LIQUID GRAVEYARD (ESP/GBR) – By nature so perverse, 2016

Enlaces: Facebook

liquidgraveyard03El nombre de LIQUID GRAVEYARD lleva unos cuantos años dejándose oír por el panorama del metal extremo europeo. Hablamos del proyecto formado por el matrimonio John Walker (de la banda inglesa de culto CANCER) y Raquel Walker (la que fuera en su momento vocalista de ABYFS), que comenzó su actividad después de la reunión de CANCER hará algo más de diez años.

Ambas bandas no tenían nada que ver entre sí musicalmente, pero cuando hay músicos en común es inevitable que surjan comparaciones y en este caso LIQUID GRAVEYARD contaban con la ventaja de ofrecer algo nuevo y diferente, cosa que no podía decirse del no demasiado notable material que sacó CANCER en aquella reunión. LIQUID GRAVEYARD incorporaban rasgos melódicos y sinfónicos a su death/thrash de raigambre inglesa, creando un concepto vanguardista y decadente que llamaba la atención. Parecía faltarles sólo dar un salto en la dirección correcta para llevar a buen puerto sus ideas, y este tercer disco prometía mucho: montando todo un supergrupo con la incorporación de nada menos que Shane Embury al bajo y Nicholas Barker a la batería todo parecía indicar que By nature so perverse iba a ser su punto de inflexión.

Al menos eso es lo que algunos queríamos que pasara. Si estoy escribiendo en pasado es porque obviamente no es eso lo que ha sucedido. Para la creación de By nature so perverse el grupo ha optado por eliminar de un plumazo todos esos elementos vanguardistas y progresivos para crear un disco de death metal puro y duro. Esa es la forma optimista de decirlo… la otra forma sería decir que es un disco de death metal normal y corriente.

El estilo de By nature so perverse se parece a una versión descafeinada de BOLT THROWER o de OBITUARY más que a cualquiera de los dos discos anteriores de LIQUID GRAVEYARD. Hay algún detalle que recuerda a la etapa media de CARCASS o a los NAPALM DEATH de principios de los noventa y algún otro deje de la época, pero nada mucho más avanzado que eso. En realidad es un disco de death/thrash a un medio tiempo casi constante con menos gracia que los grupos que inventaron y perfeccionaron esa forma de tocar.

De esta manera hay algún momento de interés en los riffs de John Walker en temas como «Influence corrupt» o «The opportunist«, pero nada que no hayamos oído ya antes. Muy pocas veces encontramos cambios de ritmo que den dinamismo al disco. La producción es excesivamente mecánica y la sensación de monotonía se acentúa con la interpretación vocal de Raquel, que abandona la variedad de registros y la melodía de antaño y ofrece unas líneas poco expresivas. La batería de Barker es lo más destacable técnicamente, pero el sonido mecánico y su abuso del doble bombo lo hace sonar desganado. Shane Embury sí ofrece con el bajo algunos detalles curiosos dejándose notar en un par de ocasiones, pero no es suficiente. La sensación general es que hay demasiado relleno como para que merezca la pena buscar partes destacables, y no se trata precisamente de un disco corto.

Todas las decisiones creativas son respetables, pero no puedo evitar sentir cierta decepción al comprobar que el grupo ha abandonado una senda prometedora antes de llegar a desarrollarla. Con los antecedentes del grupo y con los músicos disponibles yo esperaba algo muy diferente. Supongo que si siguen por este camino tendrán su público, pero yo no puedo obviar el hecho de que otras bandas hicieron esto mucho antes y mejor. Prescindible.

firmaandrades

Comparte:

COMENTARIOS