MAROMACO (ESP) / PNEURA (ESP) – Split Raioto, 2020

Enlaces:

Unen Extremadura y Galicia sus reservas de la más ponzoñosa de las sustancias para dar vida a un engendro digno de descansar en los tarros de formol de los mejores laboratorios clandestinos de Paquistán. Este engendro pentacéfalo es el resultado de la obscena comunión del extremeño power trio MAROMACO y el dúo gallego PNEURA, quienes arremeten con un split autogestionado titulado Split Raioto. ¿Qué nos encontramos en esta aberración? Pues poco menos de veinte minutos de metal guarro, de ese que después de escucharlo necesitas que te pasen una Karcher con agua y vinagre a máxima presión para poder quitarte los perdigones de mierda de encima.

Por un lado tenemos a los extremeños MAROMACO, quienes despliegan su habitual grind con maneras hardcoretas, directo a la yugular y sin mayor pretensión que la de explotarte el cerebro con bailonguismo canalla. Exploran en los registros vocales con dementes recursos que se añaden a los clásicos growls, resultando un grind divertido de escuchar, puesto que puedes imaginar las delirantes caras de Dmi mientras profiere semejantes gritos y eso siempre suma. Producción acorde al contenido musical, pero sin dejarse llevar por lo sucio o lo saturado, distinguiéndose todos los instrumentos de manera óptima.

Como comentaba, las guitarras emanan una compacta mezcla de grind y hardcore, pero también dejan ver alusiones a géneros como el death o el thrash metal, aplicando algo de groove a los riffs por momentos. Lo cierto es que, independientemente de que sólo sean cuatro temas los que podemos disfrutar de cada banda en este split, por lo que respecta a MAROMACO acaban sabiendo a poco. Buenas maneras en la percusión, que arremete tanto con ritmos bailongos “tupa-tuperos” como con blast beats o recursos no tan agresivos para aportar algo de transición y/o pausa cuando el momento lo requiere.

Por otra parte, está la aportación de los galegos PNEURA. Con un sonido un poco más crujiente que el de sus compañeros de split, más suciete, este dúo de hermanos practica un death metal que coquetea con el crust con bastante incisividad, pero que también abraza sin reparo al hardcore, al punk, hace algún que otro guiño al grind y que nos deja momentos de exploración poco habituales dentro del género. Incluso hay una clara referencia al doom más decrépito y cafre en “Vermes”, muy bien encajado, además.

Esos momentos más atrevidos vienen liderados principalmente por recursos puntuales, sobre todo en lo referente a ritmos de batería que aportan variedad y un punto de vista diferente. Como buena prueba de ello tenemos esos ritmos en “Matanza”, que bien podrían emplearse en un combo de jazz. Lo cierto es que de primeras me sonó muy raro, pero tras un par de escuchas o tres le coges el gustillo. También hacen uso de recursos guitarrísticos adornados con efectos de diferente índole, que le dan un toque (todavía más) demente a su aportación en este split. Para ir acabando, esa intro de “Somachigun” extraída de la película Airbag, lo cual me ha parecido, simplemente, una jefada.

En definitiva, un split que cumple con las expectativas que pueda haber formado en la mayoría de las mentes extremas que se hayan topado con él; directo, breve y agresivo como una orgía de mandriles cocainómanos con problemas de eyaculación precoz y con machetes en la boca.

Comparte: