o Through Cadaver Eyes, permitiéndose incluso el lujo de un pequeño medley de Seek and Destroy, Black Magic y Creeping Death (siempre se ha notado que EXHUMED en directo tienen la actitud de los METALLICA de finales de los 80 y principios y mediados de los 90).

Otros triunfadores de la noche que, por razones inexplicables no están en la primera línea del Death Metal americano actual, porque si más de uno viese el torbellino que son esta gente en directo, se mea encima, sin más.

MIÉRCOLES

Por desgracia, el Miércoles la gran protagonista fue una lluvia torrencial que llenó todo de barro y bajó los ánimos de muchos para ver conciertos (inclusive), así que tras perderme algunos conciertos pequeños (y no tan pequeños) a los que me quería acercar por curiosidad, empezaría la jornada con otro de esos nombres míticos de la escena Grind mundial, y todo sea dicho, otros currantes como la copa de un pino: BRUTAL TRUTH.

A la hora de tocar, la lluvia no les tocó, pero les jodió casi igual porque muchos se quedaron a cubierto, o en una parte atrasada del escenario, porque la parte central era un auténtico cenagal. Más que moshpit en esos momentos, se podía hacer pelea en el barro.

Aún así, como sus miembros ya llevan décadas en la carretera, saben hacer frente perfectamente a este tipo de cosas, como no tener al público más activo del mundo por condiciones meteorológicas, se dedicaron a lo que mejor saben: tocar con toda la mala leche posible durante el poco tiempo que tenían a su disposición. Una lástima que por lo general, la gente estuviese un tanto parada, dando la situación de que fuese un concierto más, pero los americanos hicieron lo que pudieron, y seguramente si las condiciones hubiesen sido otras, ese corto rato de tralla, no se habría olvidado, desde luego.

metaldays05De las 15.000 bandas de las que uno oye hablar alguna vez, CRIPPER era una de esas. De algo me sonaban, pero vete tú a saber de qué, así que, mejor que ver a TURISAS, cuyo interés propio radica en  nada más que en algún tema suelto, me dirigí al segundo escenario para ver a estos alemanes, a ver si conseguía averiguar de qué me sonaban… y desde luego, no lo olvidaré. Imaginaos a una banda, inspirada en el Thrash de su país, que a nivel técnico lo bordan, o en otras palabras, que hacen un revival genial del Thrash teutón, y encabezados por una chica delgada y ligerita, que no parece que haya roto un plato, que en cuanto abra la boca para cantar, saque a un jaguar de dentro de su garganta, y que como frontwoman se come a muchos tíos que desempeñan el mismo papel. Mira que últimamente el Thrash me resultaba aburrido, pero no sé cómo lo hicieron ellos, que en una escasa hora de descarga, me hicieron recuperar la fe en el género.

Solo tienen tres discos, pero con conciertos como este, desde luego se merecen aparecer en el mapa del Thrash actual. Desde luego, no innovan demasiado ¿pero acaso el 75% de las bandas del género lo hacen acaso? Pues cuidado con ellos en un futuro, y no porque simplemente tengan a una fémina a las voces (algo que se hace desde los HOLY MOSES), sino porque le echan unos huevos y unos ovarios bien grandes.

Hablando de innovación, considero a MESHUGGAH, como la banda más innovadora que hay en el Metal actualmente, creando incluso un discutible subgénero con nombre de Pokémon, que nos guste más o menos, ahí están esas bandas y ese tono de guitarra tan peculiar.

Podría estar diciendo muchas bondades de los pirados de las ocho cuerdas, pero aún así, no los aguanto. Me entra dolor de cabeza al escuchar el “Chaosphere”. Tal vez sea, como dicen muchos, que su sonido es jodido de asimilar y que aún no me he acostumbrado, y pueden que tengan razón, pero por lo pronto me marean sus discos. Pero con todo eso, fui a ver de qué tamaño me ganaba la migraña, para matar el tiempo hasta DYING FETUS. Y afortunadamente para las cuatro neuronas que tengo, la mitad de concierto que pude presenciar, no sonaron tan “extraños”, con ese tono de guitarra que tantos cerebros machaca, sonaron muy brutos, pero simplemente no me parecieron tan indigestos como me suele pasar… hasta la media hora, que realmente se pusieron bastante más densos y era el momento ideal para marchar.

Aún así, no quiero llevar al error a nadie, y es que, obviando que en el escenario son unos músicos de 11, al que le gusten realmente, les haya “pillado el truco”, se le caerán los pantalones al suelo de la emoción.

Tocaba repetir cita con DYING FETUS (el año pasado hicieron una visita por mi ciudad natal), y creo que podrían llevarse el premiometaldays06 al concierto más violento de Metaldays 2013, y no solo por circlepits y burradas similares, que os aseguro que dolieron más que en ningún otro concierto. Sino por la música en sí, porque los de Maryland en cada riff llevan la violencia por seña, porque aunque sean 3 en directo, atruenan como 300.  Fue dar el pistoletazo de salida con Grotesque Impalement y allí hasta los demonios se quedaron impresionados. Lo demás, os podéis hacer una idea: Your Treachery Will Die With You, Praise The Lord, Kill Your Mother, Rape Your Dog, One Shot, One Kill… Una patada en la boca tras otra, porque por si fuera poco, los cabrones apenas hacían pausas entre canciones (y como se agradecían estas). Imaginad una apisonadora industrial contra vuestro cuerpo durante una hora entera y ya sabréis como se las gastan DYING FETUS en un escenario.

Tras un breve descanso en el camping con SONATA ARTICA sonando muy de fondo, llegaba la hora de cerrar la noche con más tralla, aunque de manera distinta. Si antes hablábamos de grupos que no tenían el reconocimiento que debieran, TAAKE son de esos que tras muchos años en la sombra, han obtenido parte de la atención que se merecían. Algunos dirán que por las ganas de Host de liarla en cualquier concierto, con numeritos de pintarse esvásticas y demás intentos de provocación, que para mí son más una estrategia de marketing, que de gilipollez supina, como puede ser Gaahl o el amigo de los sionistas, Varg.

metaldays07Volviendo a lo puramente musical, TAAKE si que ofrecieron una sesión de Black Metal como tiene que ser, simple, implacable y directo al cuello. Allí todos los asistentes, a la una de la mañana, se quedaron completamente embobados con la tormenta de mala baba y blast beats que nos ofrecieron Host y sus compinches, que a diferencia de las “leyendas” de MAYHEM, aquí todos se dedicaron a hacer música y a portarse con todos los que decidieron invertir el tiempo con ellos. Tal vez una actitud un tanto fría para mi gusto (pero es lo habitual en este subgénero), pero lograron que se nos hiciera corta la descarga. Tanto que, efectivamente, diez minutos antes del tiempo estipulado para que acabase, se fueron todos, y cuando apareció Host solo, para lo que parecía un bis que todos coreaban, soltó un sincero “la verdad es que… no tenemos más canciones que tocar”. ¿Qué nos quedamos con ganas de más, y habría estado bien alguna versión o simplemente una canción auxiliar para estos casos? Sí, pero bueno, al menos fueron honestos con su público, y eso hace ganar puntos.

JUEVES

No sé a qué psicópata se le pasa por la mente poner a los SOLSTAFIR a las casi cuatro de la tarde. No solo por la obviedad de asarse como un cerdo durante el concierto, sino porque además es que la música de estos “chavales” procedentes de la lejana Islandia, tienen un Doom Metal muy peculiar, que es para escucharlo al atardecer con la copa de Whisky o el cigarro en una mano. Y encima sus temas, no es que sean cortos precisamente… ¿Que rompían por completo la ambientación y atmósfera que genera la música? Pues sí, pero toca joderse y aguantarse, que esto es un festival y los horarios se cuadran como se puede, no como uno quiere. Apenas cuatro o cinco temas como Fjara, en pleno sol de justicia, y que aún así, más de un asistente quedó muy sorprendido (inclusive) por todo lo que transmitieron SOLSTAFIR y su lento Heavy Metal. Probablemente en unas condiciones más adecuadas el impacto habría sido mayor, pero…

ANAAL NATHRAKH entran dentro de los grupos que tienen que tener unas condiciones perfectas en el directo para sonar tan brutales como en la obra de estudio. Los británicos tienen su propio sello de identidad en ese Black/Grind con estribillos apocalíptico-melódicos, que los hacen inconfundibles. Y el sonido del segundo escenario, no es que se portase muy bien con muchas bandas, así que empañó un poco la actuación de estos kamikazes sonoros. Donde a veces no se distinguían bien unos riffs de otros, y la voz melódica no destaca tanto como en la obra de estudio. A pesar de que, efectivamente, las condiciones no fueron las mejores, los ingleses seguían siendo un torbellino sobre las tablas y más que una agrupación, parecían autómatas replicando a la perfección los patrones que podemos escuchar en sus álbumes. Un nueve bien merecido para estos cafres, que hicieron todo lo que pudieron, y más, echándole huevos y ganas (me sorprendió la actitud amistosa y cercana de su frontman Dave Hunt), aunque el sonido no acompañase, o ciertos invitados, por no señalar a nadie, como Niklas de SHINING no saliesen al escenario por haberse metido entre pecho y espalda un Chivas del caro.

Pero problemas aparte, se vio que la tralla inhumana que son capaces de meter, no es ninguna broma. A buen seguro más de un detractor acabaría con la boca cerrada.

Afortunadamente, para LOCK UP la cosa había mejorado a nivel técnico, y el supegrupo sonó como debería. Tenía bastantes ganas de verlos, porque de un grupo con Tompa Lindberg, Shane Embury, Anton Reisseneger y el gran (en todos los sentidos) Nick Barker, desde luego, no vas a ver a unos cualquiera. Y como ya llevan mil proyectos a sus espaldas, y más años aún en la carretera, se dedican a hacer lo que realmente les gusta, como dijo el propio Tompa “No nos gusta el Grindcore, amamos el Grindcore”. Hace unos dos años que sacaron el “Necropolis Transparent” del que cayeron varios temas como Brethren Of The Pentagram, más el material de archivo de turno, Slaughterous Ways o Violent Reprisal.

Realmente los tres álbumes de estudio son una excusa para subir a tocar y pasárselo como críos, la diferencia es que estos críos soltaron casi una hora entera de Blast Beats y riffs asesinos, incluso en este particular recreo se permitieron emular a sus ídolos TERRORIZER con una versión de los mismos, la cual no recuerdo cual fue, si Fear Of Napalm o Storm Of Stress.

Cierto es que no son lo más original del mundo, siguen apegados a la fórmula original del Death/Grind, pero a la hora del directo, da absolutamente igual, son tremendamente efectivos y hacen exactamente lo que se espera de ellos, y en el Grind, al fin y al cabo, es lo que importa.

No eran cabezas de cartel, pero muchos los estábamos esperando, HYPOCRISY fueron de los grandes triunfadores de la cita, y es quemetaldays08 Peter Tägtgren y compañía se merecen estar donde están, con su gira propia por Europa y un espacio respetable en muchos festivales. Parece mentira pero son ya 20 años dando por saco y siguen siendo demoledores, aunque sus últimas dos obras me hayan dejado un tanto frío (objeción personal), tienen un buen saco de clásicos: Fractured Millenium, Necronomicon, Buried, el himno Roswell 47 o Adjusting The Sun, que compartieron espacio con el material más novedoso: End Of Disclosure, Tales Of Thy Spineless, 44 Double Zero

Lo que significa que parece que están satisfechos con lo último que han compuesto y que quieren darle una oportunidad ante los fans.

Y como más de una agrupación que hemos comentado, son ideales para un festival. Material bestia y directo, con algunas dosis de melodía, un frontman como Tägtgren que tiene don de gentes para conectar con el público y que hagan lo que el exactamente pide, algo que hoy día es cada vez más difícil de encontrar entre tanto clon sobreactuado y sobretatuado.

HYPOCRISY siguen teniendo un “algo” especial que se transmite del directo a los escenarios. Claro está, que al final, uno siempre se queda con las ganas de haber escuchado alguna otra favorita, pero entonces habríamos tenido unas imposibles tres horas, de repertorio que aún así, se nos habrían pasado como si hubiese sido un escaso cuarto de hora.

Tras haberme perdido ICED EARTH por uno de los vicios más habituales, la pereza, cerraríamos la noche con el concierto más “especial” de todo el festival.

Sobre Niklas Kvarforth de SHINING corren tantos mitos, alimentados a veces por el propio Niklas, que uno ya no sabe dónde está el límite entre realidad y ficción. Para empezar, la primera duda es que si se habría recuperado de la botella de whisky que le había dejado K.O. para ausentarse en ANAAL NATHRAKH. Esta vez, la suerte nos acompañó y Kvarforth salió sobrio. Excéntrico como siempre, pero limpio (sin agujas esta vez). Y es que nada más empezar con Manniska o’avskyvärda människa se notó que era un tipo especial de frontman, y aparte de sus excéntricos gestos, antes de la media hora ya se había metido con las bandas de Black Metal con corpsepaint, con uno del público por llevar una camiseta de un grupo de Black bastante tópico (“poser” y “fuera del concierto” fue lo más suave que le dedicó), e hizo el gesto del cunnilingus a varias chicas del público. Luego uno ve galerías de fotos de otros festivales, y nota que repite bastantes gestos. Así que, aunque Kvarforth sea un tío peculiar, hay que admitir que hay más mito sobre su persona…

Pero nunca hay que olvidar que uno de las virtudes de Niklas es haberse rodeado de unos grandes músicos, capaces de plantarte una bella jam session entre tanto Metal oscuro y suicida y que tocan con tanto “feeling” que son capaces de mejorar los temas de estudio. Arreglos aparte, Submit For Self Destruction, For The God Below, o Ytterligare Ett Steg Narmare Total Javla Utfrysning suenan incluso mejor que en el disco. Incluso tuvimos la presencia de Host en un tema, aunque fuese para prácticamente un par de frases.

Desde luego toquen el género que toquen, que a nadie le quepa duda que los suecos son una de las mejores y más peculiares bandas que se pueden ver en la actualidad.

Un último apunte: una de las múltiples salidas de tono de Kvarforth es decir que se alegra de que su música incite al suicidio. Cuando ves en el público a un chaval demasiado “entusiasmado” y sobretodo molesto para el resto de asistentes, al principio piensas que será producto del pony blanco. Cuando de pronto saca una cuchilla de afeitar y comienza a cortarse los brazos, en medio de todos, aunque al instante lo saquen los de seguridad, piensas que, puede que Niklas no vaya siempre tan de farol…

VIERNES

metaldays11El último día comenzó donde lo dejamos, en el segundo escenario. SVART CROWN no fueron de los más favorecidos por la mesa de sonido. Al igual que ANAAL NATHRAKH, su Black/Death tiene que sonar perfecto sobre la pista para poder transmitir lo mismo que en los álbumes. Los galos no son fáciles de digerir, y en el Metaldays a pesar de las ganas, no sonaron con todo el empaque que deberían, y la atmófera que tiene por ejemplo, Into a Demential Sea.

Como es lógico, en los 40 minutos escasos, la mitad del repertorio fue para el «Profane» que han lanzado este mismo año. De todos modos, son una de las no tan «jóvenes» promesas francesas, y con tan solo tres discos, esperemos que los festivales les sigan dando cancha.

Tras un breve receso por el ansia consumista de discos, los siguientes serían TSJUDER. Les tengo un cariño especial por ser actitud pura, ni melodía, ni complicaciones ni leches, son los SLAYER del Black Metal, sabes lo que vas a encontrar, todos sus discos son brutalidad pura y dura. Del punto A al punto B, sin mayores dilaciones. Lo que falla es que para lo que hacen TSJUDER hacen falta dos guitarristas, y ellos siguen siendo un trío. Pues así, les falta fuerza en momentos puntuales, cuando hay el correspondiente solo de guitarra y la base rítmica se queda sola.  

A pesar de todo, el concierto fue como una tormenta de verano, Llegaron, descargaron todos los temas de manera casi ininterrumpida, más allá del cambio de guitarras, y se fueron. Así de simple, casi sin saludar. Como su música, actitud de «hemos venido aquí a tocar y nos importa el resto una mierda».

Pero todavía quedaba el mayor sarcasmo de todo el festival. Sin duda los más esperados con diferencia eran WINTERSUN, el cuarteto de Jari Mäenpää está en boca de todo el mundo desde que se anunció el «Time I». Casi se podría decir que pasaron de la noche al día de banda de culto a banda en boca de todo el mundo. Sea merecido o no, ahí está el «Time I» que gustará más o menos, pero lleva bastantes meses de trabajo.

metaldays09Y aunque no soy un gran fan de la banda, más que alabar a WINTERSUN por su buen hacer con los instrumentos (nadie ha dudado nunca de que técnicamente son impecables), me quedo con su profesionalidad. Porque que, mientras suena la intro enlatada, haya un apagón general en todo el festival (pasó incluso en AURA NOIR, que tocaban en el otro escenario mientras), obligando a retrasar 20 minutos la actuación, es frustrante. Que vuelva a pasar mientras tocas, jode aún más. Así que, mérito tiene aguantar, no tirar los instrumentos al suelo e irse, que es lo sencillo, y tocar aunque fueran cuatro temas en 40 minutos, y mientras con la mejor cara del mundo, manteniendo el tipo, aunque por dentro te lleven los demonios. Luego estuvieron los clásicos lamentos de que si fue una pena que no tocasen X o Y canción. Pero mucho hicieron WINTERSUN, para lo poco que tenían. Un show bastante bueno, pero por desgracia, con ganas de más nos quedamos.

El último plato bestia del festival correspondía a UNLEASHED, y como buen friki del Death Metal sueco, había que verlos. Está claro que no tienen ni de broma tanto tirón como antaño, pero el encanto de la vieja escuela siempre llama y eso fue lo que dieron.

Servidor habría deseado más temas antiguos y menos nuevos, aunque los suecos no es que destaquen por ser la banda más transgresora del mundo, pero nuestra buena ración de himnos nos llevamos: Blood Of Lies, The Great Blattle Of Odalheim, To Asgaard We Fly, Death Metal Victory, y como no, para cerrar, uno de los mejores temas jamás compuestos en la fría Suecia: Before The Creation Of Time.

Y creo que con esto, ha quedado claro que para todo aficionado que se precie del Death de la vieja escuela, lobos solitarios como UNLEASHED son de asistencia obligada.

Ya que estamos, que alguien le quite el título de «Sus satánicas majestades» a los ROLLING STONES y se lo ponga a KING DIAMOND. Que hace unos tres años le estuvieran haciendo un By-Pass triple (que se dice pronto), dos años después volviese a los escenarios y ahora esté de gira, implica que, o bien has hecho un pacto con el demonio, o tienes una capacidad de superación digna de él.

metaldays10Porque además no hablamos de que haya sido un regreso y se mantenga como pueda, hablamos que a sus casi 60 años puede tumbar a muchísimos vocalistas actuales con tanto falsetto y que encima sigue cantando Welcome Home, o Black Horsemen como si nada. Ni tampoco se olvidó, como siempre de su famosa época en MERCYFUL FATE con Evil y Come To The Sabbath.

Aunque por otro de los aspectos que realmente destacó fue, tanto por tener el mejor sonido de todo el festival con diferencia (a nivel técnico, uno de los mejores conciertos que he oído), y por la enorme escenografía que se montó, con forma de catedral satánica, y una actriz encargada de interpretar los diversos papeles de las historias de King Diamond. Más que concierto, se podría decir que vimos una ópera.

Para finalizar, me queda por decir, que al fin y al cabo, en el Metaldays el cartel acababa siendo lo de menos, el resto es lo que al final importa. El entorno, la gente, el lugar, las actividades, el poder gestionarte el tiempo sin prisas. Por eso este festival es algo especial, por algo está creciendo a pasos agigantados, por eso cuando uno vuelve a casa le parece que todos esos días han sido como estar en un lugar no terrenal. Veremos qué depara el año que viene, pero desde luego yo ya estoy deseando.

Fotografías cedidas por Marc Laplana (rockinspain.es). Excepto fotografías 1 y 9, cedidas por Elvira P. Bareas.

firmapablobalbontín

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS