LURKING EVIL – The almighty hordes of the undead, 2014

Enlaces: BandCamp

lurkingevil01A lo grande. Así se presenta este dúo madrileño con su álbum debut, editando ni más ni menos que a través de Razorback. Lógicamente, este disco no puede ser ni mediocre ni malo si tal cosa ocurre, y más si no es una banda USA. Pues así es, junto a los conquenses ONIRICOUS, LURKING EVIL son los únicos españoles en el roster del sello de Kentucky, por lo tanto, nada bueno (en el buen sentido de la expresión) nos espera.

Musicalmente hablando, el sonido de LURKING EVIL se adapta perfectamente al estilo de la discográfica, con un metal old school, mezclando el thrash más primitivo con black e incluso punk. Sí, recuerdan a BEWITCHED y similares, así que sabiendo esto, ya vamos desvelando con qué nos vamos a enfrentar. Patente queda ya desde el comienzo puramente SABBAT de «Twins of evil» (tributo al peliculón de la Hammer); o «Blood is life», donde empiezan como unos primerizos DESTRUCTION (demostrada queda también su filia por el grupo germano en temas como el homenaje a los templarios de Ossorio «Return of the blind dead») para desembocar en una parte black irresistible. Su parte más blacker también la asoman en «Minions» o en la bestial «The dark paths of the other side» (uno de los mejores temas del disco), así como el molón macarreo punk de temas como «3 AM».

Una vez más, el sonido es oscuro, podrido, con unos dobles dombos que patean el cerebro incesantemente, unas guitarras negras como la noche y unas voces (necromantical screams que le llaman, en honor, supongo, a CELTIC FROST) que vomitan palabras terroríficas con desprecio para deleite de los fans del metal de la vieja escuela. Lo mejor es que este sonido no es chatarrero ni deslavazado, cada instrumento suena lo sucio que debe dentro de unas pautas muy bien marcadas, consiguiendo un disco extremadamente crudo pero muy bien hecho. Guldur y Orlok, sus componentes, apenas cuentan con un ep aparte de este álbum, editado en 2002 con el título de Arrival of the tyrant, y estos dos mismos dementes tocan juntos en VOMITANDO BILIS, grupo ya más encaminado hacía el death metal más brutal.

Pues ya poco más que añadir. No busquéis grandes alardes instrumentales, ni solos bonitos, ni melodías embriagadoras. The almighty hordes of the undead es un disco hecho desde el mismísimo infierno, amparado por la garantía de Razorback, gente que idolatra el metal más puro, terrorífico y crudo del planeta. Así que estos dos madrileños te gustarán si eres fan de los viejos SODOM, VENOM o los citados anteriormente. Si ni siquiera has escuchado en tu vida discos como Infernal overkill, In the sign of evil o Apocalyptic raids, cógete tu mp3 lleno de grupitos molones y olvida a LURKING EVIL. A los demás, uníos a las hordas, vamos a asolar el planeta.

miguelfirma

 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS