MEDIUM (ARG) – Hábitat, 2021

Enlaces:

El acceso a Hábitat requiere de un volumen máximo, de forma que el oyente pueda entrar en los caminos donde los cadáveres del tiempo y la existencia yacen por la eternidad”. Con esta poderosa premisa, a más de un año del lanzamiento de su disco debut, salió de las entrañas del averno porteño el segundo álbum de MEDIUM, un EP si se quiere debido al repertorio de temas que lo componen. Hoy la banda está integrada por Lucien Anello en la voz y el bajo, Ramiro Gutiérrez en batería, Federico Ramos en la guitarra derecha y Sebastián Barrionuevo en la guitarra izquierda. En esta ocasión, la parte técnica del compacto denota un gran poder de autogestión, pudiendo detallar que las baterías fueron grabadas por Martín Visconti y el mismo Sebastián Barrionuevo en Ochava Records, mientras que el resto de la armada musical se concibió en FDM Records y ESPECTRO. Posteriormente, podemos mencionar que los reamps se hicieron en Estudio Urizen, el mezclado en FVCK LIFE STUDIOS por Fred Forsberg y el masterizado volvió a recaer en FDM Records.

Radar horns”, el single con el cual anunciaron este lanzamiento, salió en abril, y tras un blip en el inicio le da pie a un violento riff y un caótico rulo de batería seguido de un interesante punteo de viola. Los versos desgarradores son cortos pero intensos: “Establecimiento del miedo, rastros de sangre, el conflicto continúa”, y parecen relatar una cruel adaptación de la realidad: “Sin estrellas, olvidado, aún aullamos; nunca nos torceremos”. “Darkspeed” continúa con un hilo muy similar a la anterior, con un solo de guitarra bien afilado y retorcido y un estribillo que clama de forma desgarradora el nombre de la canción dándole un corte abrupto que da pie al siguiente tema. “Wake up screaming”, tras un tenue inicio traído por un ominoso órgano, nos ataca con una primera estrofa distorsionada, casi sufriente, pero va acompañado de un segmento instrumental mucho más melódico y con fuertes reminiscencias de un metalcore moderno. Por último, en “Renegade device” vuelve la vibra agresiva y petulante que los caracteriza para darnos un cierre bien hardcore que explota con voces furiosas y un outro ambiental que se desvanece hacia la eternidad.

Las cuatro canciones, si bien son más concisas, en cuestiones líricas se apoyan en cortos versos impactantes que se pueden considerar pequeñas historias de terror relatadas en un violento frenesí. El tono general es más bien crudo y retorcido, y si bien no se alinea en ningún género en específico, se pasea entre la violencia del grindcore con atmósferas típicas del black metal pero se ve un mayor peso de las melodías de lo que se vio en el disco debut, apelando también al virtuosismo de las violas para cambiar las tonalidades de los pasajes musicales pero manteniendo ese espíritu punk que le da el toque final. Sin duda se ve una inspiración de NAPALM DEATH y ENTOMBED o su posterior reencarnación en ENTOMBED A.D., y estoy seguro de que Lars Göran Petrov estaría orgulloso de este lanzamiento.

Veremos qué le depara el futuro a este cuarteto, pero no hay duda de que le sobra técnica, recursos y coraje para seguir adelante en estas circunstancias. Síganlos en Facebook, Instagram, para estar al pendientes de novedades, mientras que pueden escuchar más de ellos en Bandcamp, Spotify y YouTube.

Comparte: