MALEVOLENT CREATION (USA) – The 13th beast, 2019

Enlaces: Facebook BandCamp

Es curioso y al mismo tiempo peligroso el juego que pueden dar los ‘prejuicios’ en relación con la música. O al menos en mi caso particular. Os pongo en contexto: nuevo disco de MALEVOLENT CREATION. Servidor recibe dicho trabajo junto a la hoja promocional del sello discográfico y lee las declaraciones de los integrantes. Ya sabéis, los típicos clichés estandarizados: ‘nuestro mejor álbum’, ‘volvemos a las raíces’, ‘no defraudará a los fans’, etc. En una industria tan frágil como la musical, hay que saber venderse. A veces, y no hablo de este caso en concreto, demasiado, en pro de la propuesta musical. Algo similar me ha ocurrido con este The 13th beast al leer los comentarios acerca de esta nueva obra a cargo de su líder Phil Fasciana y Lee Wollenschlaeger, nuevo guitarrista y vocalista de los de Florida.

Pero dichosos los ojos (o más bien los oídos) al darle al play para tragarme mis propias palabras. ¡MALEVOLENT CREATION están de vuelta! Y vaya si están de vuelta. Su decimotercer largo posee por una parte los elementos característicos y clasicistas marca de la casa que les han posicionado como una de las más icónicas bandas del death metal yanqui en la década de los 90. Ya sabéis, los shredding riffs estilo Fasciana que uno reconocerá casi al instante si estáis familiarizados con el legado de los americanos. Pero es que por otro lado han elevado la intensidad rítmica hasta cotas muy altas. Todo ello sin perder un ápice de la elegancia típica de las melodías made in Florida de toda la vida. Por no hablar de la brutalidad que emana esta grabación, que no está para nada reñido con el cierto halo de oscuridad que emana. ¿Podríamos estar ante el álbum más brutal (musicalmente hablando) de sus últimos tiempos? Ahí os dejo esa interesante reflexión.

La aportación de Lee me parece trascendental en el devenir de este plástico. Recordemos que le ha tocado bailar con la más fea, ni más ni menos que sustituir a toda una leyenda del death metal americano como lo es el malogrado Brett Hoffman. ¡Y ha superado con creces dicho examen!

Otro de los aspectos a destacar es la mezcla y masterización de Dan Swanö. O al menos yo así lo veo, ya que al menos con MALEVOLENT CREATION se vuelve a reinventar, con una producción menos thrasher que en anteriores ocasiones y mucho más pesada con mayor ponderación de graves; mucho más death metal, en definitiva. ¿Qué obtenemos con ello? Pues resaltar más si cabe la intensidad global de los casi cincuenta minutos de duración del disco.

Es tal la inspiración del renovado cuarteto que el comienzo es frenético con las intensísimas cuatro primeras canciones (“End the torture”, “Mandatory butchery”, “Agony for the chosen” o mi favorita, “Canvas of flesh”). Y ahí no queda ese conato de brutalidad, ya que el elepé se muestra sólido e inspirado como pocos de principio a fin, con temazos “Born of pain” o también la pegadiza “Release the soul” (a modo de cierre del plástico). Todo confluye (producción, composición, arte, etc) para crear una grabación sin fisuras y sorprendente por su alto nivel en su totalidad.

Y es que, al hilo de lo comentado unas líneas más arriba, Lee Wollenschlaeger se destapa como un vocalista brillante y que encaja como anillo al dedo en MALEVOLENT CREATION. Sólo hay que comprobarlo escuchando su timbre vocal, gutural y legible al mismo tiempo y ejecutando en algunos cortes ciertos coros doblados al más puro estilo Glen Benton de la mejor época de DEICIDE.

Tras su último opus, Dead man’s path, un trabajo que calificaría nada más y ni nada menos de ‘correcto’ y que pasó sin pena ni gloria a nivel musical, The 13th beast recupera viejas sensaciones gracias en parte al soplo de aire fresco que trae consigo la nueva formación. Puede que os parezca una exageración, o incluso suene algo pretencioso, pero quizás estemos ante su mejor trabajo de los últimos quince años.

Comparte:

COMENTARIOS