LIFETAKER (DEU) – Thanatos, 2018

Enlaces: Facebook BandCamp

A veces un punto de partida interesante no es suficiente si no se desarrolla. Cuando empecé a escuchar a los alemanes LIFETAKER en su debut, un EP de tan sólo trece minutos llamado Thanatos, dije: interesante. Una banda que parte del grind, pero en su concepción más nihilista y destructiva, es decir, con elementos sludge. El primer corte, «Keres«, me confirmaba que no iba a estar ante una banda grind al uso. Guitarras atmosféricas y una intensidad creciente. Suponía que en cualquier momento entraría la furia, pero hasta ese momento lo que escuchaba, con sólo de guitarra incluido, me gustaba. Conforme avanzaba el corte supe a lo que me enfrentaba: una mezcla entre los NAPALM DEATH de los noventa con el avance estructural y de elementos de los BRUTAL TRUTH más experimentales. Entre medias también algo de grind escandinavo, crustie en sí mismo, como NASUM o ROTTEN SOUND. Todo esto en los dos primeros temas, el citado «Keres» y su continuación cíclica «Feral ritual«, que dibujan un círculo en sí mismo.

Pero el círculo no acaba, y cuando uno cree que ha llegado al final vuelve al principio. Y así LIFETAKER te enlaza el tercer corte, «Epitaph«, que vuelve a donde empezó «Keres» con un cariz más destructivo y sludge pero similares mimbres, sobre todo cuando se ve enlazado también, sin discontinuidad aparente, con el siguiente corte, donde progresivamente se vuelve a incrementar la intensidad. ¿Qué quiero decir con todo esto? Que lo que inicialmente parecía una buena idea de partida se acaba convirtiendo en un lanzamiento tedioso, y cuando recorres sólo trece minutos con tu música eso es un problema. Porque realmente no hay una variedad muy grande y porque el resultado final dista mucho de estar bien redondeado. Más parece un disco «brainstorming» que un producto trabajado y acabado.

¿Puntos a destacar? La voz de Konstantin es muy buena, recuerda a los mejores años cabreados de Barney de NAPALM DEATH. Por otro lado la batería está muy bien grabada; en las pocas transiciones aceleradas que hay no tapa al resto y las guitarras cuando hacen efectos o «solos» no pierden protagonismo. Aunque es verdad que la mayoría de las veces las cuerdas se centran en el crepitar de afinación grave más destructiva que puedas pensar. Si nos quedamos sólo con los tres primeros cortes, los hacemos uno y acortamos «Epitaph«, tendríamos un ejemplo de composición interesante de unos NAPALM DEATH a lo Diatribes con momentos crusties. A lo mejor puede ser una línea por la que tirar en el futuro. Mientras tanto LIFETAKER debería definir un poco más lo que pretende.

Estas cosas pasan. Coges un trabajo con interés y, aunque le ves puntos buenos, hace aguas. Hay que decirlo, tanto cuando el invento funciona como cuando no. Quizás con el tiempo tengamos en LIFETAKER una buena alternativa a MASTIC SCUM por poner un ejemplo cercano. Mientras tanto Thanatos necesita un proceso de maduración importante.

Comparte:

COMENTARIOS