LÖR (USA) – In forgotten sleep, 2017

Enlaces: Facebook BandCamp

Hace unas semanas hice la crítica de un grupo italiano de power metal. A pesar de gustarme el disco, en ella comentaba que cuando escuchabas el disco se hacían demasiado evidentes sus influencias, y que en muchas ocasiones rozaban casi el plagio, tanto en la producción del disco como en partes instrumentales, demasiado parecidas como para ver solo una influencia en ellas. Y es que a veces es muy difícil poder sacar un sonido propio dentro de un estilo tan trillado como el power.

El disco que hoy nos ocupa vendría a ser la otra cara de la moneda. Un grupo que por supuesto tiene sus influencias y, como suele pasar en casi todos los primeros discos de una banda, se hacen evidentes. Pero no es lo mismo sonar a X que sonar, o pretender sonar, como X.

Los norteamericanos LÖR nos presentan en su opera prima, In forgotten sleep, una obra que englobaremos dentro del power metal en su más amplio registro, ya que las influencias son muchas y variadas. Pero lo primero que nos viene a la cabeza al escuchar a estos chicos de Pensilvania (lugar poco frecuente para un grupo de este estilo) es BLIND GUARDIAN. Tanto las estructuras de los temas como la grandilocuencia de los coros y la voz del cantante nos evocan una mezcla de todas las épocas de los bardos.

Así que nos vamos a encontrar con temas veloces, dobles bombos por doquier que no dan respiro y rápidos solos de guitarra. También encontraremos temas más extensos, donde la banda puede desplegar todas sus influencias y artillería. Como es el tema que abre el disco, “Dusk”, toda una declaración de intenciones que nos traslada de la grandilocuencia y el epicismo a la tranquilidad y la bonanza, pasando por la rabia y la locura desatada y transitando por algún que otro paraje del folklore.

Precisamente, ese aire folk es un recurso recurrente en todo el disco y podemos encontrar temas donde el uso de flautas y guitarras acústicas dan un break muy necesario para descansar de tanta velocidad y guitarreo.

Y es que estos chicos han sabido darle un toque muy especial a su disco, usando varios registros de voces, una de ellas algo rasgada y gutural para darle más teatralidad a sus temas. Coros grandilocuentes y épicos, otros taberneros y borrachuzos o incluso místicos y etéreos. Le dan el empaque necesario para reafirmar toda el aura fantástica con la que quieren dotar al disco.

Aparte de todo esto, cabe destacar que el trabajo de guitarras y batería es muy notable, original y variado. Los solos de guitarra están muy conseguidos y juegan mucho con crear melodías que den apoyo al resto de instrumentos y no solo ser una sucesión de notas y escalas a toda velocidad.

En la parte rítmica la batería tiene un amplio registro de tempos y recursos y no se limita a enchufar el doble bombo en todos los temas desde el minuto cero y hacer que todos los temas suenen iguales. Hay tiempo para las partes más lentas y pausadas, una amplia gama de redobles e incluso algún tempo entrecortado y jugueteando un poco con el progresivo.

Está claro que estos chicos han querido echar toda la carne en el asador con este disco y no se han cortado ni un pelo a la hora de hacerlo. Lo que más llama la atención son las ganas de hacer cosas, de poner un detallito aquí, otro allá, mezclar varios tipos de estilos sin ningún tipo de miedo.

Plasmar todas las ideas que tienes y no pensar en el que dirán es la clave para hacer algo original y fresco. Aunque también es un riesgo y, evidentemente, en el disco hay cosas a mejorar. Toda esa originalidad e ideas, a veces, se les va un poco de las manos y hay momentos en los que los ritmos son un poco raros, los dobles bombos se desbocan y hacen que el ritmo parezca fuera de compás. Y hay ciertos punteos y riffs que, siendo generosos, diríamos que son muy personales y quizás están algo metidos con calzador como en el tema “Visions of awakening”.

Por otro lado, hay pasajes que me han gustado mucho, como el momento KING CRIMSON de “Requiem”, un muy buen tema en general; la oscuridad, agresividad y variedad de “Eidolon” o la parte central y el solo de la ya citada “Visions of awakening”.

Una banda variada, entretenida, con ganas de aportar y con personalidad que puliendo algún fallo que otro y con una mejor producción puede dar que hablar en los años venideros dentro del género.

 

Comparte:

COMENTARIOS