MANEGARM (SWE) – Vredens tid, 2005 (re-mastered)

Enlaces: Web Oficial Facebook

manegarm01He de confesar que me siento afortunado de ser de los pocos redactores de Subterráneo Heavy a los que les enloquece todas las vertientes paganas de la música metal. Por cosas como esta es por las que se cuenta con mis dotes de escritor y devorador de música folk vikinga, celta, íbera, eslava o de cualquier parte del globo para ocasiones como esta. 

Es un honor para mí reseñar lo que considero ya una joya, un clásico del viking/pagan metal como es el Vredens tid de los suecos MANEGARM. Esta edición remasterizada es una ocasión idónea para que, cualquiera que no sepa de ellos, se aventure a repasar de pe a pa su discografía, previa escucha de este discazo.

Pero volvamos un poco atrás en el tiempo para presentarlos brevemente para los que desconozcan su trayectoria. Hacia 1996, MANEGARM lanza su primera demo y tan sólo un año después edita la segunda. A partir de entonces, comienza su bien aprovechada carrera en la que han editado siete LP (a falta de su esperadísimo homónimo que verá la luz el próximo noviembre), un EP, un single y un split video. 

De entre esos LP, en 2005 aparece en la historia el disco que nos reúne hoy aquí a escritor y lector, convirtiéndose (bajo mi humilde punto de vista) en el punto de inflexión en la evolución musical de estos suecos. Sí que es cierto que las incursiones de violín están presentes desde su primer larga duración, pero tanto en aquel descarado Nordstjärnans tidsålder, como en su sucesor Havets vargar, el black metal predominaba por encima de todo. Muy pagano, dadas esas connotaciones folk y muchos riffs característicos, pero muy black metal al fin y al cabo.

Es más tarde, en 2003 cuando la banda comienza a dejar atrás ese pagan black metal desgarrador y despiadado para comenzar a presentar su inconfundible estilo propio con Dödsfärd. Aún se puede apreciar algún resquicio de los dos primeros discos en este trabajo, y es por eso que considero Vredens tid su álbum más reivindicativo en estos aspectos, así como también en aspectos de sonido. Dödsfärd, ya comienza a sonar más actual, un poco más limpio, al contrario que sus dos primeros trabajos, más cercanos al sonido de los primeros discos de black metal noruego; crudos y fríos. 

Ya comienzan a introducir mucho más folk en sus composiciones; más guitarras acústicas, más violines, más flautas…y no es sólo eso; el sonido de sus guitarras, esa distorsión en comunión con esos ritmos pegadizos y esos estribillos adictivos…todo en MANEGARM mejora y se acentúa a partir de este trabajo.

Es curioso, pero a pesar del impecable comienzo tras la intro “Vid hargen” con “Sigrblot” (uno de sus himnos más coreados) fue con “Skymningsresa” con el tema que descubría a la banda. Un señor temazo. Pero este círculo perfecto de ejemplos a modo de canción para que entendáis lo que MANEGARM consiguió grabar en la historia del pagan metal se cierra de manera momentánea con “Kollöga trolltand”. De los mejores inicios de discos que he escuchado en mi vida. Tienes contundencia y ritmos pegadizos con “Sigrblot”, melodías de violín festivas y caña con “Skymningsresa” y medios tiempos, voces genuinas y algunos pasajes de guitarra más tranquilos con “Kollöga trolltand”. Sin duda, si yo fuera “profesor de metal”, en mis clases de “cómo ordenar canciones para tu próximo disco” pondría este de ejemplo. 

No sabría a ciencia cierta qué es lo que han mejorado con esta remasterización exactamente, pero según ha podido percibir mi oído brutal, los niveles en timbales, quizá en caja y algo en guitarras han subido un ápice, lo suficiente como para poder disfrutar más de cada uno de los entresijos de este disco. Tras la poderosa y desafiante “Dodens strand”, llega “Preludium”, que es precisamente eso, el preludio del tema que da nombre al álbum, “Vredens tid”. Sin duda, de las más variadas del disco y de mis favoritas. Ese inicio que te mantiene en tensión, que evoca a esa fantástica portada con la que nos presentan su historia, voces femeninas exquisitas (algo que siempre han sabido explotar muy bien), violines… MANEGARM en estado puro.

Tras todo este vórtice de sonidos, ritmos, riffs y melodías tan jodidamente épicas, puede que lleguéis a pensar “llegará el momento en el que bajen un poco el pistón”, pues efectivamente no.

Estos suecos van, y vuelven a patear tus oídos, tu cerebro y tu trasero con “Frekastein”, quizá de los cortes más agresivos del disco. Es quizá, aunque de lejos todavía, la única de este redondo que me hace pensar más en sus dos primeros trabajos y un poco en la onda de su tercero. En combinación con la anterior hacen buen honor al título del disco, que podría traducirse como “La era de la ira”. 

Y tras esa descarga de ira, nos llega la que para mí (y seguramente para muchos otros) sea uno de los temas más cojonudos que se han podido componer en este planeta. “Hemfard” (algo así como “vuelta a casa”), plasma, a pesar de que no entiendo ni papa de sueco, el sentimiento que pueda experimentar el guerrero, el marinero, o cualquier hombre o mujer que vuelve a su hogar tras un largo idilio fuera de él. Percusión que apenas sube el ritmo durante gran parte de sus ocho minutos y algo de duración, una melodía de violín sublime y unas guitarras majestuosas, ponen el broche de oro a este disco, que cierra con un corte acústico muy bonito. 

Sin pensarlo en absoluto, es uno de los discos de la historia del viking/pagan/folk más importantes y como digo unos párrafos más arriba, la transición lógica que la banda debería efectuar tarde o temprano.

2firmajabo

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS