LIVING GATE (int) – Deathlust, 2020

Enlaces:

Estados Unidos y Bélgica han entrado en execrable comunión para traer, de manos del más que respetable sello Relapse Records, uno de los discos de death metal más atractivos de este annus horribilis. Nada puede salir mal cuando juntas a miembros de bandas de la talla de NORSKA y YOB por la parte americana y otras igualmente destacables como OATHBREAKER, WIEGEDOOD o AMENRA por la parte europea. El compendio de calidad es digno de figurar en los gloriosos y podridos archivos de la historia del death metal.

Experiencia y criterio musical son las palabras que mejor podrían representar a esta unión de músicos, a este cruce de escenas tan aparentemente dispares y tan definitivamente afines. LIVING GATE es el nombre que se le ha dado a este proyecto, nacido dentro de este maldito año, siendo Deathlust el título bajo el cual se ha editado este EP debut. Soberbio debut.

Death metal convencional con producción que evoca a los días de oro del género pero que para nada se ancla en sus raíces primigenias, resultando un producto fresco, variado y convincente. Me flipa cómo se ha tratado el sonido de las cuerdas, tanto de las guitarras como del bajo, siendo audible éste último hasta el punto de notar cómo el crepitar de las cuatro cuerdas restalla en tus auriculares como huesos que se quiebran bajo las implacables pisadas del tiempo. Impecable trabajo de acompañamiento y complementación el de Aron Rieseberg, único miembro de esa facción estadounidense dentro de esta agrupación de muerte. Sus líneas rellenan a la perfección los huecos entre las guitarras y la percusión, provocando una sensación de homogeneidad aplastante.

Por la parte que les toca, las guitarras, a cargo de la facción belga, hacen alarde de una capacidad compositiva para con el metal de la muerte haciendo un buen repaso a distintos enfoques que darle al estilo, aunque siempre dentro de un contexto old school. Suenan lacerantes los riffs, demoledores los ritmos y fulminantes los cambios que se exponen en Deathlust, provocando un furibundo éxtasis en el que escucha, propio de un ferviente flagelante de un impío culto que destroza su cuerpo con esquizofrénicas lesiones para venerar a un ignominiosa y deforme deidad. Deidad que, a su tiempo, es invocada por las pertinentes líneas de voz, que no se salen mucho del clásico growl pero que son idóneas para la ocasión, modulando con clase y expeliendo buena métrica.

Percusión, también con identidad belga, a la altura de las circunstancias, exponiendo variedad y criterio a la hora de sustentar a las cuerdas, violenta, cruda y desoladora. Me gusta que baje de revoluciones cuando se requiere, hasta el punto de flirtear con el doom en algún momento.

Se une así pues este Deathlust a una atractiva lista de discos top dentro del género que han sido editados este año, como por ejemplo los que han manufacturado bandas como CAUSTIC WOUND, WARP CHAMBER, BLACK CURSE, INTERNAL ROT, ULTHAR o SNORLAX, demostrando que el death metal está más vivo que nunca.

Comparte: