MARASMUS (USA) – Necrotic overlord, 2021

Enlaces:

Portada del álbum Necrotic Overlord de MarasmusYa llevamos más de un mes desde que empezamos el año y personalmente tengo un dilema. ¡No encuentro muchos lanzamientos interesantes que me vuelen la cabeza! Reconozco que en cierta manera es porque estoy perezoso. Por eso mismo hay que tirar a lo seguro e ir a los lanzamientos de mi sello fetiche por excelencia, Transcending Obscurity Records, para poner remedio a dicha situación. Los resultados de dicho remedio no se hacen esperar y se dejan ver en esta maravillosa hostia en la cara que resulta ser este tercer larga duración de MARASMUS. Nada mal, la verdad. Si estas hostias fueran como las otras que me da la vida me iría mejor, la verdad. Dicho esto, solo puedo decir que el death metal practicado aquí es de calidad y que en este caso se nota mucho que los cinco años que se han tirado desde su anterior disco a este han traído mejoras considerables a su forma de hacer death metal. No es que haya cambios extraños pero sí han sabido sacar lo mejor de sí mismos para hacer lo que es sin duda su mejor trabajo hasta la fecha. Cosa nada fácil, ya que todos sus trabajos son de un nivel tremendo.

Los diez temas que componen el disco llegan más hondo y golpean de manera más intensa que nunca, dejando cardenales que te durarán lo que dure este año, si tienes suerte y el covid no nos mata a todos antes. Puedo afirmar que la clave de que esto sea así es el factor omnipotencia del que hacen gala los diez temas que componen el disco. En cierta manera me recuerdan a los CANNIBAL CORPSE de Evisceration plague, a NILE o incluso a BEHEMOTH (sin el black metal) antes de que a Nergal le diera por convertirse en un divo. De esta manera creo que ganan mucho más en tema ambientación y, en cambio, se pierde cierta faceta técnica que se veía de pasada (sobre todo en su primer EP Disease) que me recordaba a DYING FETUS, más que nada por el uso de ciertas escalas en las notas musicales.

Un cambiazo digno del mejor ladrón y que los mayas podrían utilizar para dar ambientazo en sus sacrificios, como por ejemplo en «Archaic burial rites» (excelente debut de elementos sinfónicos y teclado) o «Pagan orgies to human sacrifice«. ¡Ahí es nada! Música de ceremonias rituales de calidad y que acojona hasta al ser humano más valiente que tenga conocimientos de autodefensa. De todas maneras no es que estemos hablando de unos mancos, no señor. Precisamente los riffs maléficos son otro de los mayores puntazos del trabajo, y no por su técnica, sino por la sencillez con la que son expuestos y por lo contribuyentes que son con el factor atmósfera, la nueva gran ganadora y protagonista. Muy hipnóticos y versátiles en sus formas, tanto que suman enteros junto al tema percusión, que es una jodida apisonadora martilleante que te deja igual de planchado que una lámina A4.

Una vorágine de ultraviolencia que, si bien no impresiona debido a la insensibilización producida por la cantidad de metal extremo que escuchamos a diario y el mundo sin sentido en el que malvivimos, sí que te deja clavado en el suelo ipso facto, haciendo que te replantees tu mierda de vida. Y lo cojonudo no es solamente todo lo que he expuesto. Lo realmente grandioso es que todo está en sus puntos más culminantes y modulado al detalle. Si no, que se lo digan al uso de las guturales o al intachable deber de demoler todo lo que hay a quinientos kilómetros a la redonda, importándoles muy poco si se llevan a alguna vida en el proceso con su música.

El hilo conductor que une todo el trabajo no solamente está excelentemente montado y bien pensado, sino que se compone de todos los huesos rotos que la banda colecciona como trofeos y que han sido pulido a a conciencia, para construir un trono sobre el cual reinar con mano firme. Nada está dejado al azar ni sobra en esta banda sonora destructiva y devoradora de esperanza. Mi más sincera enhorabuena a la banda por el trabajo que se han marcado y, cómo no, a Transcending Obscurity Records por su ojo avizor y su buen hacer. Este año no promete ser bueno ni para el recuerdo. Es por eso que se agradece que bandas como MARASMUS estén ahí con su nuevos lanzamientos para alegrarnos el día como es el caso. No esperéis ni seáis perezoso a la hora de escuchar este trabajo u os aseguro que os arrepentiréis. 

Comparte: