MADERA – Green poison, 2016

Enlaces: Facebook BandCamp

Con algo de retraso pero sin permitir que esto nos permita analizarlo como es debido, vengo hoy con el debut de los barceloneses MADERA, titulado Green poison. Un nombre a priori poco llamativo para una banda de death metal (ojo, nada en contra de este, a mí me mola) pero que como en muchas ocasiones pasa, nos demuestra que el nombre queda siempre a un lado cuando la música es buena.

Y es que la fórmula de estos chicos, amén de ser sencilla y clásica es efectiva y amena. Como bien os decía en el párrafo de arriba, es death metal, pero del directo, sin extravagancias ni experimentos modernos y con las ideas y las influencias muy claras. Lo cierto es que no sabía qué death metal esperarme antes de meterle caña al redondo, pero me sorprendió sobre todo la voz.

Me ha gustado muchísimo que cante en castellano, haciendo muy buen uso de la métrica a la hora de encajar los golpes de voz, me ha flipado su color, la potencia, la gravedad de la misma… joder, que me pongo a tararear las letras en casa poniendo cara de malote y encorvando los dedos hacia las palmas de las manos en gesto de poder y maldad. Yo solo, en mi casa. Este tipo de reacciones a la hora de escuchar música son las que te dicen que lo que está pasando por tus oídos y por tu cerebro, es buena mierda.

Junto con la voz y algún tímido ramalazo punkarra, me han hecho pensar en una mezcla de los temas más bestias de KOMA, pero como si cantase el vikingo de NARCO en lugar de Brigi Duque. Por supuesto y como bien apuntaba, son pinceladas. En este caso, los asesinatos, las enfermedades mentales y las pelis de terror son las que se adueñan de la lírica de los temas de MADERA, acompañando de manera más lógica a la música.

Ya cuando las líneas vocales me gustan, son muchos puntos a favor de cualquier disco que escuche, pues como vocalista es algo en lo que me fijo muchísimo, pero si el apartado musical falla, como es obvio, pues le pueden dar mucho por saco al trabajo en cuestión (ocurriendo en ocasiones a la inversa). Pero por suerte para todos, el apartado musical en Green poison es más que notable. Si bien no son innovadores del estilo, suenan frescos y las influencias de otros estilos se mezclan de manera homogénea con el mayoritario componente death metalero. Todo suena contundente, en su sitio, bien ejecutado y limpio, pero dejando un pelín de la vieja escuela en la producción, sin sobreproducir y con la suciedad característica de las guitarras con distorsión. ‘Tupa tupas’, dobles bombos a medio tiempo, ritmos cien por cien ‘pogueables’, riffs de guitarra machacones de todo tipo…vamos, todos los ingredientes de un disco de death metal de corte clásico.

Si te va el rollete PUNGENT STENCH, BOLT THROWER o ENTOMBED, no dudes en quitarle las llaves del coche a tus padres sin avisar, y de poner a toda hostia Green poison en el reproductor mientras arrollas a gente por la calle. Seguro que los próximos años que paséis en la cárcel podréis contarlo como anécdota y te reirás con tus compañeros de celda.

 

 

Comparte:

COMENTARIOS