LIBRIA (ITA) – Immortal Daughter of Aesthetics, 2013

Enlaces: Web Oficial Facebook Youtube Reverbnation

libria01Tengo que ser sincero desde la primera línea con respecto a este álbum, y es que, desde que me lo encargaron, tengo sentimientos enfrentados con respecto a él. El adelanto que escuché, prometía bastante, algo variado, interesante, pero al escucharlo completo, me ha sabido a muy poco, como si todas las piezas estuviesen pero aún les falta ser pulidas lo suficiente. Pero antes de ir con el disco en sí (a pesar de la introducción, no significa que esta obra sea mala), vamos con un poco de contexto.

LIBRIA no es una banda al uso, es un proyecto unipersonal de Marianna Alfieri, una músico no muy conocida, salvo por los años que estuvo en DARK LUNACY, ejerciendo de bajista y guitarrista. Y precisamente, por eso hay que valorar más el valor de este proyecto, porque pocas mujeres en este mundillo dominado por hombres, sacan adelante proyectos en solitario (que haberlas haylas, claro está), y tienen el apoyo de una discográfica. Así que la decisión es bastante valiente, y más si tenemos en cuenta el estilo musical que tienen estos LIBRIA.

Así, encontramos una obra conceptual, basada en la película “Equilibrium” de Kurt Wimmer, una distopía sobre una Ciudad-Estado que controla a la sociedad y la mente de su población mediante una droga llamada “Prozium”, que suprime las emociones. Este es la historia que esconde “Immortal Daughter of Aesthetics”, muy a grosso-modo, claro está, pero seguro que más de uno habrá pensado que al final la realidad se parecerá cada vez más a las distopías…

Volviendo al apartado musical, ese que acompaña a la historia, han optado un Death Metal melódico bastante peculiar,no llegaría a calificarlo de Avant-Garde, como la propia Wormhole Death Records los etiqueta (les falta tal vez ese punto de locura), pero no quita que a la hora de escoger la orquestación, presente en toda la obra, hayan tenido un gusto genial. 

Así, partiendo de la base del Death Metal Melódico, tenemos algunos toques de Thrash nortamericano, algo de Power, Black (ese inicio de Dies Natalis apabullante) y tal vez algo de Gótico, todo en pequeñas dosis, en detalles sutiles. Y es que, precisamente la orquestación se convierte en la columna vertebral que une todas las partes. No es un simple acompañamiento, es que sin ella, no se podría entender el álbum, dándole incluso un toque de clasicismo en ciertos momentos. 

Ya el primer tema, Equilibrium nos dice por donde van a ir los tiros. Un comienzo melancólico, presidido por un violín, un coro de voces femeninas y la batería, mientras que en un segundo plano permanecerán las guitarras, hasta que, sin previo aviso reviente todo y aparezca el riff marca Gotemburgo, los blast-beats, el registro rasgado de Fabio Palombi, la velocidad… os podéis hacer una idea. Y así con un piano enlazamos Eden que continua con ese contraste entre melancolía y agresividad, que se convertirá en la piedra angular de este “Immortal Daughter Of Aesthetics”.

Destacar también el trabajo a las 6 cuerdas en materia de solos. Puede que Marianna diste de ser la guitarrista más original o virtuosa del mundo, pero tiene bastante “feeling”, algo cada vez menos común en una música donde cada solo está encajado en estructuras mecánicas de metrónomo. Se agradece mucho que se de algo de libertad a la guitarra, porque cada solo es un pequeño soplo de aire fresco en cada tema (especialmente recomendable el del tema instrumental Equinox, da gusto ver como toma las riendas de la canción y hace un corte realmente bello). 

Pero resulta que llegaremos al final con Linguae Ignis, tras una innecesaria pausa de 4 minutos de silencio (costumbre, que, salvo para coñas internas de las bandas, nunca he entendido), sin que nos demos cuenta nos habremos ventilado la obra entera. Eso puede significar algo bueno, bien que no nos hemos aburrido, lo que es algo meritorio. Pero a uno se le queda la sensación de que podían haber ofrecido más, que ha sido un cuento demasiado breve, como si tuvieran prisa por sacarlo a la venta, más bien parece un EP largo. 

Y es que de esos 9 temas, tenemos 3 temas, o más bien debería decir outros, y un interludio de apenas un minuto. Algo que es una pena, porque los cinco temas restantes son una gozada para dejarse llevar, y lo que nos pide el cuerpo es más. Desconozco el por qué de la corta duración del disco (35 minutos de música para un disco conceptual, en el que entiendo que hay mucho que contar, me parece poco), pero tal vez se deberían haber dejado madurar un poco más las ideas. Tal vez haya sido por miedo a aburrir al oyente, pero la verdad, tenemos la impresión de que el resultado podía haber sido mejor incluso.

Insisto, lo poco que encontramos es muy bueno, pero precisamente falla eso, que nos ofrezcan tan poco. Da hasta rabia quedarnos con la miel en los labios

firmapablobalbontín

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS