MENZIA – Way To Nowhere, 2012

Enlaces: Web Oficial MySpace Facebook Youtube Twitter GooglePlus

Y sin ser muy amante de este tipo de sonidos, acogí el cd de MENZIA con la esperanza de reavivar una llama que hacía tiempo, había dejado de dar luz. Esa llama que ilumina intensamente cuando los combos rítmicos, los samples, los teclados, las guitarras y las voces melódicas forman un compendio capaz de calar muy hondo… Así que compré mi ticket para el circo, y me senté atónito frente a un formato blanco y vacío y un puñado de letras desordenadas. 

Después de esto; Way To Nowhere, el título que recibe este trabajo. Como ellos mismos proponen, MENZIA nos harán disfrutar del descaro, la lujuria y la ironía del modo más sano y sincero. Y la primera de las siete propuestas que tengo en el lector de cd’s de mi ordenador se llama D-Generation… Allá voy…

Empieza la función, y lo hace de manera sobresaliente. Los teclados y la electrónica dan paso a una batería, bajo y guitarras que se hacen con el tiempo de la canción mediante un patrón brutal. Lo que dije… Dobles pedales y a su vez, pura melodía envolvente de las manos de Montze, su teclista. Gat sabe llevar el peso de la canción con una voz dulce y aniñada a veces, y rasgada y potente otras. D-Generation sienta las bases de lo que vamos a encontrarnos en este Way To Nowhere.

Por cierto, pásate por aquí y échale un ojo al videoclip…

 Nasty Words se limita a acoger los argumentos propuestos por su precedesor ofreciéndonos más melodía (en este caso, con una muy marcada que te introduce hasta el núcleo de la canción), más patrones rítmicos sobresalientes, más voz… Al fin y al cabo, alardeando de una música bien hecha e inteligente, compactada y elaborada. Me gustaría destacar los interludios que sirven como nexos para enlazar con un buen trabajo de Montze y Berni, el bajista. Como buen trabajo también desempeña Didac Narvaez, que realiza un solo muy correcto alternando partes veloces y melódicas a la vez, dejándonos con la miel en los labios…

Hasta ahora, he podido comprobar que cada músico lleva el rol que desempeña en la banda muy a rajatabla. MENZIA sabe lo que hacer y cómo hacerlo… y eso se nota cuando te encuentras canciones de 3 a 4 minutos muy estudiadas, sin partes que aburran o pasajes necios y sobrantes. Eso hace de la música de estos catalanes un placer para nuestros oídos, muy llevadera y pegadiza.

Algo más épico y melancólico se presenta Your Muse, un espejismo que dura exactamente once segundos hasta que los demás miembros irrumpen sentando otro tipo de estandartes. Otra obra a la que no pongo peros, y simplemente me dejo llevar por ese magnífico estribillo… ¡Trust me!

Lost In Madness es un tema que me hizo mover la cabeza a ritmo de un medio tiempo brutal que vuelve a estar amenizado por melodías y ambiente. Destacar el pasaje musical que nos espera tras el estribillo. Tras terminar, prepárate para sumergirte en el puzzle mental de estos chicos… De nuevo Gomes, nuestro batera, y Berni nos hacen vibrar con ritmos vertiginosos y potentes, ayudando a embrutecer el colchón sobre el que se apoya Gat para desplegar su dulce y mortal voz. Puzzle Mind es uno de los temas que más me cautivaron de este Way To Nowhere

Seven Years, canción que irrumpe directamente con una estrofa muy bien mantenida que nos conduce a uno de los estribillos más sinfónicos del disco. Atesora un mini-solo que, al igual que los otros que encontraremos en el resto de canciones, contribuye a la canción y siendo correcto, no desmerece ni una de las notas musicales que pronuncia. Gran canción esta…

Y llegamos al final con Necrosis, la última pieza que sigue el mismo patrón musical que los anteriores, pero que conforma otro manjar de melodías y ritmo… Los mismos argumentos que nos han acompañado durante toda la obra, pero sin duda otra pieza diferente, a tener en cuenta y muy conseguida.

Sin duda, una obra que me ha hecho disfrutar a pesar de mis prejuicios iniciales sobre este estilo de hacer música. Prometo entonces callarme la boca cuando se tercien este tipo de bandas… Way to Nowhere no se quedará en un amasijo de palabras para Subterráneo Heavy y una carcasa en la estantería cogiendo polvo; ni mucho menos. Más bien, en un aporte más al metal que me acompaña día a día y el despertar unas ganas terribles de disfrutar a estos chicos en directo. 

Ellos te invitan a su circo, y una vez accedes, te aseguro que no podrás salir del ambiente y el sonido MENZIA hasta que la pista número siete muera en sus tres minutos y treinta segundos.

Melodía, ritmo, guitarras, una gran voz, ambiente, atmósfera. Música inteligente.

¡Mi enhorabuena a MENZIA!

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS